Semanario Expresión up

FUE INAUGURADO HACE NUEVE AÑOS: CUERPO MÉDICO DEL HOSPITAL LUIS HEYSEN DENUNCIA QUE OBRA AÚN TIENE OBSERVACIONES

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1112

  comentarios   

  • Equipos de la central de esterilización se dañan con frecuencia.
  • Doctores muchas veces deben operar usando la luz de la linterna de los celulares.

 

El Hospital Luis Heysen Inchaústegui fue inaugurado hace nueve años. Sin embargo, el presidente del Cuerpo Médico, Manuel Soria Alvarado, revela que persisten cuatro observaciones que nunca fueron subsanadas por el Consorcio Omega Norte, responsable de la construcción, a pesar que en el 2017 la obra fue entregada formalmente a EsSalud.

 

La construcción del hospital de categoría II-1 inició en el 2008, tras hacerse el consorcio Omega Norte con la Licitación Pública N° 183-927. La obra fue supervisada por el Consorcio Ata-Kukova e inaugurada en febrero del 2010, siendo presidente Alan García Pérez.

El nosocomio fue concebido como un centro referencial para descargar la cantidad de pacientes que se atienden en el Hospital Almanzor Aguinaga Asenjo.

 

OBSERVACIONES SIN SUBSANAR

Sin embargo, cinco años después de inaugurada, la obra que costó 38 millones 10 mil 974.43 soles aún tenía 176 observaciones sin levantar, tal como informó Expresión en su edición Nº 916. Entre esas observaciones destacaban rajaduras en los pisos, falta de obras de mejoramiento en las salas de operaciones, ductos de drenajes, hundimientos en la parte periférica del hospital y filtraciones en el sótano.

Además, había fallas técnicas en los ascensores y la Sala de Vigilancia Intensiva funcionaba con dificultadas por desperfectos con el aire acondicionado. Sumado a eso, los equipos de esterilización tampoco operaban adecuadamente debido a que frecuentemente se descalibraban.

Soria Alvarado comenta que siete años después de su inauguración, el consorcio Omega Norte logró levantar casi todas las observaciones de una forma apresurada, aunque quedaron cuatro que nunca se llegaron a subsanar. A pesar de eso, la Presidencia Ejecutiva de EsSalud le dio el visto bueno a la obra y la recepcionó en el 2017.

Apunta que una de estas observaciones es el hundimiento del terreno, el cual se presenta en los ambientes contiguos a emergencia y en la parte posterior del hospital donde entran los carros para abastecer el gas. Señala que este es un problema de estructura, motivo por el cual cada dos o tres meses deben picar y parchar el terreno, lo que genera problemas con los desagües.

Añade que otra observación sin subsanar es la referida a la central de esterilización, lo cual genera que los equipos sean llevados continuamente a esterilizar al Hospital Naylamp, generando a la larga un gasto mayor. Se suma a esto el mal funcionamiento del aire acondicionado en Sala de Operaciones y los ambientes de Hospitalización y Emergencia.

“Nosotros lo que pedimos en su momento era que se ejecuten las sanciones pecuniarias contra el Consorcio Omega por estos problemas, pues fue una obra cuya inauguración se adelantó por razones de orden político”, sostiene.

 

OTRAS CARENCIAS

Soria Alvarado manifiesta que con el paso del tiempo son otras las carencias que se han hecho notar en el hospital. Por ejemplo, algo que urge es la renovación tecnológica, pues a partir del quinto año los equipos médicos entran en una etapa de desuso tecnológico.

Menciona el caso del tomógrafo, el cual lo utilizan las 24 horas del día e incluso da servicio a los pacientes del Hospital Almanzor Aguinaga Asenjo cuando el de este nosocomio se malogra. Señala también al ecógrafo y al sistema de rayos X, los cuales necesitan mantenimiento.

Un caso particular es el que ocurre con los equipos de cialíticas (luces) en Sala de Operaciones, los cuales constantemente se  malogran, ocasionando que los médicos cirujanos muchas veces deban apoyarse con las linternas de los celulares en las intervenciones.

