up
Directora : Rosa Chambergo Montejo

23 Años en Circulación !!!

 
 

Edición N° 1009

 
Síguenos en la Radio
Nuestros videos :
El Clima en estos momentos :
Ve También Nuestra Edición Anterior !
 
Edición N° 1008


Anuncia Aquí!

¿Quieres que tu anuncio se vea en nuestra web?, Contáctanos!


¿Es posible que los intereses de los propietarios del suelo marchen en armonía con el bienestar de la comunidad? Enrique Silva, responsable del Área de Investigación para América Latina y El Caribe del Instituto Lincoln de Políticas de Suelo, afirma que sí. Para ello, es importante – refiere – que exista sobre las ciudades una visión compartida del desarrollo, de las condiciones en las que los habitantes desean vivir, y que esta se consolide a través de la planificación, donde la determinación de las autoridades locales es fundamental.

 

Silva, quien se ha desempeñado como profesor de Planificación y Asuntos Urbanos de la Universidad de Boston, donde además fue director de los programas de postgrado en Planificación Urbana, explica que “es muy importante darse cuenta que todos los habitantes dependen del suelo para vivir, para trabajar y para desarrollarse”, por lo que el manejo de este como recurso público es medular para la comunidad.

 

Indica que el correcto manejo del suelo urbano puede generar que este produzca lo que debe producir, y con ello incrementar las condiciones de accesibilidad al recurso como tal para la mayor cantidad de población posible.

 

“Las políticas de suelo muchas veces favorecen solo a ciertos propietarios o intereses que pueden frenar el bienestar de otros miembros de la comunidad. Por ello es importante para el Estado promover y financiar infraestructura que ayude a acceder a los recursos del suelo, y promover el acceso de la gente a las comodidades de la ciudad”, indica el experto.

 

RECURSO PÚBLICO

Enrique Silva, quien participó como docente del Curso de Políticas de Suelo para Periodistas Latinoamericanos desarrollado por el Instituto Lincoln en Buenos Aires, Argentina, al que Expresión fue el único periódico peruano en asistir, precisa que las propiedades sobre los espacios no dan derechos absolutos a las personas para hacer y deshacer de la planificación urbana.

“El suelo es un bien público y un bien privado, y muchas jurisdicciones otorgan el permiso de usar y gozar de la propiedad privada, pero en sí eso no significa que el propietario pueda hacer lo que quiera en su predio porque sus acciones pueden perjudicar el bienestar de sus vecinos y de la comunidad”, anota.

 

En tal sentido, explica que corresponde a las ciudades, a través de sus municipios, establecer límites en lo que puede hacer el propietario de un lote o del suelo, y eso depende mucho de cómo se aplica la legislación en las diferentes comunidades. Comenta que en algunos lugares los intereses de propietarios privados son bastante fuertes y pueden propiciar ciertos goces o usos que van en contra de los intereses de la colectividad.

 

MAYOR PREOCUPACIÓN

Sin embargo, reconoce que en los últimos años a nivel de América Latina se ha empezado a generar una corriente positiva de mayor interés y preocupación de los gobiernos municipales por manejar de manera eficiente el suelo sobre el que se asientan sus jurisdicciones.

Esto – destaca -  porque las ciudades, los diferentes municipios de Latinoamérica, están entendiendo cómo y por qué deberían aplicar políticas de uso de suelo por razones sociales, económicas y medioambientales también.

 

“Hay un impulso bastante fuerte, no en todos los lugares, pero sí en muchas ciudades en las que se están dando cuenta en que tiene que haber mayor coherencia entre las políticas de desarrollo económico, las políticas del suelo y las políticas del transporte, para mejorar la calidad de la habitabilidad en sus ciudades, en los barrios y en la escala metropolitana. Siempre es necesario construir una gran visión de cómo queremos vivir para alcanzar el desarrollo y el bienestar. Construir esa visión puede empezar si hablamos con los vecinos, con los líderes de los barrios y las comunidades. Sin una visión es muy difícil identificar por lo menos que se necesitan mejorar las políticas de suelo o que el suelo mismo es un problema de todos”, menciona.

