Semanario Expresión up

CONTRA EL DECANO JOSÉ BALCAZAR ZELADA: CONTINÚAN LAS DENUNCIAS EN EL COLEGIO DE ABOGADOS

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1116

  comentarios   

  • Consejo Directivo acusa al decano de haber trasgredido el estatuto al hacer contrataciones irregulares.
  • Directivos de la orden profesional señalan que existe una contabilidad paralela respecto a los ingresos del diplomado en ‘Derecho Penal y Procesal Penal’.

 

Llegó la respuesta. Ante los cuestionamientos del decano del Ilustre Colegio de Abogados -ICAL, José Balcázar Zelada, a miembros de su Consejo Directivo, 10 integrantes de este órgano denuncian a la autoridad de la orden profesional por irregulares manejos económicos al margen del estatuto.

 

Los directivos Rosa Elena Pizarro Piscoya, Aurora Saavedra Silva, Patricia Falen Guerrero, Elmer Fustamante Gálvez, Eladio Roque Castillo, Ángela Sánchez Farfán, Romina Guzmán Verona, Jenny Alvarado León, Edson Carrasco Rufasto y Magaly Chávez Rojas, liderados por el vicedecano de la orden, Yuri Díaz Jaime, señalan que Balcázar Zelada realiza afirmaciones inexactas sobre el supuesto adelanto de pago por parte de miembros del Consejo Directivo a una orquesta para la celebración de una actividad de la orden, a raíz de una serie de cuestionamientos que este órgano le hizo al decano.

Lo que Balcázar señaló en la Asamblea de Delegados, según obra en la carta aclaratoria del 3 de junio del 2019 que le enviaron los directivos al decano, es que “el vicedecano, el que acaba de hablar (haciendo referencia al directivo Edwin Roque), el gerente y la secretaria de Economía, se mandaron 17 mil soles sin mi autorización… la orquesta ha cobrado 39 mil y tuve que intervenir para que baje a 20 mil, algo por allí…”.

Además, en una publicación hecha en su cuenta de Facebook del 1 de junio del 2019 señala  “en la fiesta del Jockey la comisión más el gerente entregaron 17 mil soles a cuenta de un contrato leonino de más de 39 mil a la orquesta Villacorta de Trujillo, la cual cobraba en el mercado no más de 18 mil. Por casualidad lo descubrí. Tuvieron que ‘renegociar’ en parte el contrato, aún leonino, porque emplace a la empresa y a ellos a denunciarlos. Todo lo habían hecho a mis espaldas”.

A raíz de este suceso y otros motivos es que Balcázar Zelada puso fin al contrato del gerente del Ilustre Colegio de Abogados, Jimmy Quispe de los Santos, según consta en el documento enviado al extrabajador el 3 de junio, el mismo que lleva la firma del decano.

 

DIPLOMADO DE DERECHO PENAL

El director de Defensa Profesional, Eladio Roque Castillo, señala que uno de los cuestionamientos que le han hecho al decano es respecto al diplomado de ‘Derecho Penal y Procesal Penal’ que se realiza con el aval del Colegio de Abogados.

Apunta que este diplomado no fue aprobado mediante un acuerdo del Consejo Directivo y el dinero por concepto de inscripción (300 soles) tampoco está ingresando a caja, ni mucho menos depositado en las cuentas que tiene el colegio profesional en el sistema financiero, tal como lo exige el Artículo 108 del estatuto.

“Al increparle al decano esta situación es que se suscitaron los inconvenientes. Él nos dijo que ese era su diplomado y nadie podía meterse allí, pero ignora que los gastos que genera el curso son cargados a las cuentas del colegio, por lo cual deberían darse cuentas de los ingresos”, sostiene.

A su turno, la directora de Economía, Rosa Pizarro Piscoya, señala que en sesión de consejo le solicitaron a Balcázar Zelada que el dinero por concepto de diplomado ingresara a las arcas de la orden, mediante la emisión de recibos de caja, toda vez que actualmente se emiten recibos provisionales, lo que genera que haya una contabilidad paralela.    

En un documento enviado el 31 de mayo al decano de la orden los miembros del Consejo Directivo le exigen realizar el sustento de ingresos y gastos de este diplomado, pues según el numeral 4 del Artículo 106, el curso califica como rentas del ICAL y como tal debe ingresar al sistema de caja.

