Semanario Expresión up

EN LAMBAYEQUE: ELABORARÁN REGLAMENTO DEL CENTRO HISTÓRICO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1133

  comentarios   

  • La Gerencia de Infraestructura de la municipalidad provincial ha identificado 42 monumentos históricos en la ‘Ciudad Evocadora’.
  • El marco normativo permitirá regular las características de las futuras edificaciones.

 

Desde que se elaboró, en 1994, el primer Plan Director en Lambayeque – hoy se les llama Planes de Desarrollo Urbano – la ‘Ciudad Evocadora’ nunca tuvo un reglamento de su centro histórico. Hace 25 años se elaboró uno, pero nunca se puso en práctica. Los planes que le siguieron, el del 2005 y el del 2016, no contemplaron esta importante norma técnica para la preservación del espacio urbano monumental.

 

En ese sentido, el gerente de Infraestructura y Urbanismo de la Municipalidad Provincial de Lambayeque, Baltazar Flores Mino, afirma que están implementando un reglamento del centro histórico, para lo cual han realizado un inventario y catalogación de los hechos arquitectónicos, el mismo que les arroja un total de 42 monumentos históricos, 33 menos que los registrados por el desaparecido Instituto Nacional de Cultura – INC.

 

Comenta que el INC había delimitado una zona de espacio urbano monumental que estaba definida por el Malecón Ureta en la parte norte, la Avenida Ramón Castilla en el este, la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo en el sur y la Avenida John F. Kennedy al oeste.

 

“En la actualidad el centro histórico se ha visto reducido. Nos estamos olvidando de ciertas características de los espacios urbanos como la intersección de las calles Manco Cápac con Bolognesi, la calle San Martín y el famoso Barrio San Carlos que quedaba en la parte norte del Parque Infantil. En toda esta zona había casas de idénticas características”, asevera.

 

REGLAMENTO

Flores Mino señala que la realización del inventario de los hechos arquitectónicos les permitirá hacer un diagnóstico de estos para luego intervenir en ellos, lo cual será fundamental en la elaboración del nuevo reglamento del centro histórico.

 

Indica que mediante este reglamento se busca normar la protección del centro histórico de Lambayeque, a través del ordenamiento de las edificaciones que en adelante se construyan, además de realizar un plan de rehabilitación de aquellas que no guarden las características arquitectónicas de la época.   

 

“Todas las fichas del reglamento del centro histórico ya están establecidos por el Ministerio de Cultura, el cual especifica el estado situacional del inmueble, el de cada uno de sus elementos, sus dimensiones, además de un registro fotográfico de cada uno”, sostiene.

 

Afirma que con este plan se van a normar aspectos como las dimensiones y el material de los paneles publicitarios que se coloquen, las intervenciones en iluminación pública, el tipo de piso que deben tener los pavimentos exteriores, el material de las veredas e incluso su color; todo para lo cual es necesario hacer un estudio de prospecciones arquitectónicas y arqueológicas.

 

“Este reglamento va a ayudar mucho, por ejemplo, en épocas de campaña electoral, cuando se colocan paneles a diestra y siniestra y se pintan las casas con propaganda, dando una mala imagen urbana a la ciudad que ahuyenta al turista”, asegura.

 

CASA MONTJOY

Respecto al estado situacional de la Casa Montjoy, también conocida como ‘Casa de la Logia’, revela que la obra de restauración data del 2007, año en que se firmó el convenio por 431 mil 12 soles, pero hasta ahora no termina de entregarse formalmente.

 

Afirma que en octubre del 2011 se suscribió el acta de recepción de la obra, la cual fue firmada por un comité, pero no aparece la firma de la empresa supervisora ni del Plan Copesco, que aportó económicamente en la obra.

 

Asimismo, señala que la liquidación técnica financiera fue aprobada en octubre del 2012, un año después de su presentación, cuando la norma señala que deben transcurrir como máximo 60 días para consentir dicha liquidación.

 

Refiere que la gestión actual solicitó en julio de este año la búsqueda del expediente, para lo cual hubo idas y contravenidas, pues en primera instancia este se había extraviado, mientras que el Plan Copesco pidió en septiembre información de la liquidación y el cierre de la obra.

 

Apunta que por lo pronto se ha hecho la catalogación de cada uno de los elementos de la Casa Montjoy con ayuda de los estudiantes del décimo ciclo de Arquitectura de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, lo cual será importante para cuando se cierre la obra y se haga un nuevo proyecto, pues ya se tendrá claro lo que se va a intervenir y eso dará lugar a los Términos de Referencia – TDR, para la elaboración del nuevo expediente técnico de restauración.

