Semanario Expresión up

IGUALES CONDICIONES PARA TODOS: LA JUSTICIA MEDIÁTICA NO ES JUSTICIA. OVIEDO TIENE ARGUMENTOS LEGALES PARA RECOBRAR SU LIBERTAD

Escribe: Ana María Yesquen Puican
Edición N° 1147

  comentarios   

No se qué rumbo decidirá la justicia en el caso de Edwin Oviedo Picchotito, quien está injustamente detenido. No tengo una bolita mágica que me diga: “Edwin enfrentará este juicio en libertad y demostrará su inocencia de la grave acusación que la Fiscalía Contra el Crimen Organizado le imputa”. Estoy segura que jamás Edwin Oviedo Picchotito ordenó matar a alguien y que la muerte trágica de quien en vida fue señor Manuel Rimarachín Cascos se debió a razones completamente ajenas a la situación judicial de Tumán.

 

En un documento público que hace meses escribiera desde el Penal de Chiclayo el empresario y ex dirigente nacional deportivo Edwin Oviedo Picchotito, publicado por diversos medios de comunicación, señaló de manera contundente que si el fiscal Juan Manuel Carraso Millones tiene pruebas fehacientes de su culpabilidad no debe pedir 26 años de prisión, sino cadena perpetua.

 "Les pido y ruego a todos los señores periodistas de todos los medios de comunicación a no dejarse sorprender por el señor fiscal Carrasco Millones de quererme incriminar sin ninguna prueba de los hechos de los cuales soy absolutamente inocente y si el fiscal tuviera una sola prueba de mi responsabilidad le pido que solicite cadena perpetua y no 26 años”, señala la misiva difundida ampliamente a nivel nacional.

  Vuelvo a corroborar lo escrito por Edwin Oviedo. Las acusaciones del fiscal Carrasco Millones son "mentiras e infamias" y es "lamentable y doloroso" para él y su familia atravesar una acusación de esta naturaleza, que lo tiene privado de su libertad por más de un año. Nadie sabrá en su verdadera dimensión el dolor lacerante que causa esta acusación a la familia y amigos. Nadie entenderá el sufrimiento de su esposa, hijos y hermanos, quienes no dejan de preguntarse por qué a ellos les pasó esta desgracia.

 Cuando rebobino mis recuerdos y me estaciono en pasajes de lo que se hizo y se dejó de hacer en Tumán reflexiono y pregunto si alguien es capaz de almacenar tanto odio contra una persona.

Y entonces vuelvo a interrogar si lo que hoy le sucede a Edwin Oviedo es resultado de la maldad de las personas carentes de temor en Dios. Será que no le perdonan que vino a Lambayeque y logró que Pomalca sea una agroindustrial sostenible, que llevara al futbol lambayecano a su máxima expresión, que fuera amigo de todos.

Entonces, ¿por qué tendría que haber planeado la supuesta muerte de dirigentes? El testigo principal que lo acusa ya no es parte del proceso.

 

JUICIO DEBE INICIARSE

Quienes trabajamos en el Grupo Oviedo y sabemos de los valores con los que nos hemos formado en nuestra vida personal, familiar, profesional y empresarial negamos rotundamente trabajar al lado de personas carentes de ética y profesionalismo. Nuestras acciones lo demuestran. Lo que con la salida del Grupo Oviedo en Tumán ha ocurrido en los últimos años es lamentable, es materia de un análisis imparcial y científico que con el tiempo se hará.

Por ello saludo que se haya logrado finalmente llegar a una acusación en el caso de “Los Wachiturros”, el que estaba paralizado hace más de un año, la parte legal ha hecho una serie de pedidos para lograr que avance el trámite, necesitábamos la acusación, porque tenemos que ir a juicio oral, porque es en esa etapa que vamos a demostrar la inocencia de Edwin Oviedo Picchotito.

Como lo ha explicado el abogado César Nakazaki Servigón, tras el pedido de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada contra la Criminalidad Organizada de Chiclayo, en marzo iniciaremos el juicio por la muerte de Percy Farro Vitte, también atribuida a Edwin Oviedo.

De tal manera que lo que en las próximas horas se resuelva sobre la situación del empresario Edwin Oviedo Picchotito, para quien se ha solicitado la comparecencia simple a cambio de la prisión preventiva y se ha ofrecido una caución económica que garantice llevar un debido proceso, es muy válido y sentará jurisprudencia en la corte de justicia lambayecana.

 

¿CUÁL ES EL RIESGO?

Ahora no hay nada que ponga en riesgo el cese de prisión preventiva del empresario Edwin Oviedo Picchotito en el proceso que se le sigue como presunto cabecilla de la organización criminal “Los Wachiturros de Tumán”. Los motivos por los cuales se dictó la prisión ya no existen, entre ellos que si Oviedo estaba en libertad obtenga la declaración de los cuatro testigos que son la base de todos sus casos, es decir del colaborador eficaz y los tres familiares de las víctimas, quienes ya han declarado; por lo tanto lo que le preocupaba al fiscal está desvirtuado completamente.

La caución de 300 mil soles mediante un inmueble que tiene un valor de casi medio millóؚn de soles garantiza ante este juzgado lo que vaya a determinar la justicia lambayecana. El empresario Oviedo Picchotito exige llevar un juicio en igual condición a los otros procesados, porque como bien lo señala el abogado Nakazaki “una cosa es un proceso y otra cosa es una cacería”.

Yo agrego ante qué figura estamos en este caso, porque si no se aplica la justicia tal como lo manda la ley de nuestro país no habría cómo reparar el daño hecho a un empresario que desde antes de toda acusación ya se había declarado inocente.

Creo que la audiencia del pasado 3 de enero dejo sin argumentos legales al fiscal Juan Carrasco Millones para que Edwin Oviedo recobre su libertad.

Juez Carlos Chanamé Chumán tiene usted una gran oportunidad como administrador de justicia: hacer valer la ley tal como es y no para lo mediático, o el qué dirán los vocales, la prensa, los políticos, etc. Solo espero justicia nada más.

 

Socióloga, periodista, especialista en Comunicaciones.

Deja tu Comentario