Semanario Expresión up

IMPAGOS DESDE NOVIEMBRE: MUNICIPALES DE JOSÉ LEONARDO ORTIZ AFECTADOS POR LA MALA GESTIÓN DE RECURSOS

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1049

  comentarios   

Ni la asignación total del FONCOMUN que recibe el distrito alcanzaría para cubrir el pago de las remuneraciones en la comuna.

 

Desde noviembre del año pasado más de 700 trabajadores de la Municipalidad Distrital de José Leonardo Ortiz no perciben sus remuneraciones. Los ofrecimientos del alcalde Epifanio Cubas Coronado para solucionar la severa crisis, que mantiene paralizada la administración edilicia, no han dado ningún resultado y, entre tanto, los gremios anuncian que radicalizarán sus medidas de lucha hasta lograr que la comuna cumpla con sus obligaciones laborales.

 

El distrito de José Leonardo Ortiz tocó fondo. Esta semana los trabajadores del municipio hicieron un alto a sus actividades diarias cansados de esperar que la administración de Cubas Coronado cumpla con el pago de sus remuneraciones.

 

Ellos aseguran no entender por qué la comuna ha acumulado hasta el momento tres meses de adeudado laboral si las partidas para el gasto corriente, donde se incluye el pago de planillas, han sido transferidas por el Ministerio de Economía y Finanzas – MEF.

 

Por ejemplo, en noviembre del año pasado la comuna recibió un millón 99 mil 215.65 soles del Fondo de Compensación Municipal – FONCOMUN, en diciembre la transferencia fue de un millón 27 mil 37.5 soles y en enero de este año el MEF le destinó un millón 219 mil 638.15 soles.

 

Por acuerdo del concejo municipal, el 70 % del FONCOMUN debe ser empleado en el gasto corriente y el 30 % restante en el financiamiento de proyectos de inversión u obras públicas.

 

En reiteradas veces el alcalde de José Leonardo Ortiz ha señalado que ni destinando el 100 % del FONCOMUN, que todos los meses percibe la comuna, sería posible cubrir la totalidad de la planilla. Al mes, el municipio debe destinar aproximadamente un millón 350 mil soles para el pago de remuneraciones.

 

HUELGA DE TRABAJADORES

Los servidores municipales agremiados en el Sindicato de Empleados iniciaron la semana pasada una huelga indefinida por el incumplimiento de la administración en el pago de sus sueldos.

 

Con plantones en los exteriores del palacio municipal, ubicado en la Plaza Cívica, los trabajadores se resistieron al desempeño de sus funciones en tanto sus dirigentes iniciaron la ronda de negociaciones con la autoridad edil, sin tener – hasta el momento – mayores avances.

 

En total son 350 empleados los que han advertido que radicalizarán sus medidas de protesta si es que no se les pagan los tres meses de adeudos que la comuna mantiene con ellos: noviembre, diciembre y enero. En diciembre pasado únicamente recibieron la gratificación por fiestas de Navidad, equivalente a una remuneración.

 

EL ACUERDO

Parte del descontento de los trabajadores se debe al Acuerdo de Concejo N° 002-2018, adoptado en la sesión del seno municipal del 30 de enero pasado, en cuya acta fue incluido un asunto que no se sometió al debate entre los regidores.

 

Ese día los concejales de José Leonardo Ortiz solo trataron la modificatoria del Presupuesto Institucional de Apertura – PIA. Sin embargo, en el acuerdo aparece, en el artículo tercero, que también aprobado la modificatoria del saldo de balance de la fuente de financiamiento – FONCOMUN, equivalente a dos millones 25 mil 51.53 soles, para el pago de la primera cuota de la deuda fraccionada a la SUNAT, la ONP y la AFP.

 

Los trabajadores reclaman que dicho monto debería ser destinado al pago de las remuneraciones pendientes por proceder el dinero del FONCOMÚN, cuyo destino – como se ha indicado – sirve para cubrir, en su mayoría, el gasto corriente de la comuna, donde se incluye los sueldos.

 

Algunos regidores, entre ellos Marino Olivera Cruzado, denuncia que el acuerdo de concejo fue adulterado.

 

“El Estado puntualmente nos envía el FONCOMUN todos los meses, pero desgraciadamente el 70 %, como se acordó, no es utilizado para el pago de las remuneraciones. Desde marzo del año pasado somos objeto de un trato injusto, solo nos pagan con recursos propios del municipio”, asevera Grimaldo Fernández Saucedo, secretario de Defensa del Sindicato de Trabajadores Municipales de JLO.

 

Los más de dos millones de soles que se han incluido – aparentemente de manera irregular – para el pago de la deuda fraccionada con la SUNAT, se empezaron a acumular desde el 2014, durante el gobierno de Raúl Cieza Vásquez, como parte de las retenciones aplicadas al FONCOMUN para garantizar los pagos al fondo de pensiones y el seguro social. Empero, tras la suscripción de un nuevo convenio para el cumplimiento de la deuda el monto quedó a libre disponibilidad municipio.

 

“Esa plata es del gasto corriente. Solo se necesita la disposición del alcalde para que ese dinero sea destinado al pago de nuestras remuneraciones. Quieren darle otro fin y para ello se basan en un acuerdo inexistente. Nosotros estuvimos en la sesión de concejo del 30 de enero y en ningún momento se trató la asignación de esos recursos para el pago a la SUNAT”, asevera el dirigente.

