Semanario Expresión up

EL PERIODISTA íNGEL VALLEJOS CONFIRMA: "SOY RESPONSABLE DE LA CANDIDATURA DE DAVID CORNEJO POR APP"

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1009

  comentarios   

Exeditor del diario La República confiesa que fue quien acercó al ahora alcalde de Chiclayo con el partido de César Acuña.

 

El periodista Ángel Vallejos Pasco es una de las voces más críticas de la gestión del alcalde David Cornejo Chinguel. A diario pone el dedo sobre los tropiezos de la autoridad y sus funcionarios a la cabeza del municipio, y no faltan sus hilarantes comentarios en las redes sociales que agitan aún más la desazón general sobre la labor del edil. Sin embargo, lo que pocos saben es que Vallejos Pasco, exeditor de la edición regional del diario La República, fue quien acercó a David Cornejo a Alianza Para el Progreso y es quien lo ayudó a concretar su candidatura provincial.

 

En resumen, el periodista se atribuye la autoría de la postulación de Cornejo Chinguel por el partido de los hermanos Acuña Peralta, esto luego de un pedido expreso que a fines del 2013 le hiciera el gobernador regional de Lambayeque, para que el empresario educativo, quien se había proclamado disidente del Partido Humanista Peruano, recalara en las filas de APP y con ello sumara al plan político de la agrupación.

 

Expresiónentrevistó a Ángel Vallejos para conocer sus reflexiones sobre Chiclayo, a propósito del 182 aniversario que conmemoró la provincia el 18 de abril, efeméride que se cumplió en un clima de incertidumbre por los problemas que agobian a la población y que – según afirma – el gobierno de David Cornejo no podrá solucionar.

 

¿Cómo analiza la situación de la provincia de Chiclayo en este nuevo aniversario?

Muy preocupante diría yo, creo que se han perdido años valiosísimos para encontrar el inicio de la solución de los problemas, aunque no necesariamente esta gestión estaba hecha para solucionar todo. Creo que Cornejo perdió la oportunidad de ser el gran iniciador de la refundación de la ciudad y ha terminado refundiéndola, afectando todos los intereses posibles y válidos para que esta iniciación sea lograda.

En ese sentido, considero que este tiempo perdido se ha manejado sobre la base de mucha improvisación, de mucha incapacidad y desatendiendo lo que Chiclayo necesita y exige.

 

Desde que le ha tocado ejercer su derecho al voto, ¿Cuál cree que ha sido el alcalde más cercano a las expectativas de la población y que merece ser recordado como “primer vecino”?

Es un poco difícil hacer esa distinción, hay algunos alcaldes que han hecho cosas positivas, hay quienes destacan más por la obra física, que es la que determina el recuerdo del ciudadano y en ese caso definitivamente, por los últimos tiempos, Arturo Castillo tendría que saltar a la palestra, porque tenemos una memoria muy reciente, como la obra del Paseo Las Musas. Arturo Castillo puede vivir tranquilo y morir igual porque es recordado por esas acciones, han habido definitivamente otros alcaldes que han destacado por su presencia, por su actividad en el ejercicio.

Si son o no dignos de ser nombrados primer vecino creo que el tiempo evaluará esas circunstancias, yo no me atrevería a decir algún nombre específico, pero sí creo de los últimos tiempos Arturo Castillo destaca. No creo que haya sido lo que la ciudad necesitaba, pero destaca porque finalmente hizo cosas que están en la recordación y eso es muy importante.

Creo que la ciudad desde hace muchos años exige una planificación sostenida en el tiempo y nadie ha sido capaz de hacer ese sostenimiento, nadie ha dicho: “No me importa que yo sea rival político de este señor pero tengo que continuar con esto porque la ciudad lo necesita”. Nadie lo ha hecho, siempre hemos venido frustrando y bloqueando y esquivando la responsabilidad histórica de lo que la ciudad necesita.

 

David Cornejo llegó a la municipalidad siendo la esperanza para un pueblo que acababa de tener a un alcalde y a sus funcionarios presos por actos corrupción, pero transcurridos los meses el pueblo que votó por él empezó a sentirse engañado y estafado. ¿Lo cree así?

Hay dos cosas, creo que dentro de todo Cornejo terminó siendo el mejor candidato, parece contradictorio pero resultó siendo el mejor candidato. Una campaña política vende esperanzas y fue quien la supo vender acompañado del equipo de APP, que le ofrecía el recurso, la logística para hacerlo, porque si nosotros hubiéramos sido más mesurados simplemente para analizar la propuesta de Cornejo hubiéramos dicho: “El señor viene disfrazado de Harry Potter”, o no sé de qué. ¡Cuatro baipás! Solamente ese hecho era para alarmarnos. Sin embargo, no lo asumimos y como se dice compramos todos los boletos del talonario y nos salió en la rifa.