Anota que la visión colectiva a nivel de política urbana tiene que ser consensuada, compartida y que pasar por procesos de discusión y debate público para definir las prioridades.

 

LOS PLANES OLVIDADOS

Empero, también existe la tendencia de algunos gobiernos locales de no atender ni poner en ejecución las valiosas herramientas técnicas de planificación y ordenamiento que las ciudades poseen, y un ejemplo claro de esta problemática es Chiclayo, donde se dejó en el olvido el Plan Director de 1992, el proyecto de Ciudades Sostenibles, los mapas de peligro, riesgo y vulnerabilidad, el Plan del Sistema Integrado de Transporte financiado por la cooperación danesa y el Banco Mundial, el Geo Chiclayo para el manejo de residuos sólidos, y el Plan de Desarrollo Urbano 2010-2015, aprobado recién el año pasado. 

 

Frente a este problema, Enrique Silva precisa que la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil pueden incidir para que las autoridades tomen consciencia, porque “un plan que no es implementado no sirve para nada, como tampoco un plan que no va de la mano con un programa de financiamiento” para lo que se propone hacer.

 

“Si existen las herramientas y ha habido un proceso de planificación la comunidad debería estar atenta y demandar, requerir, que las autoridades que crearon el plan lo implementen, lo ejecuten o que por lo menos expliquen el porqué no se está usando. Eso es consciencia local, consciencia de la comunidad también, para que existan estas herramientas que tienen que usarse e implementarse”, afirma.

 

DECISIÓN POLÍTICA

Añade que todo proceso de planeamiento empieza por la decisión política de los gobernantes locales, debido a que la defensa y uso de la planificación urbana y las buenas políticas de suelo no se pueden hacer sin apreciar y manejar sus dimensiones políticas. “La razón de esto es que la planificación urbana es antes de todo un acto y proceso político”, explica.

 

“Una de las tensiones principales es que los propietarios del suelo o inversionistas inmobiliarios creen tener derecho de hacer lo que quieran sobre su terreno y esto muchas veces se contrapone a los derechos colectivos. Esa es una tensión base. Hay necesidad de llegar a un equilibrio para que el uso del suelo sirva a los propósitos del privado y de la colectividad a la vez, y sobre eso se necesita decisión política. Regular esa tensión demanda de decisión política”, enfatiza Enrique Silva.

 

El experto, quien ha participado en los procesos internacionales para promover la gestión y planificación urbana en Haití, luego del devastador terremoto del 2010, señala que en ciudades grandes, países con economías estables y gobiernos fuertes, se nota, paradójicamente, una cultura y práctica débil en materia de planificación urbana.

 

“La construcción de torres y grandes proyectos urbanos sin un plan para manejar los cambios e intensidad de usos del sector resultan en un barrio que se presta para lindas postales, pero que en su realidad cotidiana sufre de grandes problemas de congestión vehicular y suministro de servicios. Para resolver estos problemas la responsabilidad cae sobre las autoridades públicas que ahora tienen el gran desafío de planificar y pagar por la infraestructura vial y de servicios que se necesita sin parar la actividad comercial de la zona”, expone.

 

APOYO A LAS CIUDADES

El Instituto Lincoln de Políticas de Suelo es una organización independiente que busca colaborar en la mejora de la calidad de vida de la población con la promoción de aspectos vinculados al uso del suelo, la tributación y la administración de este como recurso. La institución fue creada en 1946.

 

“Nosotros manejamos cursos a distancia, cursos presenciales y cursos de desarrollo profesional en los que se proyectan algunas herramientas que pueden tomarse como asistencia técnica, lógicamente hay agencias que trabajan asistencia técnica a mayor escala. Trabajamos para dar una base de conocimiento y ayudar a que los funcionarios de los municipios tengan conocimientos referidos a la planificación y el uso del suelo”, comenta. 

