Semanario Expresión up

2020: AÑO ‘SIU GÉNERIS’

Escribe: Semanario Expresión el 2020-01-09

  comentarios   

Escribe: Jorge Chávez Pita (*)

 

El año que hoy nos toca empezar a vivir, por su nomenclatura numérica nos resulta atractivo, ligado, por cierto, a la excelencia y a la calificación máxima que en diferentes evaluaciones suelen ser preponderantes para alcanzar un propósito significativo de vida, permitiéndonos ser respetados y admirados en razón de ello.

El 2020, podríamos decir que resultaría ser un año cabalístico, ya que su composición 20-20 nos hace proclives a lograr conducirnos por el camino del éxito y las formas honestas de lograr nuestros objetivos, utilizando valores, medios de acción sinceros, cívicos y solidarios y, por qué no, disuasivos para enmendar errores y costumbres amañadas, plagadas de deshonestidad y desconfianza plena.

Reza el dicho popular: “Soñar no cuesta nada”, es verdad, más aún cuando se quiere divagar en el sueño profundo del bien común, la gentileza mancomunada y el desprendimiento incondicional que tanta falta hacen y que son justos y necesarios para alcanzar la felicidad a plenitud, tan difícil e inalcanzable pero nunca imposible de palpar, aunque sea soñando y navegando en el mar de nuestros deseos contenidos y nuestros propósitos dignos de alcanzar.

Titulo esta columna porque el 2020 será un año ‘siu géneris’, principalmente por su peculiaridad no coincidente con lo que se le puede atribuir; es decir, que será un año mejor, sino porque es algo distinto a lo que se le pretende etiquetar, ya que por ahora de acuerdo a los rezagos del año que pasó seguirá reinando la desigualdad, el espíritu del arrebato alevoso de nuestro bienestar y la dignidad humana, la mentira, el interés particular, etc., más etc.

De allí para adelante, todo seguirá igual: vaticinios de crecimiento al azar, promesas tras promesas, desatinos gubernamentales y desmadres destapados que muestran la desfachatez sistemática, tonta y aberrante de sus actores bastos de experiencia, muchos de ellos de avanzada edad y otros, a pesar de su habilidad, desandando de un lugar a otro en busca de la madriguera que los encubra y los sostenga como lo que son.

El año venidero será difícil, los factores económicos y las variables macroeconómicas serán preponderantes. Creceremos sí, pero no lo suficiente. La corrupción seguirá respirando y sobreviviendo con fortaleza, el desfile de puños entrelazados, seguro serán la noticia del día, los enjuiciamientos este año tomarán cuerpo y determinarán culpabilidades, los encierros serán oficiales y alargados en el tiempo, es lo que este año nos podría ofrecer, pero bienestar, calidad de vida, probidad y equidad social que es lo que anhelamos, difícilmente lo tendremos.

Dicho todo ello, empezamos un nuevo año contrapuesto a la realidad que la clase política y gubernamental reiterativamente nos ofrece, proponiendo fantasías revestidas de humo blanco, cuando por cierto, todo será una falacia, un engaño deleznable de que el calendario anualizado del 2020 será para todos mejor que el anterior y, como consecuencia de ello, viviremos mejor, lo cual no será nada cierto.    

  

(*) Especialista en Contrataciones del Estado.

Deja tu Comentario