Semanario Expresión up

BRECHA DIGITAL: CERCA DEL 10 % DE ALUMNOS EN CHICLAYO NO PUEDE CONECTARSE A SUS CLASES POR INTERNET

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1175

  comentarios   

  • Aproximadamente 11 mil 500 estudiantes a cargo de la UGEL Chiclayo tienen problemas de conectividad.
  • La UGEL Chiclayo congrega a cerca de 12 mil docentes, de los cuales aproximadamente cinco mil son cesantes y jubilados.

 

La Unidad de Gestión Educativa Local -  UGEL Chiclayo, es – después de la de Lima – la más grande del Perú, con dos mil 100 instituciones educativas a su cargo. Estas congregan a 140 mil estudiantes en los tres niveles de la educación básica regular. Sin embargo, 11 mil 500, es decir, el 8.21 %, tiene problemas de conectividad para acceder a sus clases.

 

Si bien esta situación no impide que los alumnos puedan hacer el seguimiento del programa ‘Aprendo en casa’, a través de la radio o la televisión, sí imposibilita que haya una retroalimentación con el docente, tal como explicó el director de la UGEL Chiclayo, Ángel Salazar Piscoya, quien demandó que el Ministerio de Educación – MINEDU, brinde tabletas digitales a dichos educandos.

Aseguró que las cuatro mil 825 tabletas que ha destinado el MINEDU para Chiclayo son insuficientes, pues no cubren ni el 50 % de la necesidad real, la cual en Ferreñafe y Lambayeque incluso es mayor.

“La adversidad crece porque ya se acabó el dinero del ahorro, del bono y no hay fuentes de trabajo. Los padres dejaron de pagar los equipos electrónicos. Esto se agudizará en los próximos meses porque el hambre y la miseria ya están dando sus primeros resultados. Nuestra expectativa es que las tabletas lleguen la próxima semana, al menos la primera quincena de octubre ya deberían estar acá porque esta vez el proceso lo ha realizado directamente el MINEDU con la firma Lenovo. Se requieren con urgencia”, remarcó.

Al respecto, indicó que la UGEL Chiclayo le ha dado a sus docentes el soporte de Google Meet ilimitado y 14 mil correos institucionales (se incluyen maestros de instituciones privadas). Además, todos los días, a través de su canal de YouTube, la UGEL brinda asistencia técnica, socioemocional, pedagógica, legal y administrativa a la comunidad educativa.

Sumado a esto, apuntó que la UGEL Chiclayo tiene seis psicólogos especializados en convivencia escolar, que están a disposición de los directores de las instituciones que soliciten sus servicios, los cuales se brindan gratuitamente.

 

Deuda social

Por otro lado, Salazar Piscoya señaló que las obligaciones pendientes con los maestros suman 224 millones 181 mil 125 soles, cifra que no podría honrarse aunque se destinara todo el presupuesto del Ministerio de Economía y Finanzas para el pago de deuda social.

Subrayó que el monto asignado este año por la cartera de Economía para el pago de la deuda social del sector Educación es de 200 millones de soles, lo cual se distribuye entre todos los departamentos del país. El año pasado, a la UGEL Chiclayo le correspondió 30 millones de soles, cifra que – espera – no disminuya este año.

“Este monto se distribuye de acuerdo a una escala: en primer lugar los que tienen más de 70 años y alguna enfermedad terminal, luego los que tienen más de 60 años y finalmente los menores de 60 que no presentan ningún mal. Es a cuentagotas”, cuestionó

Debido a esta realidad es que el Gobierno Regional de Lambayeque destinó los 23 millones de soles de saldos presupuestales al pago de deuda social. De este monto, al sector educación se destinaron 15 millones que se dividieron entre los casi cinco mil cesantes y jubilados de la UGEL Chiclayo.

 

Más deudas

En tanto, Salazar Piscoya refirió que el 35 % de los docentes de la UGEL Chiclayo cuenta con maestrías, 5 % con doctorado, mientras que la gran mayoría del resto se encuentra cursando estudios de posgrado. En virtud de ello, demandó que el Ministerio de Economía y Finanzas haga efectivo el bono que les corresponde a aquellos maestros, para evitar que se convierta en una nueva deuda social.