Se preocupó por ser un buen candidato y se despreocupó por ser un buen alcalde.

 

Como medio de comunicación, Expresión se encargó de decir en campaña que Cornejo Chinguel le mentía mucho al electorado y que tenía antecedentes para dudar de su idoneidad. ¿Qué ganó entonces entre los votantes?

Insisto en que la política de los últimos 50 años se ha manejado técnicamente por la emoción y no por la razón, aun cuando creo que históricamente ha sido siempre así.  

Ustedes en Expresión y otros medios más trataron de mostrar al David Cornejo que realmente era como empresario y como persona, pero la gente no quiso atender eso, no quiso saber o poner de conocimiento que en Chiclayo no se podían hacer cuatro baipás, que en Chiclayo no se podía hacer todos los mercados que ofrecía, que no se podía hacer los 500 parques que prometió sin antes mejorar los que tenemos, etcétera.

 

En aquel tiempo usted fue editor del diario La República.

En una parte. Yo estuve en La República hasta mayo del 2014, aún Cornejo Chinguel no estaba inscrito en APP, pero sí me tocó parte de la campaña.

 

¿Usted alguna vez lo investigó?

No, no lo investigue más allá de lo que normalmente se había hecho, por ejemplo con el famoso tema de la presunta conexión clandestina del agua, porque allí salí. No hubo una investigación más allá del hecho informativo propiamente, es más antes de eso no conocía a David Cornejo.

 

¿Compartió la mesa con Cornejo?

Por supuesto.

 

¿Fue su asesor?

No fui un asesor exactamente, trabajé por pedido expreso de él para algunos elementos de cercanía a los medios, es algo que a mí  me gustaría precisar, porque algunos en broma me responsabilizan de lo que ha significado la presencia de Cornejo en la alcaldía, pero yo no soy el electorado, yo no fui el 22.20 % que votó por él.

 

¿Pero se sumó al grupo de asesores o de consejeros que proyectaba la mejor imagen de él?

No, la mejor imagen no. Yo lo que hacía era, no tengo ningún inconveniente en decirlo, indicar qué temas tenía que tratar y en qué sectores, no tenía más responsabilidad que eso. Le decía o preparaba un informe sobre realidad de las agroindustrias y él se encargaba de plasmar eso en los medios que debía salir; trataba de hacer alguna coordinación y muchas veces no se lograba.

En algún momento el señor consideró que yo no podía estar más porque no veía resultados y después otra vez me convocó. Esa ha sido mi responsabilidad: establecer algunos puntos temáticos de su discurso y su cercanía a algunos medios.

 

¿Recomendó a alguien para algún cargo en la gestión de David Cornejo?

Por supuesto que sí, yo fui convocado para trabajar directamente y no quise porque ya sabía lo que era el trabajo en el sector público, básicamente en el tema municipal, pero por supuesto que recomendé a algunas personas que están hasta ahora.

 

Por ejemplo…

La jefa de imagen institucional, porque no hay nada oculto, no es ninguna novedad y, además, no lo hice para el tema de la municipalidad propiamente. Yo dije que habiendo una circunstancia personal y además porque ella trabajaba en el instituto de Cornejo y luego se sumó a la campaña, vaya al CGT en primer momento. Yo pedí que le den una oportunidad para que crezca profesionalmente porque sabía de su limitación, porque recién había terminado de estudiar en la universidad.

No puede decirme nadie lo contrario porque lo hablé directamente con Cornejo y él lo hizo de alguna forma en agradecimiento.

 

¿Fue usted quien recomendó a David Cornejo a los hermanos Acuña para que sea el candidato de Alianza Para el Progreso?

No, fue al revés. A mí me consultaron qué posibilidad había de que David Cornejo sea el candidato de Alianza Para el Progreso y yo la verdad que no lo conocía, pero era un pedido de un amigo, de Humberto Acuña.

 

¿Humberto Acuña le consultó la posibilidad de llevar a David Cornejo como candidato?

Ya no hay infidencia acá, no tengo ningún compromiso con ninguna de las partes y además nunca me lo han preguntado. Habían dos candidatos: un candidato natural de APP que era Raúl Valencia Medina y el otro que quería meterse por los palos era Miguel Ángel Bartra Grosso, y Humberto Acuña me dijo que estaban viendo otra posibilidad y que veían con buenos ojos el crecimiento político de David Cornejo. Me acerqué a David Cornejo este me dijo que también tenía esa intención, entonces los dos de alguna manera facilitaron mi trabajo.