PARA EVITAR LA EXCLUSIÓN SOCIAL: IMPORTANCIA DE LAS POLÍTICAS DE USO DEL SUELO URBANO

Leer más
 
 

Aun cuando de manera abrupta el lunes último el jefe del Centro de Gestión Tributaria – CGT de Chiclayo, Nicolás Mondoñedo Chávez, señaló que no es funcionario sino “trabajador de confianza” y que no tiene un horario establecido para cumplir sus labores, el Órgano de Control Interno – OCI, de la comuna provincial ya inició las acciones que permitirán determinar si ha incurrido o no en falta al salir de su centro de labores para dedicarse a la defensa libre.

 

El lunes 17 de abril, Mondoñedo Chávez acudió hasta el Primer Juzgado Unipersonal de Chiclayo, que despacha la jueza María Vásquez Vásquez, en su condición de abogado del sacerdote Ricardo Cruz Huamán, director del Colegio Manuel Pardo, para participar en el proceso que se le sigue a este por el delito de violación de la reserva de las comunicaciones.

 

La audiencia se inició a las 12:30 del día, y a su salida de la sede judicial el también jefe del CGT se negó a explicar cómo es que siendo la máxima autoridad del centro de recaudación se dedicaba también a la defensa libre.

Mondoñedo Chávez, tras la insistencia de los periodistas de Expresión, dijo textualmente: “Sí, lo puedo hacer. No soy funcionario, soy trabajador de confianza, 728, sin horario de entrada ni de salida y bajo un régimen especial. Por eso es que le digo: averigüe bien su situación antes de hacer una investigación de esta naturaleza?”.

 

SITUACIÓN

Nicolás Mondoñedo fue cesado como asesor del despacho de alcaldía el 27 de enero pasado y ese mismo día, con resolución N° 078/2017-MPCH/A, el alcalde David Cornejo Chinguel lo designó como jefe del Centro de Gestión Tributaria de Chiclayo – CGT.

 

En efecto, el documento señala que la naturaleza del nombramiento del abogado a la cabeza del CGT responde a una designación de confianza.

El contrato suscrito entre el CGT y Mondoñedo Chávez no es de conocimiento público, toda vez que en el Portal de Transparencia del ente recaudador la información no es completa y se encuentra bloqueado en diversos ítems, yendo en contra de lo dispuesto por la Ley de Transparencia y Acceso a la Información vigente en el país.

 

NO ES LA PRIMERA VEZ

Lo grave es que lo sucedido el lunes último no es nuevo. Nicolás Mondoñedo se ha ausentado en diversas ocasiones de su despacho en el CGT para atender sus casos particulares como abogado en el Poder Judicial.

 

Por ejemplo, el lunes 13 de febrero pasado, a las 12 del mediodía, acudió al Octavo Juzgado de Trabajo Transitorio de Chiclayo, donde se revisa el Expediente N° 2091-2014-0-1706-JR-LA-03, en un proceso seguido contra el Instituto Máster Systen, del que el jefe del CGT es abogado.

 

Dicha institución superior, dirigida por el exregidor de la comuna provincial Víctor Alfaro Latorre, es la misma a la que el municipio de Chiclayo, durante la gestión del exalcalde Roberto Torres Gonzales, le anuló, aparentemente de manera irregular, una multa de 36 mil 500 soles impuesta por el SATCH, procedimiento que es materia de investigación fiscal y que, además, el alcalde David Cornejo se comprometió a revisar con la restructuración del ente recaudador, hoy CGT.

 

El lunes 2 de marzo, nuevamente Mondoñedo Chávez acudió al Poder Judicial para participar de otra audiencia en el mismo proceso, la que – según consta en acta – se inició a las 9:00 de la mañana y se prolongó hasta el mediodía.

Dichas asistencias fueron puestas de conocimiento por escrito no solo ante el alcalde David Cornejo, sino también ante la Oficina de Control Interno – OCI, del municipio provincial y ante la Procuraduría Anticorrupción de Lambayeque.

 

REGLAMENTO INVÁLIDO

En sus breves declaraciones de esta semana, el jefe del CGT hizo referencia a que no tiene horario de ingreso ni salida en el ente recaudador, argumento que se sustenta en el Reglamento Interno que se emplea en la entidad pero que en lo real corresponde al ex Servicio de Administración Tributaria de Chiclayo – SATCH.

