Semanario Expresión up

OLIVIO HUANCARUNA: “NO CREO QUE CON EL NUEVO CONGRESO CAMBIEN LAS COSAS EN EL PAÍS”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1149

  comentarios   

El presidente de la Asociación Regional de Exportadores – AREX, Olivio Huancaruna Perales, dijo no tener muchas expectativas del próximo Congreso, debido a que los nuevos parlamentarios tendrán poco tiempo para ejercer sus funciones, pero además – la gran mayoría – desconoce de aspectos legislativos y, sobre todo, de lo que es realmente importante para el desarrollo del país.

 

Huancaruna Perales señala que la disolución del Congreso, ocurrida el 30 de septiembre del año pasado, fue una variable que no se consideraba para el análisis económico del país, pues se tenía confianza en que tanto el Legislativo como el Ejecutivo alcanzarían niveles de entendimiento para superar las diferencias y disputas que evidenciaron desde el 2016.

“Sucedida la disolución del Congreso habría que preguntarse qué aportó ello al desarrollo de la economía o de la actividad empresarial. Yo puedo afirmar que nada. Al contrario, la situación generó un incremento de la incertidumbre, porque los problemas en el país son de otra naturaleza, que no se resuelven con la disolución de un poder del Estado”, manifiesta el también vicepresidente de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque.

Huancaruna Perales precisa que si la corrupción es uno de los principales problemas del país, la solución no es aplicar algunas de las facultades que otorga la Constitución Política actual a los poderes del Estado.

“La aplicación de facultades como la de disolver el Congreso puede dar cierto matiz, pero no resuelve el problema de fondo. En mi opinión, lo sucedido el 30 de septiembre no era la salida. Hemos pasado de un clima de conflicto a uno de incertidumbre, porque no sabemos qué va a ocurrir con el próximo Congreso, considerando su composición”, asevera.

 

LA AGENDA

En consecuencia, el dirigente de los exportadores sostiene que son pocas las expectativas que para la clase empresarial genera la elección del domingo 26 de enero, máxime porque el nuevo Parlamento tendrá menos de año y medio para cumplir con las funciones congresales de representar, legislar y fiscalizar.

“Lo peor sería que se ponga en agenda discutir el cambio de constitución o el del régimen económico. Si esa es la agenda de la izquierda para el próximo Congreso sería catastrófico, porque significaría atraso por décadas para el país. Un viraje a eso sería lamentable. Yo considero que las posiciones de izquierda, por más que se traten de mostrar desde el punto de vista social, no dejan de ser nocivas. Ya hemos tenido un siglo de prueba de modelos socialistas en varios países del mundo ni en ninguno de ellos hay algo por rescatar. ¿Qué población ha decidido libremente mantener un modelo socialista? Ninguna”, cuestiona.

 

LA CAPACIDAD

Olivio Huancaruna insiste en que es poco probable que haya cambios en el país con la elección del nuevo Congreso.

“Quizá se elija a quienes tengan un vocabulario convincente, adornado o ilustrado, pero en valores son iguales o peor que los que fueron disueltos el año pasado. ¿Puede haber excepciones? Claro que las hay, pero no creo que esas sean las dominantes. Si hay buenas candidaturas y propuestas, lamentablemente estas quedan arrinconadas por aquellas de naturaleza grupal y que solo buscan servirse de la política. No he visto una sola agrupación interesada en los aspectos productivos y de desarrollo. Todas están preocupadas en copar el poder. En lo personal, no creo que con el nuevo Congreso cambien las cosas en el país”, señala.

El presidente de AREX Lambayeque enfatiza en los tiempos que dispondrá el nuevo Parlamento, que dadas las circunstancias podrá ejercer solo tres legislaturas, de las cuales la última, entre marzo y julio del 2021, se verá opacada por el escenario electoral nacional de ese año.

“¿Qué podemos esperar? Creo que con un poco de meditación podemos decir que nada. Los que saldrán elegidos este domingo, ¿conocen de constitución?, ¿saben realmente de desarrollo y función legislativa? Irán a aprender y mientras tanto, ¿qué? Lo que yo veo es que aquí el interés está concentrado básicamente en el poder y el poder es opuesto al desarrollo”, indica.

Anota que la clase intelectual del país se ha dedicado al mundo social, mas no a los aspectos productivos y de desarrollo.

“Hay una habilidad para encontrar culpables, pero no soluciones; habilidad para dilatar los tiempos, para dejar de hacer, para mostrar desinterés por lo que realmente importa para el país. El presidente de la república, por ejemplo, tiene un discurso que para hacer realidad tiene que pasar por decisiones políticas y a veces quienes toman las decisiones no están interesados en que ese discurso se convierta en hechos. A mí, verdaderamente, me da pena que hoy la gente se conforme con que se proyecte un crecimiento de la economía del 2 %”, precisa. 

Deja tu Comentario