Semanario Expresión up

PERÍODO 2014-2018: ENTREGAN MEMORIA DE GESTIÓN DE LA CASA COMUNAL DE LA JUVENTUD

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1134

  comentarios   

  • Destacan de este ciclo la construcción de las palestras deportivas ‘C’ y ‘D’, el velatorio comunal y el cafetín.
  • El equipo de servidores de la institución siguen el ejemplo de su fundador, Guillermo Baca Aguinaga.

 

Con 32 años al servicio de Lambayeque, la Casa Comunal de la Juventud ‘Guillermo Baca Aguinaga’ - CCJGBA, es una institución emblemática del departamento que busca coadyuvar en la formación integral de los jóvenes proporcionando educación extraescolar y promoviendo su progreso individual de la mano con la vigorización solidaria de la comunidad a la que pertenecen.

 

El administrador general de la Casa Comunal de la Juventud, Guillermo Pérez Sialer, destaca además que la institución es un espacio de encuentro que contribuye a la formación de los jóvenes sin ninguna distinción, ni marginación, a fin de estimular su formación cultural, impidiendo así el avance del pandillaje o la delincuencia.

 

“La Casa Comunal es una institución privada sin fines de lucro de servicio a la comunidad. Nos autofinanciamos y cumplimos con las obligaciones que afectan a cualquier empresa. Sin embargo, por respeto a la comunidad queremos dar cuenta de los resultados que hemos logrado en estos cinco últimos años de gestión, en los cuales se ha demostrado que es digna de imitar y que el sueño hecho realidad de su creador es un acierto”, sostiene.

 

ORIGEN

El origen de la Casa Comunal de la Juventud se remonta a 1964 en que el entonces diputado Guillermo Baca Aguinaga recibió una invitación de la Juventud Libre Alemana – FDJ, para exponer el tema ‘La juventud en un mundo cambiante’. Allí conoció a las ‘Haus der Jugend’ o casas de la juventud, quedando impresionado por la forma en que una potencia económica como Alemania construía los cimientos de su sociedad a través de estas instituciones.

 

Baca Aguinaga decidió replicar lo visto no en Lima, sino en Chiclayo, su tierra natal. Así, el 30 de noviembre de 1967 se promulgó la Ley Nº 16736 – ‘Ley que crea la Casa de la Juventud de Chiclayo’. No obstante, durante el régimen de Juan Velasco Alvarado se derogó la misma.

 

Tras una serie de esfuerzos de Guillermo Baca, el 6 de septiembre de 1985, a través del Acuerdo Nº 015-85CPCH/A, adjudicó el terreno para la edificación de la institución a título gratuito, el cual luego sería inscrito en la Superintendencia Nacional de Registros Públicos – SUNARP como propiedad la Casa de la Juventud, posteriormente renombrada como Casa Comunal de la Juventud ‘Guillermo Baca Aguinaga’.

 

AVANCES

Resaltan en la memoria de gestión entregada por Pérez Sialer que durante el último quinquenio se procedió con la modificación y restauración de las aulas ‘5’ y ‘6’, que durante 13 años habían servido como ambientes del Consulado de Alemania a cargo de Armin Büllow.

 

Asimismo, se realizó la restauración de los ambientes del segundo piso, aulas ‘1’ y ‘3’, que debido a un convenio entre la Gerencia Regional de Educación – DRE, y la Casa Comunal de la Juventud, sirvieron para albergar a los estudiantes del Colegio Elvira García y García mientras durasen los trabajos de remodelación de su local. La restauración consistió en el desarmado de las estructuras de ‘drywall’, la reparación del mobiliario, ventanas, puertas y pintado de ambientes.

 

Además, se acondicionó el espacio que era usado como depósito para dar lugar a una nueva aula, se construyó una palestra deportiva de uso exclusivo para las disciplina de vóley y básquet, y otra para la práctica de danzas.

 

Asimismo, se cambió la totalidad de las cerámicas de la piscina y se dio mantenimiento general a las instalaciones de la misma. De igual forma, se modificó la infraestructura recreativa de la ‘Plazoleta CCJ’ para convertirla en el ‘Patio Chiclayo’.

 

Del mismo modo, se construyeron poyos de concreto (bancos) en los exteriores de la Sala ‘2’, se renovó el enchapado de madera de la misma y de la Sala ‘1’, se modificó el Salón ‘1’ para convertirlo en un velatorio, en el cual se acondicionaron espacios para cocina, baños y un almacén.

 

Por último, se realizó el enlucido y pintado de los muros perimétricos de la institución, el cambio de la capa de asfalto por losas de concreto, la implementación de luminarias LED en la playa de estacionamiento ‘1’ y la construcción de la cafetería pública.

 

“Destaco también la institución de la ‘Condecoración Guillermo Baca Aguinaga Premio al Intelecto’, mediante la cual buscamos reconocer a ciudadanos ilustres que hayan destacado en las ciencias, letras, arte, educación, cultura, deporte y servicio social. Hasta el cierre del 2018 habíamos premiado a 26 personas en agradecimiento por su ejemplar labor”, sentencia.

Deja tu Comentario