 

El problema con dicho documento es que no tiene vigencia válida debido a que por Acuerdo Municipal del 27 de abril del 2015 se emitió la Ordenanza Municipal  N° 009-2015, que dispone la reformulación de los documentos de gestión del CGT, incluyendo el reglamento interno, mandato que no fue cumplido por su antecesor, Nilton Monje Sampén, y cuyo desacato ameritó el inicio de una acción judicial que involucró al alcalde David Cornejo y concluyó con mandato desfavorable.

 

Es decir, el reglamento con el que Nicolás Mondoñedo justificaría sus salidas del ente recaudador para dedicarse a la defensa libre no tiene vigencia.

 

INTERVENCIÓN DE CONTROL

El martes 18 se conoció que por disposición de la Contraloría General de la República, la OCI del municipio provincial, a cargo de Wilder Castro Nieves, ha tomado cartas en el asunto para determinar hasta qué punto estaría incurriendo en falta el actual jefe del CGT.

 

De acuerdo a información recogida de una fuente confiable, la Contraloría haría prevalecer lo señalado por la Autoridad del Servicio Civil – SERVIR, que indica que el funcionario de confianza puede ausentarse de su centro de labores durante el horario de atención al público únicamente para desempañar labores relacionadas a la entidad que representa, y cuando se trata de asuntos personales a otras acciones que no constituyan en un empleo o trabajo paralelo.

 

El horario de atención del CGT es de 8 de la mañana a 5 de la tarde.

OCI INTERVIENE EN CASO DEL JEFE DEL CGT: ¿NICOLÁS MONDOÑEDO PUEDE SEGUIR EJERCIENDO LA DEFENSA LIBRE?

Leer más
 
 
 

Chiclayo, la ciudad multicolor, que alguna vez fue bonita y ordenada, padece cada día más del desgobierno, aquel que permite que con sus calles, sus áreas públicas y sus monumentos pase de todo, donde es posible edificar sin respeto por las normas pese a tener un Plan de Desarrollo Urbano vigente. 

CHICLAYO: LA CIUDAD CAOS DONDE TODO ESTÁ PERMITIDO

Leer más
 
 

Exeditor del diario La República confiesa que fue quien acercó al ahora alcalde de Chiclayo con el partido de César Acuña.

 

El periodista Ángel Vallejos Pasco es una de las voces más críticas de la gestión del alcalde David Cornejo Chinguel. A diario pone el dedo sobre los tropiezos de la autoridad y sus funcionarios a la cabeza del municipio, y no faltan sus hilarantes comentarios en las redes sociales que agitan aún más la desazón general sobre la labor del edil. Sin embargo, lo que pocos saben es que Vallejos Pasco, exeditor de la edición regional del diario La República, fue quien acercó a David Cornejo a Alianza Para el Progreso y es quien lo ayudó a concretar su candidatura provincial.

 

En resumen, el periodista se atribuye la autoría de la postulación de Cornejo Chinguel por el partido de los hermanos Acuña Peralta, esto luego de un pedido expreso que a fines del 2013 le hiciera el gobernador regional de Lambayeque, para que el empresario educativo, quien se había proclamado disidente del Partido Humanista Peruano, recalara en las filas de APP y con ello sumara al plan político de la agrupación.

 

Expresiónentrevistó a Ángel Vallejos para conocer sus reflexiones sobre Chiclayo, a propósito del 182 aniversario que conmemoró la provincia el 18 de abril, efeméride que se cumplió en un clima de incertidumbre por los problemas que agobian a la población y que – según afirma – el gobierno de David Cornejo no podrá solucionar.

 

¿Cómo analiza la situación de la provincia de Chiclayo en este nuevo aniversario?