 

CONTRATACIONES IRREGULARES

Asimismo, Roque Castillo afirma que en Consejo Directivo se acordó iniciar una auditoría a la gestión anterior, la cual se haría a través de un convenio con el Colegio de Contadores y el Colegio de Ingenieros, a fin de no ocasionar un gasto ostentoso a la orden. No obstante, afirma que Balcázar Zelada de forma unilateral contrató a la Sociedad de Auditoría Piscoya Bances Asociados S.C. para realizar esta labor por 35 mil soles, de los cuales ya dispuso 17 mil 500.

Además, también hay personal que ha sido contratado sin la autorización del Consejo Directivo. Una de estas personas es Sinthia Renquifo Villegas, quien habría sido secretaria de Balcázar Zelada y actualmente está en el puesto de cajera, siendo ella asambleísta de la orden, lo cual hace que sea incompatible tener un cargo remunerado como el que ostenta actualmente.

Esto fue consignado en un documento enviado el 29 de abril al decano del colegio, en el cual además se señala que la trabajadora maltrata a los usuarios y falta el respeto a los directivos.

“El estatuto del Colegio de Abogados señala en el numeral 11 del Artículo 43 que el órgano encargado de la contratación del personal administrativo, así como la recisión de contrato de los mismos, es el Consejo Directivo”, sostiene Roque Castillo.

Por su parte, la directora de Biblioteca, Jenny Alvarado León, señala que también se ha contratado al hermano de la cajera, Juan Renquifo Villegas, quien labora en el área de secretaría y según el documento enviado al decano el 31 de mayo, perciben sueldos mayores a los trabajadores que antes ocupan esos puestos, quienes tenían un mejor desenvolvimiento que los actuales.

Añade Alvarado León que también se ha contratado como asesor de diplomados a Jorge Custodio Odar, quien tampoco podría ejercer el cargo dado que es asambleísta.

“Con el decano hemos conversado verbalmente para solucionar estas cosas en la interna por el bienestar del colegio, pero en vez de enmendar los errores, él señala que es el decano y puede disponer de las contrataciones. Ahora, él objetó de la anterior gestión que había personal que no tenía el perfil idóneo para ciertos cargos y se optó por botar a la cajera y al secretario, pero después nos dimos con la sorpresa que contrató a personas que tampoco reunían el perfil, tal como ocurre con el puesto de cajera, el cual lo está asumiendo una abogada que no tiene ni los más mínimos conocimientos de contabilidad, lo que ocasiona que se cometan errores como el que no se ingrese el dinero de las cuotas ordinarias o no se realicen los depósitos de los ingresos en caja”, manifiesta.

 

SECRETISMO

En tanto, Pizarro Piscoya manifiesta que durante el tiempo que ejerce el cargo, y especialmente desde el 27 de marzo, fecha en la que se lograron inscribir y certificar sus firmas ante las entidades bancarias, ella siempre se ha acercado a caja para intentar controlar los ingresos y egresos de la orden, pero el decano siempre le decía en sesiones de Consejo Directivo que ella no tenía nada que hacer allí.

 “Después de lograr la inscripción, yo fui con la cajera y se hizo el primer depósito a las cuentas del colegio. Esto ocurrió un sábado y al lunes siguiente el decano le rescindió el contrato y puso en su lugar a Sinthia Renquifo. A partir de allí es que yo pierdo prácticamente el control porque la nueva cajera ya no me permitía siquiera revisar los documentos que teníamos. Incluso se despidió al contador, con lo cual nos hemos quedado a la deriva, a pesar que le he dicho al decano que urge la contratación de su reemplazante”, asevera.

Afirma que la última vez que se acercó a la cajera (4 de junio) para constatar que se esté ingresando el dinero diariamente, tal como lo establece el estatuto, Renquifo Villegas le respondió de forma airada que por orden del decano ella no me podía dar ninguna información, suceso ante el cual levantó un acta.

“En la asamblea del viernes 31, el decano inició su exposición señalando que todo estaba bien, pero comenzó a mentir en muchas cosas, lo cual nos obligó a intervenir y aclarar la situación. A raíz de eso es que empieza a difamarnos públicamente, sindicándonos actos que no hemos cometido. Nosotros hemos llegado acá con un afán de servir, no buscamos beneficiarnos en lo absoluto del colegio. No entendemos porqué el decano tiene ese afán de protagonismo”, sentencia.

Deja tu Comentario