Semanario Expresión up

NORBIL VEGA OROZCO: “NO NECESITAMOS UN CONGRESO QUE POLARICE AL PAÍS”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1148

  comentarios   

  • Candidato del PPC, con el N° 1 por Lambayeque, señala que el próximo parlamento debe mejorar y continuar la reforma política y judicial.

 

“Tengo la motivación personal de llegar al Congreso de la República que sintoniza con la motivación partidaria en el sentido de que, a pesar de las críticas que han existido por algunos de nuestros líderes a la disolución del Congreso, es preciso estar presentes en el próximo parlamento para evitar el desbalance de fuerzas y que quede la cancha libre a los partidos de izquierda, que propugnan modificar radicalmente el capítulo económico de la Constitución Política”, señala Norbil Vega Orozco, candidato con el N° 1 en la lista del Partido Popular Cristiano – PPC, por Lambayeque.

 

Vega Orozco, ingeniero mecánico y electricista graduado en la Universidad Nacional de la Plata, Argentina y egresado de las maestrías en Energía y en Docencia Universitaria, seguidas en la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo – UNPRG, sostiene que su propósito de llegar al parlamento no se limita únicamente a cautelar el marco de la Constitución de 1993, sino también para ayudar a la continuidad del modelo democrático en el país.

“Nuestro objetivo también garantizar que el presidente Martín Vizcarra llegue al 27 de julio de 2021 y se dé una transición ordenada y democrática. Tenemos interés en preservar el Estado de Derecho y ayudar a evitar que se dé ese cambio radical al capítulo económico de la Constitución. Estoy hablando de cambio radical. En el Partido Popular Cristiano creemos en la economía social de mercado con rostro social”, asevera.

 

REDUCIR LAS BRECHAS

El aspirante a la representación por Lambayeque, quien se desempeñó como Director Regional de Energía y Minas, refiere que es necesario advertir y prevenir un clima de convulsión social como el que se vivió hace meses en Chile, justamente por el crecimiento de la brecha social y económica.

“A Chile se le veía como un modelo económico para América Latina y hoy vemos que existen brechas muy grandes, donde la riqueza se concentra en el 1 % de la población y este posee el 30 % de la riqueza. Como nación, en el Perú debemos evitar que una situación así se genere y el problema social estalle. Ahora, en la región, nuestro país parece un remanso, pero para que la situación mejore debemos incidir e insistir para que exista una política económica con rostro humano”, manifiesta.

 

CONTINUAR LAS REFORMAS

Vega Orozco reconoce que los próximos legisladores, dado que asumirán un período complementario de 15 meses, aproximadamente, no tendrán tiempo suficiente para emprender grandes cambios legislativos a favor de la población. Sin embargo, refiere que entre las tareas urgentes del nuevo Congreso están apoyar y fortalecer a la reforma política y judicial.

“Por encima de los deseos y la buena voluntad que uno tenga de propugnar leyes que favorezcan a la salud o a la educación, el principal rol que le cabe al próximo Congreso es precisamente la reforma política para asegurar organizaciones fuertes, con balance de poderes, para evitar que el poder se concentre bien en un presidente todopoderoso o en un partido con mayoría abusiva en el Congreso. Ese es, fundamentalmente, el trabajo al que se debe dedicar el nuevo Congreso”, argumenta.

Refiere que es probable que algunas organizaciones políticas busquen polarizar el escenario electoral entre una disputa entre la derecha y la izquierda, cuando lo que se debe apuntar como objetivo común es que personas honorables lleguen al Congreso.

“Debemos evitar lo que nos ha sucedido recientemente con un Congreso formado por personas que, primero, no tienen formación política y llegaron solamente con su dinero para ser elegidos y, segundo, que no tenían la preparación ni profesional ni política para desempeñarse adecuadamente. Así vimos, por ejemplo, cómo se conformó la lista de Fuerza Popular, que no dejó de ser una bancada obstruccionista dentro del Congreso y que, aliada con el APRA, llevó a que se disuelva este Poder del Estado. Pero además, esto ha originado un grave daño a la imagen de quienes hacen política y a la de la propia institución, cuya aprobación bajó de los dos dígitos”, resalta.

Anota que el comportamiento de los anteriores legisladores acentuó el rechazo ciudadano a la clase política del país.