Muy preocupante diría yo, creo que se han perdido años valiosísimos para encontrar el inicio de la solución de los problemas, aunque no necesariamente esta gestión estaba hecha para solucionar todo. Creo que Cornejo perdió la oportunidad de ser el gran iniciador de la refundación de la ciudad y ha terminado refundiéndola, afectando todos los intereses posibles y válidos para que esta iniciación sea lograda.

En ese sentido, considero que este tiempo perdido se ha manejado sobre la base de mucha improvisación, de mucha incapacidad y desatendiendo lo que Chiclayo necesita y exige.

 

Desde que le ha tocado ejercer su derecho al voto, ¿Cuál cree que ha sido el alcalde más cercano a las expectativas de la población y que merece ser recordado como “primer vecino”?

Es un poco difícil hacer esa distinción, hay algunos alcaldes que han hecho cosas positivas, hay quienes destacan más por la obra física, que es la que determina el recuerdo del ciudadano y en ese caso definitivamente, por los últimos tiempos, Arturo Castillo tendría que saltar a la palestra, porque tenemos una memoria muy reciente, como la obra del Paseo Las Musas. Arturo Castillo puede vivir tranquilo y morir igual porque es recordado por esas acciones, han habido definitivamente otros alcaldes que han destacado por su presencia, por su actividad en el ejercicio.

Si son o no dignos de ser nombrados primer vecino creo que el tiempo evaluará esas circunstancias, yo no me atrevería a decir algún nombre específico, pero sí creo de los últimos tiempos Arturo Castillo destaca. No creo que haya sido lo que la ciudad necesitaba, pero destaca porque finalmente hizo cosas que están en la recordación y eso es muy importante.

Creo que la ciudad desde hace muchos años exige una planificación sostenida en el tiempo y nadie ha sido capaz de hacer ese sostenimiento, nadie ha dicho: “No me importa que yo sea rival político de este señor pero tengo que continuar con esto porque la ciudad lo necesita”. Nadie lo ha hecho, siempre hemos venido frustrando y bloqueando y esquivando la responsabilidad histórica de lo que la ciudad necesita.

 

David Cornejo llegó a la municipalidad siendo la esperanza para un pueblo que acababa de tener a un alcalde y a sus funcionarios presos por actos corrupción, pero transcurridos los meses el pueblo que votó por él empezó a sentirse engañado y estafado. ¿Lo cree así?

Hay dos cosas, creo que dentro de todo Cornejo terminó siendo el mejor candidato, parece contradictorio pero resultó siendo el mejor candidato. Una campaña política vende esperanzas y fue quien la supo vender acompañado del equipo de APP, que le ofrecía el recurso, la logística para hacerlo, porque si nosotros hubiéramos sido más mesurados simplemente para analizar la propuesta de Cornejo hubiéramos dicho: “El señor viene disfrazado de Harry Potter”, o no sé de qué. ¡Cuatro baipás! Solamente ese hecho era para alarmarnos. Sin embargo, no lo asumimos y como se dice compramos todos los boletos del talonario y nos salió en la rifa.

Se preocupó por ser un buen candidato y se despreocupó por ser un buen alcalde.

 

Como medio de comunicación, Expresión se encargó de decir en campaña que Cornejo Chinguel le mentía mucho al electorado y que tenía antecedentes para dudar de su idoneidad. ¿Qué ganó entonces entre los votantes?

Insisto en que la política de los últimos 50 años se ha manejado técnicamente por la emoción y no por la razón, aun cuando creo que históricamente ha sido siempre así.  

Ustedes en Expresión y otros medios más trataron de mostrar al David Cornejo que realmente era como empresario y como persona, pero la gente no quiso atender eso, no quiso saber o poner de conocimiento que en Chiclayo no se podían hacer cuatro baipás, que en Chiclayo no se podía hacer todos los mercados que ofrecía, que no se podía hacer los 500 parques que prometió sin antes mejorar los que tenemos, etcétera.

 

En aquel tiempo usted fue editor del diario La República.

En una parte. Yo estuve en La República hasta mayo del 2014, aún Cornejo Chinguel no estaba inscrito en APP, pero sí me tocó parte de la campaña.

 

¿Usted alguna vez lo investigó?