 

Entonces, ¿le debemos a usted el acercamiento de David Cornejo con APP?

Eso lo acepto en todos los términos, yo soy responsable de la candidatura, mas no de la elección del señor Cornejo.

 

¿Y cómo fue el rompimiento con Cornejo?

Yo insistía en que él debía cumplir cosas básicas respecto de la ciudad. Por ejemplo, tenía que salir a exponer y lo primero que hizo fue romper con los colegios profesionales. Yo le dije que ese era un error, porque él había presentado a su equipo gerencial en el seno de los colegios profesionales y de alguna manera no quiso hacer caso y como diciéndome de alguna manera que yo no formaba parte de nada y que además dejaba constancia de mi acercamiento a Humberto Acuña, cosa que no niego en el contexto amical, no político, no empresarial ni nada.

 

¿Cuándo se aleja usted de Cornejo Chinguel?

En febrero del 2015, el quedó en llamarme y yo veía una serie de cosas que afectaban a la gestión, que yo sabía que se podían controlar con decisión.

 

¿Considera que Cornejo ha encargado en las jefaturas municipales a gente inexperta para poder manipularla?

Es lo clásico cuando no tienes a una persona de tu nivel o más de lo que tú puedes ser para equiparar acciones, reacciones, pensamientos y cotejar ideas. Las personas que se sienten sumisas y no tienen la capacidad de reacción y que además dependen o de un buen sueldo o del único sueldo que podrían encontrar en lo inmediato en el mercado laboral entonces terminan haciendo el clásico “chicheñó”.

 

¿Es también autor del acrónimo Corchín?

No me pertenece, Corchín es un acrónimo así como él dice “Dacor”, que significa David Cornejo. Lo leí una vez, lo capturé y cuando le pregunté a la persona le dije que me parecía extraordinario. Me dijo que tampoco era su creación, así que simplemente lo empecé a usar.

 

¿El calificativo de “esperpento” al regidor Luis Carlos Cabrejos sí es de su autoría?

No hay ningún insulto ahí y me fascina cada vez que se lo digo, es un tipo impresentable. Luis Carlos Cabrejos no tiene personalidad, es un tipo que en el criollo del término es maletero al mil por ciento.

 

¿Cuántos del entorno de David Cornejo te han quitado el habla?

Ninguno, me reúno con muchos de ellos, me tomo un café, un cebiche, unas cervezas con ellos con ningún problema; discutimos, hablamos, fijo mi posición.

 

¿David Cornejo ha comprado a parte de la prensa local?

Por supuesto que sí, no lo puedo probar pero yo estoy convencido que así es y creo que ahora se está conociendo el detalle.

Hay personas que se benefician directamente si no es con dinero del municipio, con dinero que él tiene acostumbrado a darle a la gente a través de sus empresas.

Les cuento, yo tengo que ir casi todos los días a recoger a mi nieto y tengo que pasar obligatoriamente por la casa de David Cornejo y encuentro a no menos de cinco periodistas esperándolo en la puerta, periodistas y hasta directores de medios en el jardín, sentaditos.

 

¿Cree que por estas prácticas se asemeja mucho a Roberto Torres en el gobierno?

Creo que todos los gobiernos municipales se alían a cierto sector de la prensa, algunos los tratan mejores que a otros, pero el asunto es que utilizan a algún sector de la prensa para determinados fines, por ejemplo agraviar, insultar, atacar y mermar las honras.

Cornejo debería explicar cuál es para él ese sentido de cambio casi mesiánico que ha dado para con la prensa que llegó hasta la puerta de su casa y lo abofeteó, y que ahora tiene toda la disposición de seguir sirviéndolo.

 

¿Cree que David Cornejo miente como autoridad?

Es un irresponsable con la suerte histórica que Chiclayo le dio a través del voto, porque él estaba llamado a ser el iniciador de la gran transformación de la ciudad. No estaba llamado a ser el gran ejecutor de las obras, con ordenar bien las cosas, planificar bien, convocar a todas las instituciones y encaminar ya hubiera hecho bastante. Sin embargo, lo tenemos protegiendo a funcionarios de manera sospechosa, botando a otros también de manera sospechosa y, sobretodo, sin una respuesta coherente cada vez que se le pregunta por la esencia de su trabajo municipal en función del cumplimiento de la promesa electoral.

 

¿Cómo cree que acabará Cornejo?

Apretando mucho los puños, encogiendo los hombros y tratando de ir por el lugar menos bullicioso, así va a terminar. No sé si procesado o posiblemente corriéndose de alguna acción penal o de una sentencia.

 

Deja tu Comentario