Semanario Expresión up

CARMEN MIRANDA:“LAS LEYES QUE PROTEGEN A LA MUJER NO TIENEN RESULTADOS POSITIVOS”

Escribe: Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 1053

  comentarios   

En el Día Internacional de Mujer, la past presidenta de la Junta de Fiscales de Lambayeque, Carmen Miranda Vidaurre, reflexiona sobre la efectividad de las normas dadas para proteger a la población femenina de la violencia. Asegura que mientras no se definan políticas de Estado claras a favor de las mujeres y no se eduque a la población, los resultados seguirán siendo débiles.

 

¿Qué tan difícil es para una mujer hacer frente a la delincuencia a través del trabajo fiscal?

La labor del Fiscal es compleja y difícil en líneas generales. Para la mujer fiscal es un poco más difícil, pues tiene que enfrentar diversas reacciones de tinte machista que provienen de diversos sectores de la sociedad. Pero mayor dificultad representa enfrentarse a grupos criminales, a la delincuencia común, de cuello blanco, y delincuencia organizada, sabiendo que siempre estamos expuestas a riesgos y amenazas en el desarrollo de nuestra función; pero somos personas valientes, decididas, firmes y con gran coraje. 

 

En su experiencia personal, ¿tuvo usted que enfrentar algún tipo de discriminación por su condición de mujer para llegar hasta el máximo cargo del Ministerio Público en Lambayeque?

No tuve que enfrentar ningún tipo de discriminación para acceder a los cargos que he ocupado. Considero que vivimos desde hace mucho años una transformación de la sociedad que ve con naturalidad que las mujeres asumamos cargos de importancia y de representación.

 

¿Considera que el machismo es aún un serio obstáculo para el desarrollo profesional de las mujeres dentro de la administración pública?

Considero que sí es un obstáculo para el desarrollo profesional de las mujeres dentro de la administración pública; pero también en todos los ámbitos. No olvidemos que aún hay mujeres profesionales que no pueden laborar porque se dedican a la crianza de sus hijos, no existiendo un tratamiento diferenciado que favorezca su desarrollo, por ejemplo un horario especial para aquellas madres de niños pequeños o especiales. Tampoco podemos dejar de mencionar que en muchos hogares aún se impone el machismo y esto contribuye al retraso en el desarrollo profesional.

 

¿Por qué cree que aún es mínima la participación de la mujer en política?

Porque no se ha dado una ley de cuotas de género que resulte verdaderamente beneficiosa para el desarrollo de la mujer en política. Considero que esa es una de las razones que la detiene. Otro factor es que la mujer política no es ubicada dentro de las listas de candidatos en un lugar preferencial, sería interesante contar con una norma que permitiera la alternancia para posibilitar la llegada de mujeres a cargos de elección popular.

 

¿Ha sido tentada en algún momento a incursionar en política?

No. Me dedico plenamente a mi labor en la Fiscalía y no he tenido ninguna invitación de algún partido político. Estando en actividad, tenemos prohibido incursionar en política.

 

¿Cree que son suficientes las normas dadas para proteger a las mujeres, como la ley contra el acoso callejero y el feminicidio? 

Las normas por sí solas no van a dar resultados positivos. Considero que si no se realiza una labor educativa tanto en los centros de enseñanza como en casa, la mujer seguirá sintiéndose desvalida. Es cierto que se han dado leyes que protegen a la mujer de la violencia, el acoso y la muerte, pero estas no han dado resultados positivos, por cuanto no van acompañadas de campañas de sensibilización y educación. Además de ello no existen soportes de prevención, ni de apoyo emocional o físico que posibiliten su protección.

 

¿Qué otras reformas deberían emprenderse a nivel normativo para sancionar la violencia contra las mujeres?

