Semanario Expresión up

CALCULADA AL 2025: LA BRECHA DE INFRAESTRUCTURA EN EL PERÚ ES DE CASI 160 MILLONES DE DÓLARES

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1116

  comentarios   

  • Las Asociaciones Público Privadas le dan sostenibilidad a los proyectos de inversión.
  • Perú ocupa el puesto 63 en el ranking de competitividad global.

 

A pesar del desarrollo que ha mostrado el país en los últimos años, la brecha de infraestructura calculada por la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional – AFIN, es de 159 millones 549 mil dólares, lo que se debe principalmente a la falta de competitividad de la economía nacional, según señala el coordinador regional norte de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada - Proinversión, Humberto Maydana López.

 

De esta brecha son transportes (57 millones 499 mil), energía (30 millones 775 mil), telecomunicaciones (27 millones 35 mil), salud (18 millones 944 mil) y agua y saneamiento (12 millones 262 mil), los sectores con mayor deficiencia.

Maydana López señala que, según el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, el Perú se encuentra en el puesto 63 de 140 países, ránkingdel cual ha descendido posiciones, toda vez que hoy se encuentra detrás de Chile, México y Colombia.

 

¿A qué se debe la falta de competitividad?

El representante regional de Proinversión señala que, a diferencia de otros países como Singapur que no tiene mucho tiempo de haber dejado de ser un estado casi rural  para convertirse en una nación tecnológica, el Perú tiene casi 200 años de independencia, cuyos cambios en la política económica efectuados a partir de la década del 90 todavía son insuficientes.

Apunta que uno de los aspectos que evalúa el Foro Económico Mundial para elaborar este ranking es la fortaleza de las instituciones, indicador en el cual el Perú aún es débil; así como el mercado de trabajo, el mismo que atraviesa problemas debido a la economía informal que no permite que la gente sea adecuadamente empleada ni que se generen impuestos.

Otros indicadores son la educación y la capacidad de innovación. Sobre el primero afirma que el Estado abandonó desde hace mucho tiempo el rol de educar a su pueblo, siendo el privado quien ha llenado este vacío. Refiere que si bien existen algunas buenas iniciativas, los índices de comprensión lectora y razonamiento matemático demuestran que aún falta mucho por hacer. Sobre el segundo, indica que recién las universidades y las empresas privadas han empezado a hacer investigación, sin lo cual es imposible innovar.

Añade el rubro de infraestructura, del cual señala no consiste solo en fierro y cemento, sino el servicio añadido que se brinda en esa construcción. “Por ejemplo, cuando hablamos de un colegio, no nos referimos solo al ambiente cómodo, espacioso y bien equipado, sino también a los maestros que impartirán allí sus clases, porque un colegio sin profesores no es nada”, sostiene.

No obstante, afirma que también hay indicadores positivos en el Perú como la política macroeconómica, de la cual refiere que es muy fuerte y le permite al país tener un cierto blindaje frente a los cambios en la economía global, tales como la caída de la moneda china, del dólar o cambios en la Unión Europea.

 

Asociaciones Público Privadas

Para mejorar el índice de competitividad económica del país, Maydana López afirma que una modalidad son las Asociaciones Público Privadas – APP. Señala que el Estado no puede cerrar solo la brecha de infraestructura, la cual puede incluso agrandarse si ocurriese un desastre natural, sino que necesita la intervención del privado.

Explica que el objetivo de las APP es crear, desarrollar, mejorar, operar y mantener una  infraestructura para brindar servicios públicos. “Uno de los ejemplos más claros son las carreteras donde se hace concesiones para que sea el operador quien se encargue de darle mantenimiento”, señala.

Indica que promover las APP tiene múltiples ventajas, entre las que destaca la sostenibilidad, atributo en virtud del cual el contrato formulado con el privado le exige que este opere y mantenga la infraestructura, a diferencia de las construidas por el mismo Estado que por lo general son abandonadas con el paso del tiempo.

Señala que el Instituto Peruano de Economía –IPE, estimó que de 1992 al 2005 se perdieron 718 millones de dólares debido al deterioro de mil 357 kilómetros de carreteras como resultado de obras de mantenimiento parciales o de mala calidad.

Otra ventaja es que los riesgos de los proyectos se comparten. Es decir, mientras que cuando el Estado hace un proyecto bajo la modalidad de obra pública asume todos los peligros (diseño, construcción, demanda, inflación, financiamiento), cuando es bajo la modalidad de APP, estos riesgos los asume el privado.

“Cuando ocurrió el Fenómeno El Niño Costero muchos tramos de la autopista El Sol se interrumpieron, pero aquellos que estaban concesionados fueron rehabilitados rápidamente, lo que no ocurrió con el otro tramo de Sullana a Tumbes, que demoró bastante, más de un año”, sostiene.

