Semanario Expresión up

PABLO FERNÁNDEZ DÍAZ: “LAS EMPRESAS NO TIENEN CULTURA DE PREVENCIÓN”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1150

  comentarios   

Con motivo del reciente siniestro en Villa El Salvador ocasionado por un camión cisterna contenedor de gas, el corredor de seguros Pablo Fernández Díaz menciona que ese incidente revela que en el Perú las empresas no son conscientes de la necesidad e importancia de la cultura de prevención.

 

“Las empresas no tienen una cultura de prevención. Si la manejaran se podrían solucionar una gran cantidad de problemas. Y cuando hablo de prevención hago referencia a los seguros que muchas empresas no toman porque los consideran muy costosos. Sin embargo, no toman en cuenta que esa es la única forma de salvar su inversión”, explica Pablo Fernández, corredor de seguros con 40 años de experiencia.

El especialista comenta que las empresas desde un inicio deben tomar el seguro, pues muchas de ellas ya nacen con una serie de fallas e inexperiencia que pueden ocasionar un siniestro en cualquier momento. Sin embargo, mayormente el seguro recién se contrata cuando ya la empresa ha crecido, debido a que no quieren perder todo el dinero y esfuerzo que han puesto.

“Los corredores de seguros, como yo, tenemos la obligación de hacer un análisis de todos los riesgos que tiene la empresa. Por ejemplo, si tienen un local alquilado o propio, qué maquinarias y vehículos posee, si maneja materia prima y demás cuestiones que son tomadas en cuenta en la evaluación”, comenta.

 

TIPOS DE SEGURO

En ese sentido, Fernández Díaz explica que existen seguros contra incendios para locales de las empresas, así como para su mercadería. Además, seguros para los vehículos y para los trabajadores.

“La empresa debe manejar el Sistema de Seguridad Social para sus trabajadores. Es ahí donde entra  a tallar el Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo – SCTR, que brinda la cobertura de atención médica o prestaciones económicas que pueda requerir un trabajador a consecuencia de un accidente de trabajo o enfermedad profesional”, detalla

Por otro lado, en lo referente al Estado, Fernández Díaz indica que existe una norma que obliga a los funcionarios públicos a respaldar los patrimonios del Estado como los colegios, hospitales, carreteras o reservorios, debido a que en estos se invierten montos muy elevados que provienen de todos los peruanos.  

“Generalmente solamente se asegura a los proyectos grandes como es el caso de Tinajones  y es que en Perú no existe una cultura de prevención de riesgos y no se preocupan por resguardar el patrimonio nacional”, afirma.

Asimismo, señala que en el país existe el Seguro Agrícola, que fue una norma del Estado para cubrir los cultivos afectados por cualquier plaga o los daños ocasionados por lluvias, sequias y demás situaciones que afectan a la producción.

“Cuando se trata de seguros, es necesario mirar al futuro. En cuestiones agrícolas, si bien es el agricultor el que se ve afectado directamente, es también el Estado el que dejará de percibir impuestos y demás aportes provenientes de la agricultura”, señala.

 

SINIESTRO DE VILLA EL SALVADOR

En esa línea, en lo referente a lo sucedido en Villa El Salvador, el especialista menciona que las empresas que transportan productos peligrosos deben ser reguladas por los entes que hacen este tipo de control, para así garantizar que los vehículos estén en óptimas condiciones para circular.

“El camión cisterna que ocasionó el siniestro no tenía licencia, incluso, no contaba con permiso por parte del Ministerio de Energía y Minas – MINEN, y del Ministerio de Transportes y Comunicaciones – MTC. Por ello, existe una responsabilidad tremenda por parte de los entes reguladores de las empresas”, explica.

El especialista señala que si esa empresa hubiera estado asegurada la cobertura habría sido la encargada de responder por los daños que ocasionó no solo al chofer del vehículo, sino también a los bienes de los alrededores y a las personas afectadas.

“Ese vehiculó debería tener una cobertura mínima de 150 mil dólares y adicionalmente debería tener un Seguro de Responsabilidad Civil por el transporte de mercaderías peligrosas. Sin embargo, debido a la magnitud del siniestro esa cantidad no habría alcanzado para cubrir todo lo ocasionado”, enfatiza.

Por ello, señala que es necesario que el Estado incremente las sumas para asegurar, pues estas no responden a los daños que se ocasionan.

En cuanto a las cifras, Fernández Díaz menciona que si el vehículo tiene hasta mil galones de capacidad, el monto del seguro es de hasta 100 Unidades Impositivas Tributarias – UIT, que equivalen a un aproximado de 400 mil soles. En caso la capacidad sea de mil a 10 mil galones, el monto sería de 200 UIT y si es de 10 mil a más, de 300 UIT.

Deja tu Comentario