Semanario Expresión up

EL AÑO PASADO: LAMBAYEQUE REGISTRÓ 170 FALLECIDOS EN ACCIDENTES DE TRÁNSITO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1049

  comentarios   

La mayoría de accidentes fatales ocurrió en zonas rurales.

 

En el 2017, 170 personas perdieron la vida como consecuencia de los violentos accidentes de tránsito suscitados en las carreteras de las diferentes ciudades y zonas rurales del departamento de Lambayeque. Muchas de las vidas humanas se perdieron por la imprudencia de los conductores, que hasta el momento no toman conciencia en seguridad vial.

 

El comandante de la Policía Nacional del Perú, Adolfo Galindo Román, jefe de la Unidad de Tránsito y Seguridad Vial, menciona que el año pasado hubo 273 accidentes de tránsito dejando como saldo 170 personas fallecidas y 230 heridos.

 

En el 2016 hubo 481 accidentes de tránsito, arrojando como resultado 104 personas fallecidas y 114 heridas.

 

“La cantidad de accidentes de tránsito del 2017 ha disminuido en comparación a la del 2016, pero la cantidad de las personas fallecidas ha aumentado, así como el número de heridos”, señala Galindo Román.

 

La mayoría de accidentes de tránsito, como despistes y choques, en los que las personas perdieron la vida, ocurrieron en las carreteras y zonas rurales, principalmente por negligencia de los conductores.

 

“El cansancio por parte de los conductores hacen que ocurran los accidente con finales tristes, ya que ellos conducen varias horas sin tomarse un respectivo descanso”, acota el jefe de la Unidad de Tránsito y Seguridad Vial.

En tal sentido, recomienda a los conductores respetar las señales de tránsito, la velocidad en cada vía y que al sentirse cansados o estar bajo los efectos del alcohol eviten conducir. De esa manera evitarán dejar en luto a su familia o enlutar a las familias de otras personas.

 

PARQUE AUTOMOTOR

Galindo Román manifiesta que el parque automotor solamente en Chiclayo sigue creciendo. Se estima que en la ciudad circulan más de 300 mil vehículos motorizado, por lo que infraestructura de las vías han quedado reducida ante  el gran número de las unidades vehiculares.

 

Acota que ante la falta de empleabilidad en espacios formales el número de transportistas para el servicio de taxis y transporte urbano se ha incrementado sin que las autoridades locales puedan ejercer algún tipo de control sobre el parque automotor.

 

“Muchas de las personas desempleadas deciden adquirir sus vehículos con el propósito de tener un trabajo propio y seguro, generando así que el parque automotor crezca cada día más”, menciona la autoridad policial.

 

PAPELETAS IMPUESTAS 

El jefe de la Unidad de Tránsito y Seguridad Vial refiere que el año pasado la policía impuso un total 41 mil 403 papeletas a los conductores infractores.  En el 2016 el número de papeletas fue de 52 mil 506.

 

Señala que si bien se impusieron menos papeletas en el 2017, esto no significa que las infracciones de tránsito disminuyeron o que los conductores de servicio público, servicio particular o de carga pesada hayan tomado consciencia o cultura de seguridad vial.

 

Refiere que el personal policial del área de tránsito ha decidido tratar de manera más selectiva a quienes incurren en infracciones, mayormente los transportistas del servicio público y unidades menores como como taxis y mototaxis.

 

“Los conductores que han sido amonestados con las papeletas de tránsito son los que no han respetado el crucero peatonal, los que cruzaron las vías cuando el semáforo está en rojo, los que conducen sin tener puesto el cinturón de seguridad o hablando por teléfono celular, o los que manipulan el timón con una sola mano”, declara.

 

PARADEROS INFORMARLES

Menciona que a pesar que las calles y avenidas son angostas en Chiclayo,  existen malos conductores que con sus vehículos han convertido algunas vías en paraderos informales, ocasionando congestión vehicular, más aun en las horas punta.

 

Explican que se han detectado cinco paraderos de este tipo en la intersección de la Avenida José Leonardo Ortiz y la calle Elías Aguirre, en el Banco de la Nación; tres en el cruce de las avenidas José Eufemio Lora y Lora y Francisco Cúneo; cuatro en el óvale del Terminal de EPSEL, seis en el ex óvalo de El Pescador y seis en la salida a Pomalca, al finalizar la Avenida Mariscal Nieto.

“Nuestras vías son angostas y si estas son usadas para paraderos informales, definitivamente va a ver congestión vehicular. Necesariamente ayudaría bastante el uso de grúas y otro depósito municipal con mayor área para ordenar nuestra ciudad”, declara Adolfo Galindo.

 

El año pasado se internó en el depósito tres mil 649 vehículos mayores y tres mil 409 vehículos menores.

 

SEMÁFOROS

Por otro lado, detalla que los semáforos que se encuentran situados en las calles y avenidas de Chiclayo no están bien sincronizados y todos cuentan con 30 segundos de tiempo, cuando lo óptimo debería ser uno o dos minutos de pase libre, con prioridad en las principales avenidas de la ciudad.

 

Explica que en una calle hay poca fluidez vehicular, mientras que en una avenida hay el doble por lo que no se puede dar el mismo tiempo a los semáforos. En consecuencia, los semáforos deben sincronizarse con dos minutos como máximo, en especial aquellos que están ubicados en las avenidas para contribuir así con el descongestionamiento vehicular y evitar el desorden.

 

PAPELETAS A LOS PEATONES

Galindo Román declara que hasta el momento no han sido sancionados los peatones que infringen el reglamento de tránsito, a pesar que ya existe el reglamento de multar a las personas por no usar adecuadamente los cruceros peatonales.

 

Asimismo manifiesta que desde el año pasado se han realizado campañas en las instituciones educativas para ir formando a los niños y adolescentes en cuanto a la cultura y consciencia de seguridad vial. Resalta que este año se realizará una campaña de información a toda la ciudadanía para darle a saber que existe un Reglamento Nacional de Peatones y reglas de tránsito que debe respetar.

 

“Nadie cruza por los cruceros peatonales, ni por las esquinas, todos los peatones de la ciudad cruzan por cualquier lugar de la vía. Definitivamente las personas y conductores aún no crean consciencia de cultura vial”, señala Galindo Román.

 

Finalmente sostiene que los resultados de las campañas de seguridad vial que se están realizando se verán reflejados a mediano y largo plazo, y que al menos en 10 años los peatones y conductores tomarán consciencia sobre el trabajo de orientación que realiza la policía respeto al reglamento de tránsito.

 

+ NOTICIAS

  • Hace 10 años, según la Unidad de Tránsito y Seguridad Vial, el flujo vehicular en la provincia de Chiclayo era tan solo siete mil unidades vehiculares, entre públicas y particulares. 

Deja tu Comentario