No, no lo investigue más allá de lo que normalmente se había hecho, por ejemplo con el famoso tema de la presunta conexión clandestina del agua, porque allí salí. No hubo una investigación más allá del hecho informativo propiamente, es más antes de eso no conocía a David Cornejo.

 

¿Compartió la mesa con Cornejo?

Por supuesto.

 

¿Fue su asesor?

No fui un asesor exactamente, trabajé por pedido expreso de él para algunos elementos de cercanía a los medios, es algo que a mí  me gustaría precisar, porque algunos en broma me responsabilizan de lo que ha significado la presencia de Cornejo en la alcaldía, pero yo no soy el electorado, yo no fui el 22.20 % que votó por él.

 

¿Pero se sumó al grupo de asesores o de consejeros que proyectaba la mejor imagen de él?

No, la mejor imagen no. Yo lo que hacía era, no tengo ningún inconveniente en decirlo, indicar qué temas tenía que tratar y en qué sectores, no tenía más responsabilidad que eso. Le decía o preparaba un informe sobre realidad de las agroindustrias y él se encargaba de plasmar eso en los medios que debía salir; trataba de hacer alguna coordinación y muchas veces no se lograba.

En algún momento el señor consideró que yo no podía estar más porque no veía resultados y después otra vez me convocó. Esa ha sido mi responsabilidad: establecer algunos puntos temáticos de su discurso y su cercanía a algunos medios.

 

¿Recomendó a alguien para algún cargo en la gestión de David Cornejo?

Por supuesto que sí, yo fui convocado para trabajar directamente y no quise porque ya sabía lo que era el trabajo en el sector público, básicamente en el tema municipal, pero por supuesto que recomendé a algunas personas que están hasta ahora.

 

Por ejemplo…

La jefa de imagen institucional, porque no hay nada oculto, no es ninguna novedad y, además, no lo hice para el tema de la municipalidad propiamente. Yo dije que habiendo una circunstancia personal y además porque ella trabajaba en el instituto de Cornejo y luego se sumó a la campaña, vaya al CGT en primer momento. Yo pedí que le den una oportunidad para que crezca profesionalmente porque sabía de su limitación, porque recién había terminado de estudiar en la universidad.

No puede decirme nadie lo contrario porque lo hablé directamente con Cornejo y él lo hizo de alguna forma en agradecimiento.

 

¿Fue usted quien recomendó a David Cornejo a los hermanos Acuña para que sea el candidato de Alianza Para el Progreso?

No, fue al revés. A mí me consultaron qué posibilidad había de que David Cornejo sea el candidato de Alianza Para el Progreso y yo la verdad que no lo conocía, pero era un pedido de un amigo, de Humberto Acuña.

 

¿Humberto Acuña le consultó la posibilidad de llevar a David Cornejo como candidato?

Ya no hay infidencia acá, no tengo ningún compromiso con ninguna de las partes y además nunca me lo han preguntado. Habían dos candidatos: un candidato natural de APP que era Raúl Valencia Medina y el otro que quería meterse por los palos era Miguel Ángel Bartra Grosso, y Humberto Acuña me dijo que estaban viendo otra posibilidad y que veían con buenos ojos el crecimiento político de David Cornejo. Me acerqué a David Cornejo este me dijo que también tenía esa intención, entonces los dos de alguna manera facilitaron mi trabajo.

 

Entonces, ¿le debemos a usted el acercamiento de David Cornejo con APP?

Eso lo acepto en todos los términos, yo soy responsable de la candidatura, mas no de la elección del señor Cornejo.

 

¿Y cómo fue el rompimiento con Cornejo?

Yo insistía en que él debía cumplir cosas básicas respecto de la ciudad. Por ejemplo, tenía que salir a exponer y lo primero que hizo fue romper con los colegios profesionales. Yo le dije que ese era un error, porque él había presentado a su equipo gerencial en el seno de los colegios profesionales y de alguna manera no quiso hacer caso y como diciéndome de alguna manera que yo no formaba parte de nada y que además dejaba constancia de mi acercamiento a Humberto Acuña, cosa que no niego en el contexto amical, no político, no empresarial ni nada.