 

“Hemos levantado información de cada elemento, cada puerta, cada ventana del balcón, las pilastras, etc.”, comenta.

 

PASAJE BICENTENARIO

Por otro lado, asegura que también trabajan en la construcción del Pasaje Bicentenario, una obra que está contemplada en el Plan de Desarrollo Urbano del 2016 y que se ubicaría entre la Calle Atahualpa y la Calle Pedro Vílchez, que va al Museo Tumbas Reales.

 

Apunta que este pasaje busca convertirse en un espacio urbano que vaya del Parque Principal al Museo Tumbas Reales, pues un gran flujo de turistas llega para visitar dicho recinto e inmediatamente regresan a Chiclayo.

 

“Por esta vía estará la plaza, el nuevo mercado, el Museo Büning, el Parque Infantil, el colegio Juan Fanning García, que también es una institución de época, y toda la arquitectura que se encuentra dentro de la parte perimétrica de la Plaza de Armas”, indica.

 

Como complemento a esta obra se encuentra la remodelación del Pasaje Artesanal Javier Anís, en el cual ya se inició una primera etapa con la mejora de los muros laterales y la iluminación. En la segunda etapa se tiene contemplada la implementación de una zona peatonal en la calle Atahualpa. “El pasaje artesanal más el peatonal le darán una dinámica urbana e interesante a la parte arquitectónica de la ciudad”, comenta.

 

CASONAS

Por otro lado, señala que semanas antes que colapsara el muro lateral de la Casa Varías, la gestión municipal ya había realizado fotos del interior del monumento, además de comprado 68 pies derecho y 23 tablones para apuntalar la infraestructura. No obstante, el día en que iban a intervenir hubo una emergencia en la Avenida Ramón Castilla, lo que ocasionó que el personal fuera derivado hacia esa parte y no se cumpla con la acción proyectada.

 

“Por algo ocurren las cosas, de repente si hubiésemos intervenido ese día en la Casa Varías hubiese ocurrido una desgracia con los trabajadores al desplomarse el muro por las lesiones de estructura que tenía la edificación”, afirma.

 

Señala que ahora están apuntalando lo queda de la infraestructura para empezar a desmontar, pero no podrán hacer más, pues la municipalidad no puede intervenir en una propiedad que es privada.  

 

Respecto a la Casa Doig, comenta que las últimas lluvias pusieron a prueba la restaurada edificación, la cual evidenció filtraciones y una cobertura en mal estado de policarbonato reciclado, además de rajaduras en la parte posterior.

 

Menciona que todas estas observaciones ya fueron corregidas, pues se le notificó al contratista para que pueda levantarlas.  Actualmente se está trabajando en la liquidación técnica financiera de la obra. “Han venido algunos comerciantes a solicitar su alquiler para poner una pollería, pero no se les ha hecho caso, pues se va a poner en valor la casa para hacer un museo aquí”, asevera.

 

IGLESIA SAN PEDRO

En cuanto al atrio de la Iglesia San Pedro, menciona que este proyecto se viene ejecutando de acuerdo a las especificaciones técnicas que dejó la gestión anterior. Hasta la fecha hay un avance del 81.87 % de la obra, en la cual ya se ejecutó el movimiento de tierras, las estructuras menores, las instalaciones sanitarias y eléctricas, un 85 % de los pavimentos y un 10 % de la rehabilitación del cerco perimétrico.

 

“Se dice que la obra está abandonada, pero no es así. Se está haciendo toda una reformulación del expediente basado en la intervención del cerco, para lo cual se contrató a un consultor que ha realizado las prospecciones arqueológicas y arquitectónicas para determinar su intervención. El consultor ya remitió su primer entregable y pronto entregará el expediente definitivo para poder iniciar nuevamente la obra”, sostiene.

 

Menciona que intervenir un hecho arquitectónico de época es totalmente distinto a intervenir en una obra nueva, dado que demanda graficar y registrar cada elemento que se va encontrando.

 

“Todos aspiramos a tener un centro histórico interesante e imponente como lo tiene Trujillo y pienso que lo podemos lograr. Estamos poniendo en valor los hechos arquitectónicos, coloniales y republicanos de nuestra ciudad”, asegura.

Deja tu Comentario