 

Actualmente la deuda que el municipio mantiene con la SUNAT, en situación coactiva, asciende a 10 millones 17 mil 430 soles, de los cuales seis millones 524 mil 444 soles corresponden a los incumplimientos de la gestión de Epifanio Cubas, entre enero del 2015 y enero de este año, al Tesoro Público, EsSalud y la ONP. Sin embargo, la deuda total municipal supera los cien millones de soles.

 

PLAZO VENCIDO

Por su parte, los obreros municipales, agrupados en su propio sindicato, no han paralizado sus actividades.

 

El 31 de enero acudieron con los representantes de la Fiscalía de Prevención del Delito a la sede municipal para que se certifique el incumplimiento de las obligaciones económicas por parte de la gestión de Epifanio Cubas, suscribiéndose un acta en la que se otorgó plazo hasta el miércoles 7 de febrero para que se solucione su demanda, pues también están impagos desde noviembre pasado.

 

Hasta el cierre de este informe el municipio no había dado respuesta concreta sobre el compromiso asumido con la dirigencia de los obreros, por lo que quedaba el camino expedito para que estos también inicien la paralización de sus laborales, relacionadas principalmente a la limpieza pública.

 

Fausto Lozano Silva, secretario general del Sindicato de Obreros de José Leonardo Ortiz, señala que la situación ha rebasado cualquier posibilidad de entendimiento, lo que orilla a los agremiados a adoptar medidas de protesta junto a los empleados.

 

“Leonardo Ortiz lejos de avanzar a retrocedido. Estamos en los últimos puestos de progreso y desarrollo, pese a que tenemos capacidades enormes que no son aprovechadas y esto debido a que han llegado autoridades que no han tenido las condiciones morales y de gestión para sacarnos de esta situación, perjudicando a la población y a nosotros los trabajadores. Esto genera en nuestros hogares una situación dramática, porque el 95 % de los obreros subsisten únicamente con lo que perciben de la municipalidad. Un mes, dos meses, tres meses de adeudos hacen la situación insostenible”, señala.

 

La comuna cuenta con 320 obreros encargados de limpieza pública, del camal municipal, del mantenimiento de parques y jardines y de la maestranza. Cada obrero percibe entre mil 600 y mil 800 soles mensuales.

 

INCOMPETENCIA MUNICIPAL

“Desde que empezó su gestión el alcalde ha tenido mucho compromiso político. Se preparó para ser alcalde, pero no para gobernar como tal. Nunca tuvo un plan definido para José Leonardo Ortiz. Al contrario, llegó con unos zánganos, ladrones y saqueadores de la entidad municipal. Él trajo a ese tipo de funcionarios”, señala Grimaldo Fernández.

 

Pero el problema en el municipio no solo se ha generado por los funcionarios faltos de capacidades que llegaron con Cubas Coronado, sino también por algunos trabajadores que hace décadas se mantienen en los mismos puestos.

 

Este es el caso de Manuel Suárez y Pedro Quiroga en el área Personal o Segundo Segura en Tesorería, a quienes muchas veces el sindicato ha protegido para evitar que sean rotados.

 

Al respecto, el secretario de Defensa del sindicato dice que se como dirigente ha pedido la rotación total del personal, “porque cuando se oxigenan las oficinas es mucho mejor”.

 

“Es más, hemos propuesto que los funcionarios salgan de planta, porque hay profesionales que prácticamente andan pateando latas en el municipio. La respuesta del alcalde siempre es que va a tomar en cuenta el pedido pero nunca los cumple”, asevera.

 

Añade que el sindicato ha propuesto medidas para la mejora administrativa, pero estas tampoco han sido tomadas en cuenta por la autoridad.

 

“Raúl Cieza dejó más de 100 trabajadores estables, que ganaron sus procesos y se quedaron acá. Hay más de 30 del serenazgo que fueron repuestos por orden judicial, además de 42 empleados. De la gestión de Epifanio Cubas podemos decir que ha sido cauteloso en la contratación de personal, sin embargo ha traído funcionarios con sueldos bien pagados, de cuatro mil o cinco mil soles. Hubo uno que una vez pidió ocho mil. Para CAS el año pasado se destinaron 250 mil soles, este año se ha presupuestado 800 mil”, señala.

 

CONDICIONES NEGATIVAS

Problema aparte es el que atraviesan los obreros del municipio. Para el recojo de la basura, cuyo volumen oscila en 300 toneladas diarias en todo el distrito, la comuna cuenta únicamente con una compactadora y seis volquetes.

 

Pero además, los trabajadores están desprovistos de los materiales de seguridad como uniformes, guantes y mascarillas, para el cumplimiento de sus labores, estando en permanente exposición al peligro.

 

“Nuestros compañeros realizan sus labores en las peores condiciones. A pesar que existe la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, las municipalidades hacen caso omiso a lo que esta dice. Los trabajadores no tienen protección ante la labor altamente contaminante que realizan, poniéndose en peligro no solo a ellos, sino a sus familias, porque en nuestro centro de trabajo no hay duchas ni servicios higiénicos para paliar la contaminación”, señala Fausto Lozano.

 

Anota que si a ello se suma la carencia económica a la que es condenado el obrero por la falta de sus pagos, la situación se torna mucho más dramática.

 

“Hemos interpuesto la queja ante la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral – SUNAFIL, a fin de que se ejecuten los controles pertinentes frente a lo que pasan día a día nuestros compañeros obreros”, comenta. 

Deja tu Comentario