 

¿Cuándo se aleja usted de Cornejo Chinguel?

En febrero del 2015, el quedó en llamarme y yo veía una serie de cosas que afectaban a la gestión, que yo sabía que se podían controlar con decisión.

 

¿Considera que Cornejo ha encargado en las jefaturas municipales a gente inexperta para poder manipularla?

Es lo clásico cuando no tienes a una persona de tu nivel o más de lo que tú puedes ser para equiparar acciones, reacciones, pensamientos y cotejar ideas. Las personas que se sienten sumisas y no tienen la capacidad de reacción y que además dependen o de un buen sueldo o del único sueldo que podrían encontrar en lo inmediato en el mercado laboral entonces terminan haciendo el clásico “chicheñó”.

 

¿Es también autor del acrónimo Corchín?

No me pertenece, Corchín es un acrónimo así como él dice “Dacor”, que significa David Cornejo. Lo leí una vez, lo capturé y cuando le pregunté a la persona le dije que me parecía extraordinario. Me dijo que tampoco era su creación, así que simplemente lo empecé a usar.

 

¿El calificativo de “esperpento” al regidor Luis Carlos Cabrejos sí es de su autoría?

No hay ningún insulto ahí y me fascina cada vez que se lo digo, es un tipo impresentable. Luis Carlos Cabrejos no tiene personalidad, es un tipo que en el criollo del término es maletero al mil por ciento.

 

¿Cuántos del entorno de David Cornejo te han quitado el habla?

Ninguno, me reúno con muchos de ellos, me tomo un café, un cebiche, unas cervezas con ellos con ningún problema; discutimos, hablamos, fijo mi posición.

 

¿David Cornejo ha comprado a parte de la prensa local?

Por supuesto que sí, no lo puedo probar pero yo estoy convencido que así es y creo que ahora se está conociendo el detalle.

Hay personas que se benefician directamente si no es con dinero del municipio, con dinero que él tiene acostumbrado a darle a la gente a través de sus empresas.

Les cuento, yo tengo que ir casi todos los días a recoger a mi nieto y tengo que pasar obligatoriamente por la casa de David Cornejo y encuentro a no menos de cinco periodistas esperándolo en la puerta, periodistas y hasta directores de medios en el jardín, sentaditos.

 

¿Cree que por estas prácticas se asemeja mucho a Roberto Torres en el gobierno?

Creo que todos los gobiernos municipales se alían a cierto sector de la prensa, algunos los tratan mejores que a otros, pero el asunto es que utilizan a algún sector de la prensa para determinados fines, por ejemplo agraviar, insultar, atacar y mermar las honras.

Cornejo debería explicar cuál es para él ese sentido de cambio casi mesiánico que ha dado para con la prensa que llegó hasta la puerta de su casa y lo abofeteó, y que ahora tiene toda la disposición de seguir sirviéndolo.

 

¿Cree que David Cornejo miente como autoridad?

Es un irresponsable con la suerte histórica que Chiclayo le dio a través del voto, porque él estaba llamado a ser el iniciador de la gran transformación de la ciudad. No estaba llamado a ser el gran ejecutor de las obras, con ordenar bien las cosas, planificar bien, convocar a todas las instituciones y encaminar ya hubiera hecho bastante. Sin embargo, lo tenemos protegiendo a funcionarios de manera sospechosa, botando a otros también de manera sospechosa y, sobretodo, sin una respuesta coherente cada vez que se le pregunta por la esencia de su trabajo municipal en función del cumplimiento de la promesa electoral.

 

¿Cómo cree que acabará Cornejo?

Apretando mucho los puños, encogiendo los hombros y tratando de ir por el lugar menos bullicioso, así va a terminar. No sé si procesado o posiblemente corriéndose de alguna acción penal o de una sentencia.

 

EL PERIODISTA ÁNGEL VALLEJOS CONFIRMA: “SOY RESPONSABLE DE LA CANDIDATURA DE DAVID CORNEJO POR APP”

Leer más