“Se ha profundizado el enojo y el desprecio que la población tiene a lo que considera que es un político. Considero que la población está errada. Lo que ha visto no es un político. Un político debe ser una persona que ocupa un cargo para proyectarse a la sociedad haciendo servicio, haciendo el bien, como promover la mejora de la calidad de vida de las personas”, expone.

 

REFORMA JUDICIAL

Vega Orozco comenta que lo referido a la reforma judicial también es fundamental, pues existen casos complejos que han revelado las debilidades que tienen aún las instituciones encargadas de administrar judicial en el país.

“La defensa de la autonomía de las instituciones es un compromiso que todos debemos asumir y, en ese sentido, desde el Congreso debe realizarse un trabajo legislativo diligente que permita fortalecerlas, no solo para que dispongan de recursos suficientes para que cumplan una buena función, sino también para que no existan interferencias de ningún tipo en su desempeño”, señala.

Detalla que entre las propuestas del Partido Popular Cristiano se tiene la de incrementar el número de integrantes del Tribunal Constitucional a 11 o 15 miembros. Actualmente el máximo intérprete de la constitución tiene siete integrantes.

“La razón de esta propuesta radica en que es necesario dotar al Tribunal Constitucional de mayor pluralidad y evitar que se generen situaciones de polarización entre sus integrantes. Lógicamente, también es necesario mejorar el mecanismo actual de elección de los magistrados del TC, de tal manera que pueda garantizarse un procedimiento transparente y sin que los partidos políticos pongan cuotas de postulantes, como se vio en el Congreso disuelto, lo que finalmente desencadenó en la severa crisis política que vivimos a fines de septiembre pasado”, explica.

Respecto al Tribunal Constitucional, Norbil Vega comenta que otro de los planteamientos del PPC es que sea este el encargado de evaluar el levantamiento de la inmunidad parlamentaria, a fin de zanjar la discusión generada hace meses respecto a si deben o no ser los propios congresistas quienes revisen estos pedidos.

“Hemos visto en el Congreso disuelto cómo de manera grosera se hizo blindaje de personajes a los que debía levantarse la inmunidad parlamentaria para facilitar el accionar de la justicia y eso es algo que no se debe permitir, como tampoco ir al extremo de eliminar esa prerrogativa constitucional que protege el ejercicio de fiscalización que tiene el legislador. A fin de establecer un equilibrio a la discusión, nuestro partido propone que sea el Tribunal Constitucional quien califique si corresponde o no el levantamiento de la inmunidad cuando lo requiera la justicia”, detalla.

 

SALUD DE LA MADRE Y EL NIÑO

Por otro lado, Norbil Vega sostiene que uno de los tópicos en los que le gustaría hacer incidencia legislativa es en el relacionado a la salud materno – infantil, principalmente para generar un marco normativo que ayude a fiscalizar el correcto funcionamiento de los programas nutricionales que tiene el Estado a fin de combatir, con mayor efectividad, la anemia y la desnutrición crónica.

“Me gustaría incidir sobre la salud, apuntando a las clases más necesitadas. Siempre hablamos de la falta de competitividad de nuestra gente, que no tenemos acceso a las tecnologías, pero cómo podríamos como país desarrollar las capacidades innovadoras y de investigación si no atendemos el problema de la salud. El Estado debería preocuparse en las zonas rurales de que la madre gestante tenga asegurada la complementación vitamínica para concebir hijos sin anemia ni desnutrición”, expone.

Añade que para que la estrategia tenga efectos realmente tangibles es necesario que el Estado acompañe a la gestante a fin de garantizar que consume los suplementos vitamínicos, igual que con los niños de 0 a 2 años.

“No podemos seguir pensando que en el país los valores de anemia o desnutrición crónica infantil superan el 40 %. Algo está fallando, tenemos que revisar eso. Si bien son labores más ejecutivas que legislativas, es necesario que se genere el marco normativo para que se fiscalice realmente. No estamos hablando de presupuestos, sino de legislar para que el Estado cumpla con la labor que tiene de atender a las gestantes y niños”, sostiene.

Otra estrategia – plantea – es que se extienda la cobertura de Qali Warma para que se provea de almuerzos a los estudiantes de la zona rural, cuya jornada educativa podría ampliarse, permitiendo que sus padres tengan mayor tiempo para dedicarse a labores productivas, en tanto se asegura que el niño recibe desayuno y almuerzo con valores nutricionales adecuados.

Deja tu Comentario