Considero que los tipos penales deben ser claros para permitir la aplicación de las sanciones que se señalan en las normas penales. Sobre el feminicidio, por ejemplo, existen diversas posiciones jurídicas que aún no se han resuelto. Lo hemos visto recientemente en un caso al que se ha dado bastante publicidad. En mi criterio no existe una política permanente que permita considerar que se quiere luchar contra la violencia que se ejerce contra las mujeres, pues a nivel legislativo ha habido marchas y contramarchas.

 

Han pasado más de 20 años desde que se dio la primera ley de protección contra la violencia familiar, pero los índices de violencia van en incremento. Ello nos indica que se deben reformular las normas legales, permitiéndose la participación de los Fiscales de Familia en los casos de violencia familiar y de género, con la participación de profesionales que deben avocarse a tratar a los agresores.

 

Se necesita un equipo para atender cada situación de violencia, pues hemos visto que una agresión simple puede ser el inicio de algo mayor que ponga en peligro la vida de las mujeres. Todos sabemos que las medidas de protección son muchas veces letra muerta. Por ejemplo, el mandato judicial que prohíbe a los agresores acercarse a las víctimas o la prohibición de insultarlas o agredirlas psicológicamente tiene como corolario un posible proceso penal, pero esas medidas no protegen a la víctima, más aún si la ejecución de las medidas de protección no está a cargo de los órganos judiciales que las emiten, los que tampoco han sido dotados de presupuesto para conseguir una verdadera protección.

 

¿Cómo empoderar a la mujer en la sociedad actual?

Es en el hogar el lugar donde la mujer debe ser adiestrada desde pequeña para enfrentar los problemas de violencia que sufre nuestra sociedad. Criarla con el concepto de igualdad plena, con alta autoestima, es un reto que los padres de familia deben enfrentar a sus hogares. Si desde pequeña la mujer considera que puede afrontar cualquier problema que surja en su vida, por sí misma, entonces nadie podrá convencerla o decirle que no puede hacer tal o cual cosa y disminuirla por su condición de mujer. Estoy segura que las mujeres podemos superar todos los problemas que la vida nos va dando.

 

¿Qué significa para usted el Día de la Mujer?

Implica en principio recordar con admiración a aquellas mujeres que emprendieron hace siglos la lucha por la igualdad de género; así también nos permite reafirmarnos en nuestra posición de reconocer a la mujer como un ser libre, autónomo, independiente, capacitado, luchador y firme.

 

¿Cree que hay logros en favor de la mujer a lo largo de la historia?

Sí, hay muchos logros en favor de la mujer. Por ejemplo, el reconocimiento de su ciudadanía para participar en elecciones en el año 1956; el cambio en las normas civiles que dejan a la mujer en libertad para trabajar sin autorización del marido; el derecho de la mujer casada a llevar sus apellidos sin obligación de anexar el apellido del marido; también el derecho a acceder a cargos públicos sin ninguna limitación; su acceso al control de la natalidad, etc.

 

Hoy, a pesar del tiempo transcurrido, nos encontramos en la misma lucha por la igualdad de género que motivaron los primeros movimientos feministas y hay que continuarla.  

 

¿Cree usted que el Estado Peruano ha dado verdaderas políticas por los derechos de la mujer?

Considero que aún no se aprecian las políticas que el Estado Peruano haya implementado; las mujeres siguen siendo agredidas, muertas, violadas. Las políticas que deben darse son de prevención y al respecto no aprecio que exista éxito. No hay casas de refugio, no hay profesionales suficientes para atender a la mujer lesionada física y psicológicamente; hay pocas redes sociales, no hay centros de atención integral.

 

No basta con inaugurar Comisarías de Mujeres o Centros de Atención, debe existir una evaluación semestral del éxito de las políticas implementadas y si no han sido exitosas, variarlas.

   

¿Desde qué edad trabaja?

Desde que era estudiante universitaria, 18 o 19 años, trabajaba sin pago, solo unas propinas. A cambio aprendí de grandes maestros, a quienes agradezco mucho sus enseñanzas profesionales.

 

¿Cuántos años tiene en la administración de justicia?