Además, mejora la calidad del servicio que podría brindar el Estado sí hiciera una obra pública en solitario, incrementa la competitividad de las regiones y localidades, generan empleo, contribuyen a reducir la pobreza, ayuda a reducir el déficit de infraestructura y es una forma adicional de financiamiento de los proyectos públicos con características específicas.

“Si cerrásemos completamente la brecha de infraestructura vial, por ejemplo, las empresas no demorarían tanto tiempo en colocar sus productos, habría acceso a las mercados, menos costos logísticos, entre otros”, afirma.

 

Dinámica de inversión para una APP

El marco legal que regula la dinámica de inversión de las APP se encuentra en el Decreto Legislativo Nº 1362 – ‘Ley Marco de Promoción de la Inversión Privada mediante Asociación Público Privadas y Proyectos en Activos’, del 23 de julio del 2018; y el Decreto Supremo Nº 240-2018-EF – ‘Reglamento del Decreto Legislativo 1362’, del 30 de octubre del mismo año.

Maydana López señala que el monto mínimo para conformar una Asociación Público Privada cofinanciada por los gobiernos regionales y locales es de siete mil Unidades Impositivas Tributarias - UIT, es decir, 29 mil 400 millones de soles; mientras que el monto mínimo para una APP cofinanciada por el gobierno nacional es de 10 mil UIT, lo cual equivale a 42 mil millones.

Afirma que son esos montos elevados los que justifican esta modalidad de inversión. Por ejemplo, los tramos 2, 3 y 4 de la Interoceánica Sur costaron 694 millones de dólares, la Línea 2 del Metro de Lima y Callao seis mil 783 millones y la Línea de Transmisión Moyobamba – Iquitos 589 millones.

Anota que el plazo promedio de los proyectos adjudicados por Proinversión es de 22 años, siendo el plazo máximo de contrato de una APP 60 años y el mínimo para una iniciativa privada cofinanciada 10.

Asimismo, un proyecto de APP puede ser tanto autofinanciado como cofinanciado. En el caso del primero, es el mismo proyecto el que tiene capacidad propia de generar ingresos como ocurre con el caso de las carreteras que se autofinancian con los peajes. En el segundo, se necesitan de garantías financieras o no financieras para sacar adelante la infraestructura.  

“Hace poco se quiso hacer un hospital de alta complejidad en Piura que lamentablemente no llegó a buen puerto, pero allí se establecía que el Estado iba a cofinanciar el proyecto cubriendo la diferencia de precio que había entre la tarifa social que iban a pagar los pacientes y lo que en realidad costaba la atención”, recuerda.

En tanto, por su origen una APP puede surgir de una iniciativa estatal, lo cual significa que el Estado reconoce la necesidad de una infraestructura y formula un proyecto a partir del cual los privados compiten en un concurso, o de una iniciativa privada en la cual es justamente el privado quien hace los estudios y luego se somete a concurso.

 

Proyectos en activos

Por otro lado, Maydana López señala que existe otra modalidad que es la de Proyectos en Activos. Estos consisten en que el Estado pone a disposición del privado un bien material (terrenos, edificios) para que lo opere y mantenga.

“Por ejemplo, la municipalidad puede tener una piscina que por cuestiones económicas ya no le da el mantenimiento y se encuentra abandonada sin ofrecer el servicio para el que fue construida, entonces el ayuntamiento pone esta infraestructura al servicio de los privados para que le hagan llegar sus propuestas y se encarguen de operarla”, sostiene.

Señala que los Proyectos en Activos no comprometen recursos públicos y, por lo tanto, no pueden trasladar los riesgos propios de una APP al Estado. Además, es un trámite mucho más simplificado y el contrato puede darse a través de cesión de uso, arrendamiento, usufructo o superficie.

Un ejemplo de Proyectos en Activos es el proyecto Torres de Pacasmayo, conjunto habitacional de 220 viviendas sociales que se edificará en un predio urbano de 10 mil metros cuadrados de propiedad de la Municipalidad Distrital de Pacasmayo.

Maydana López explica que para este proyecto fue el municipio el que tenía los terrenos y para tratar de solucionar la necesidad de las familias de tener un hogar adecuado y evitar que el predio sea invadido posteriormente, llegó a un acuerdo con una empresa constructora para que edifique casas de interés social con una inversión de más de 24 millones de soles.

“Para algunos podría haber sido más fácil que la municipalidad venda simplemente los terrenos, pero si lo hacía el privado podría haber hecho cualquier cosa allí. En cambio con un Proyecto en Activos, la empresa adquiere un compromiso de inversión de hacer esas casas bajo las modalidades de Techo Propio y Mivivienda”, finaliza.

Deja tu Comentario