“En la década del 90 los maestros debían recibir el 30 % por concepto de preparación de clase, pero el Estado nunca les pagó y ellos se vieron obligados a litigar para recibir a cuentagotas lo que les corresponde. Más de 300 maestros (en la  UGEL) han fallecido esperando su dinero. Hoy tenemos docentes con más de seis años de haber egresado de sus posgrados y hasta ahora no reciben los 50 mil soles que les prometió el Estado por bono académico”, resaltó.

 

Descentralización

Salazar Piscoya propuso que la UGEL Chiclayo se descentralice en tres unidades de gestión para atender la necesidad de toda la comunidad educativa que actualmente la conforman 140 mil estudiantes y siete mil 713 maestros, auxiliares de educación y directivos, distribuidos en las dos mil 100 instituciones educativas (mil 300 públicas y 800 privadas). Si se suma a esta cifra a los cesantes y jubilados, el personal docente alcanza las 12 mil personas.

Además, de las unidades ejecutoras en Lambayeque, la UGEL Chiclayo es la que mayor presupuesto anual maneja (360 millones de soles), y cuenta con una planilla mensual de 23 millones.

“Si se descentraliza la UGEL tendría que dividirse el presupuesto, pero al menos se daría un servicio más oportuno, porque la justicia que tarda ya no es justicia. Cómo es posible que se mueran los maestros esperando el pago de la deuda social. Cuando me dieron la resolución del 35 % que me corresponde como directivo pensé ponerla en mi testamento y esperar que algún día uno de mis nietos lo cobre. Es la realidad de muchos maestros”, resaltó.

Respaldó su propuesta en la gran cantidad de denuncias que recibe la UGEL Chiclayo. Hace nueve meses, cuando inició su gestión, había 25 servidores del sector educación acusados por delitos contra la libertad sexual, acoso y tocamientos indebidos. De estos, a 23 ya se les culminó el proceso, con sanciones y absoluciones, según cada caso, y hoy solo quedan dos con proceso en curso. Sin embargo, según el inventario, hay procesos en trámite de otros años. Del 2015, por ejemplo, hay 72 casos sin resolver, de los cuales incluso algunos ya prescribieron.

“La UGEL Chiclayo cuenta con solo dos abogados para ver casos de reclamos y otros dos para asesoría jurídica.  En otras palabras, ni aunque este personal trabaje las 24 horas del día podría atender todos los procesos. Con poco personal y una gran carga, la UGEL Chiclayo es un lugar donde difícilmente se alcanza justicia”, precisó.

Añadió que la UGEL Chiclayo tiene solo 13 especialistas de educación, quienes tienen a su cargo más de mil 500 docentes y 180 instituciones educativas, cada uno, lo cual hace imposible que puedan brindar la orientación oportuna a los directores y maestros.

“Es una labor titánica. Humanamente los especialistas podrán conversar con cada docente una vez al año, mientras que en el resto del país cada especialista tiene como máximo ocho instituciones educativas a su cargo, a las que tranquilamente puede visitar una vez al mes”, precisó.

 

Perspectiva

En tanto, precisó que será difícil que en el corto plazo se vuelva a las clases presenciales. Por lo pronto, el próximo año serán semipresenciales. Por ejemplo, los alumnos solo asistirían dos días a la semana al colegio y lo harían por grupos.

Subrayó que será imposible que se cumplan con todas las competencias programas en el currículo nacional, ya que solo se abarcarán las consideradas básicas y que responden a la problemática de la pandemia.

Exhortó a los directores de las instituciones educativas a darle un buen uso al dinero que reciben por concepto de mantenimiento, pues los colegios que ha visitado se encuentran en malas condiciones. De no ejecutarse, este se revierte al erario público.

“En lo que va de la pandemia he ido a la zona rural de Oyotún, Nueva Arica, y Chongoyape. Allí encontré a maestros que una vez a la semana se van a los caseríos, a la casa de un padre de familia a donde llegan los estudiantes y dejan sus cuadernos con lo trabajado durante la semana. Ese día el profesor hace la revisión, recomendaciones y luego los padres llegan para recoger los cuadernos. El maestro ha vencido a la adversidad de la lejanía y no abandona sus responsabilidades”, destacó.

Deja tu Comentario