“Muchas veces tenemos problemas hasta con las pinzas y demás instrumentos, los cuales a veces no tienen filo, obligándonos a usar métodos artesanales para devolverles la viabilidad. Esto definitivamente pone en riesgo la integridad del paciente y la capacidad del mismo profesional de la salud”, explica.

Por si fuera poco, señala que venían trabajando con dos endoscopios digestivos que eran de la generación más antigua, los mismos que hace dos semanas fueron robados.

 

RECURSO HUMANO

Por otro lado, el galeno señala que hace falta también mayor recurso humano en este centro referencial, sobre todo en cuanto a personal de enfermería y auxiliares. Afirma que actualmente son 77 enfermeras las que laboran en el nosocomio y necesitan por lo menos 35 más para atender la demanda y 40 técnicas auxiliares de enfermería.

Manifiesta que actualmente trabajan 97 médicos, quienes están en el régimen laboral del Decreto Legislativo Nº 728, Nº 726 y Contratación por Administración de Servicios – CAS, además de 15 médicos que laboran por Servicios No Personales – SNP. Estos galenos son fundamentalmente de las especialidades de oncología, urología, medicina intensiva, medicina interna y gastroenterología.

Afirma que debe dársele también prioridad a los médicos especialistas, sobre todo del área de emergencia, toda vez que antes atendían dos médicos en medicina interna junto a dos cirujanos y hoy por la demanda se necesita que como mínimo atiendan entre cuatro a cinco médicos para ver adecuadamente todas las áreas, incluso desde el triaje.

Además, señala que a los 15 médicos  que trabajan bajo la modalidad de Servicios No Personales se les adeudan sus remuneraciones desde octubre del año pasado, por lo que urge que se les brinde sostenibilidad laboral.

 

ATENCIONES

Actualmente, el Hospital Luis Heysen registra en promedio 800 atenciones diarias en consulta externa, mientras que en el centro quirúrgico se realizan alrededor de 450 operaciones de mediana complejidad todos los meses.

Las especialidades de mayor demanda son ginecología y obstetricia, pediatría, medicina interna y cirugía. Dentro de medicina interna las especialidades que más se atienden son endocrinología y cardiología, mientras que en cirugía las de mayor demanda son cirugía general, traumatología, otorrinolaringología, oftalmología y urología.

 

DESALOJO DEL HOSPITAL NAYLAMP

Manuel Soria, quien también secretario del Frente de Defensa de los Intereses de la Seguridad Social en Lambayeque, señala que el desalojo de la mitad del Hospital Naylamp que funciona en un edificio de cuatro pisos propiedad de la Oficina de Normalización Provisional – ONP, también perjudica a los pacientes del Hospital Luis Heysen Inchaústegui.

Esto se debe a que al pasar el Hospital Naylamp de tener una categoría I-2 para convertirse en un policlínico, lo que se pretende es trasladar a sus pacientes hacia el Almanzor Aguinaga y el Luis Heysen, aumentando el número de camas en estos nosocomios, lo cual “constituye un atropello ilegal y antitécnico”.

Explica que en el Hospital Heysen se pretende colocar 60 camas en los ambientes de refugio, lo cual viola la norma técnica del Instituto de Defensa Civil – INDECI, la que señala que en estas áreas no puede instalarse nada, pues están destinadas a una emergencia, tales como el  incendio que ocurrió en el Hospital Almanzor Aguinaga en febrero de este año o el que tuvo lugar en el Hospital Arzobispo Loayza en Lima a fines de abril.

A pesar de que no existe un informe técnico que dé viabilidad a lo planteado, afirma que ya se han instalado estas camas en los ambientes de refugio del Hospital Heysen, las cuales aún no se encuentran operativas.

“Pretenden implementar un plan apresurado para parchar la crisis del Hospital Naylamp, cuyo resultado en estos días ha sido simplemente el caos. Ya no se puede transitar por los pasillos de emergencia porque los pacientes están inhumanamente atiborrados en los ambientes, lo cual es un peligro e incluso un delito”, sostiene.

En virtud de lo antes mencionado, los profesionales de la salud convocan a una mesa de diálogo de alto nivel para analizar y proponer soluciones a la realidad por la que atraviesa el seguro social en Lambayeque.

 

Deja tu Comentario