Ingresé al Ministerio Público en diciembre de 1984 y aún permanezco en la institución desempeñándome como fiscal.

 

¿Cuál es su mensaje por el Día de la Mujer?

Me gustaría dirigirme en especial a aquellas mujeres que sufren violencia doméstica o violencia de género y pedirles que reflexionen, analicen y decidan por su propio bienestar. Solo ellas podrán romper sus propias ataduras, superar sus limitaciones auto impuestas de silencio y permisión. Todas tenemos derecho a ser felices. Busquemos y luchemos por tener paz y felicidad cada día de nuestras vidas. Lo merecemos. 

 

¿A quién admira?

Admiro a Malala Youzafzai, quien cuando era apenas una adolescente se enfrentó a los talibanes, quienes después de invadir y someter a las poblaciones del valle Swat prohibieron la educación de las niñas. Ella se enfrentó al régimen talibán escribiendo en un blog en el que denunciaba las atrocidades que sufría la población. Fue víctima de un atentado en octubre del 2012, cuando se encontraba en un autobús escolar. Le dispararon en el cuello y la cabeza, poniéndola en peligro de muerte. Su lucha era por el derecho a la educación de las niñas de su pueblo. Yo considero que la educación es la clave del éxito en la vida de las personas, pues ayuda a superar la pobreza. 

 

¿Qué libros ha leído y le han servido en su actividad diaria?

Leo libros de derecho penal, derecho constitucional, derecho procesal, de diversos autores, como por ejemplo Carlos Creus, Donna, Roxin, García Cavero, San Martín, Salinas Siccha, Peña Cabrera Freyre y todos aquellos libros que sirven para la función que desarrollo. También soy aficionada a la lectura de las obras de Isabel Allende y de Gabriel García Márquez, entre otros.

 

¿Qué es para usted la familia?

Lo es todo. Es el lugar donde se da y se recibe amor, seguridad, armonía, perdón, amor a la patria y y se cultivan los valores de honestidad, responsabilidad; el lugar donde aprendemos del ejemplo que nos dan nuestros padres, de sus consejos. La infancia marca nuestra vida.

 

¿Cómo se puede cambiar la situación de Chiclayo?

Eligiendo mejor a nuestras autoridades. Estoy convencida que quienes postulen a un cargo de elección popular deben primero conocer los problemas que afronta la ciudad, saber de antemano cómo los va a solucionar, con qué recursos cuenta, qué obras podrá hacer y en qué plazos; los problemas que enfrentará con los sindicatos y todo aquello relacionado a la función que asuma. Pero no solo las autoridades deben ser mejores, sino también la propia población, la comunidad, la sociedad civil. No habrá ciudad limpia si los ciudadanos no son limpios y cultos. No habrá seguridad ciudadana si los padres no controlan a sus hijos desde pequeños, sino existe igualdad en el acceso a la educación, entre otros.

 

¿Qué le preocupa?

Me preocupa el incremento de la delincuencia y de la violencia sexual en la región Lambayeque. Me preocupa que los padres hagan oídos sordos a todo lo se publica en los diarios y continúen dejando a sus hijos expuestos a los peligros de ser violados por vecinos, tíos, primos y otros familiares; me preocupa el abandono escolar, porque esos niños y adolescentes no tendrán el futuro que corresponde; me preocupa que haya niños mendigos en las calles, explotados por sus propios padres; y los ancianos abandonados.

 

También me preocupa que no haya forma de rehabilitar a quienes se encuentran en la cárcel o en los centros juveniles. Son en realidad muchos problemas que no se abordan ni solucionan, y que contribuyen al deterioro de la sociedad.

 

¿Qué llamado hace a los profesores y padres de familia en este nuevo año escolar?

Que no sólo se limiten a enseñar los cursos que les corresponde, que se preocupen más por sus alumnos, sobre todo por aquellos que tienen déficit de atención, memoria u otra discapacidad. 

Deja tu Comentario