Semanario Expresión up

A NIVEL NACIONAL: SOLO EL 1 % DE MUNICIPIOS CUENTA CON PLAN DE DESARROLLO TURÍSTICO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1133

  comentarios   

Los municipios tienen, de acuerdo a su ley orgánica, la responsabilidad de promover el desarrollo económico de sus localidades y, para lograrlo, el aprovechamiento de la actividad turística es una buena alternativa. Sin embargo, a nivel nacional solo el 1 % de municipalidades cuenta en la actualidad con un plan para el desarrollo turístico, lo que evidencia el desconocimiento que se tiene respecto a este sector.

 

Carlos Ignacio Navarro, consultor en temas turísticos y municipales, menciona que el turismo puede convertirse en locomotora del desarrollo local en la medida que las autoridades entiendan que este permite la generación directa e indirecta de empleos, así como el afianzamiento de las unidades económicas y empresariales.

 

“El turismo es vital para el desarrollo local. Hay muchas autoridades y funcionarios que desconocen que el turismo es una oportunidad no solo de promoción, sino también de generación de empleo, con la cual podemos cambiar la calidad de vida y generar oportunidades para todo poblador. Con él se puede beneficiar a pequeños negocios, emprendimientos e ir más allá, pues en el proceso de crisis social y política que se vive actualmente en el país el turismo permite el crecimiento empresarial, desarrollando técnicas para el fortalecimiento de capacidades”, explica.

 

Añade que para que lograr el desarrollo económico local a través del turismo, toda gestión municipal debe priorizar lo más básico; es decir, mejorar la infraestructura, la conectividad, la limpieza pública y la seguridad ciudadana.

 

“Esos cuatro elementos generan desarrollo económico local, pero al no tener una concepción clara del desarrollo económico local sucede que muchos negocios ya están desarrollándose y las conexiones no son oportunas. Lo que se busca es que el turismo se enfoque a través de un plan de desarrollo, que se constituye en una hoja de ruta o línea de base que ayudará a potencializar o conocer cómo desarrollar la actividad turística en base a lo que ya existe. Lambayeque, por ejemplo, tiene todas las potencialidades y cuenta con negocios que están dedicados al sector, pero por la carencia de un plan es imposible, para los gobiernos locales, buscar financiamientos para los proyectos que beneficien al sector”, señala el especialista.

 

SIN RECURSOS

Ignacio Navarro acota que una de las grandes limitaciones de los gobiernos locales es el presupuesto, sobre todo si se tiene en cuenta que casi el 70 % de los recursos asignados a los municipios se destina al pago de planillas y el gasto corriente.

 

De ahí la importancia de los planes de desarrollo turístico, que al estar articulados al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo – MINCETUR, posibilitan el financiamiento para proyectos de inversión en el sector.

 

“En la actualidad, a nivel nacional solo el 1 % de las más de mil 800 municipalidades cuenta con el plan de desarrollo para el sector turismo, y varios tienen el documento, pero no le dan el valor que necesita. El plan no es un documento para tenerlo y guardarlo, sino para implementarlo y avanzar hacia la gestión y ejecución de infraestructura, señalización y acondicionamiento turístico, así como fortalecimiento de los emprendimientos como la artesanía. Uno de los principales problemas de las municipalidades es la falta de instrumentos de gestión. Yo recomiendo que toda autoridad al momento de asumir el cargo, en sus 100 primeros días, debe contar con documentos de gestión establecidos para lo urbano, lo turístico, lo económico y las capacidades”, precisa Carlos Ignacio, exfuncionario del MINCETUR.

 

GENERAR CAPACIDADES

Señala que en la actualidad las gerencias de Desarrollo Económico de las municipalidades deben contar con un cronograma de acciones que se respalden en un plan de trabajo y no únicamente concentrarse en acciones de fiscalización y emisión de licencias de funcionamiento, como sucede hoy en día.

 

“El problema radica en que desde las municipalidades no hay promoción de los negocios, yendo en contra de lo que dice la Ley Orgánica de Municipalidades respecto a su rol de promoción económica, considerando que existen actividades económicas definidas en el territorio y un tejido social. Si el municipio se dispone a trabajar con los hoteles y restaurantes, por ejemplo, puede añadirles valor a través de la certificación. Los municipios van a argumentar que no tienen presupuesto para capacitar, pero pueden recurrir a CENFOTUR, que es una entidad del Estado a la que se puede convocar. El hecho de incentivar y reconocer a los negocios genera más dinamismo”, comenta.

 

Ignacio Navarro remarca que toda inversión pública o privada genera empleo y con ello incrementa el gasto y la dinámica económica.

 

FINANCIAMIENTO

Respecto al financiamiento de proyectos turísticos, menciona como una de más importantes fuentes de recursos al Plan Copesco, que depende del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo y permite solventar la ejecución de obras para el sector.

 

En Lambayeque, por ejemplo, el Plan Copesco financió la construcción del malecón de Pimentel, así como la del malecón de Puerto Eten y la restauración de la Casa Montjoy, aunque en estos últimos sitios la inversión, debido a la falta de mantenimiento y calidad, se ha deteriorado.

 

Al respecto, menciona que muchas de las inversiones del Plan Copesco han sido dispuestas directamente por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo; es decir, sin participación de las municipalidades, esto porque carecen de los instrumentos de gestión validados que permitan orientar la inversión en turismo.

 

“Eso revela algo crítico, porque cuando se quiere desarrollar el turismo en una localidad es necesario articular y sin los documentos de gestión o sin oficinas especializadas en proyectos de inversión eso es prácticamente imposible. Muchas municipalidades dependen de otros gobiernos locales o del gobierno regional para que les formulen los perfiles de inversión. Esa es una limitación: no hay especialistas para formular buenos perfiles de inversión en todos los gobiernos locales. Otra realidad es que varios de los perfiles que se plantean no llegan a ser expedientes técnicos porque están mal elaborados y, por lo tanto, nunca llegarán a convertirse en obras”, refiere.

 

En tal sentido, considera que los municipios articulen convenios con el MINCETUR para que se consolide la elaboración de sus planes de desarrollo turístico, en los cuales se oriente inversión pública sobre temas puntuales, como infraestructura, conectividad y desarrollo del productor artesanal, que son competencias directas que tiene dicho ministerio.

 

A ello se debe sumar la coordinación directa con el Ministerio de Economía y Finanzas – MEF, que cuenta con una oficina especializada en inversión pública en turismo, además de los fondos que puede proveer el Ministerio de Cultura.

 

“Si articulamos con estos tres ministerios, pensando en que estamos próximos al bicentenario de la República, podríamos desarrollar y proponer muchos proyectos orientados al atractivo, la identidad cultural y el folclor, que en Lambayeque son muy ricos. Otra herramienta importante para financiar proyectos en turismo son las alianzas público – privadas, las iniciativas privadas y las obras por impuestos”, indica.

 

Carlos Ignacio precisa que los proyectos de inversión turística no solo se limitan a generar infraestructura, sino que deben beneficiar a todo el entorno en el que se ubican con una marcada orientación a generar desarrollo económico.

 

“Para lograr objetivos en turismo, desde el gobierno local, es necesario tener voluntad política y una visión compartida, capacidad de gestión y compromiso. Toda experiencia pública debe ir de la mano de los resultados óptimos. Cada ciudadano espera sentir el impacto del desarrollo en sus bolsillos y eso lo compromete con deberes y derechos, para eso hay necesidad de articular”, enfatiza.

Deja tu Comentario