Semanario Expresión up

EN CENTRO MÉDICO DE ESSALUD CAYALTÍ: PACIENTES CON TBC NO RECIBEN ATENCIÓN OPORTUNA Y SE VULNERA SU PRIVACIDAD

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1123

  comentarios   

“El Consultorio del Programa de Prevención y Control de Tuberculosis no cuenta con ambientes distribuidos y diferenciados, los que además de afectar la calidad del servicio que brinda la institución genera riesgo de contagio a otros pacientes y de vulnerar su privacidad”, es una de las conclusiones del Informe N° 134-2019-OCI/0251-SOO, elaborado por el Órgano de Control Institucional – OCI de EsSalud.

 

El informe fue remitido en su totalidad el 18 de julio a la Presidencia Ejecutiva de EsSalud, a cargo de Fiorella Molinelli Aristondo, con la Carta N° 875-OCI/GCIII-ESSALUD-2019, suscrita por Janes Rodríguez López, jefe del órgano de control del Seguro Social de Salud.

La fiscalización se aplicó a inicios del mes en el Centro Medico Cayaltí, a fin de identificar situaciones adversas que ponen en riesgo la atención oportuna y de calidad a los pacientes.

 

HALLAZGOS

Uno de los primeros hallazgos de la comisión encargada de las labores de control que visitó el Centro Médico Cayaltí fue que el consultorio para la atención de pacientes del Programa de Prevención y Control de Tuberculosis no presenta una distribución y/o división de áreas diferenciadas con biombos o mamparas, por cuanto en el mismo ambiente se realiza también el control de enfermería del paciente y el consumo de sus alimentos, así como se expone la privacidad del paciente en cada consulta médica.

“La pared y piso no son de superficie lisa, limando la limpieza y favoreciéndose la acumulación de agentes bacterianos y polvo; los muros no están tarrajeados ni pintados con material no tóxico y lavable; no cuenta con puertas y separadores de ambientes que garanticen la privacidad del paciente en el acto médico, y no cuenta con sistema de ventilación cruzada para disipar los posibles focos de infección acumulados”, señala el informe.

También se identificó que el consultorio colinda con el área de emergencia, donde acuden pacientes con inmunodeficiencias; es decir, personas afectadas con una gran susceptibilidad a padecer infecciones.

 

TRASGRESIÓN DE LA NORMA

De acuerdo a la Norma Técnica NTS N° 113-MINSA/DIGEM V.01 “Infraestructura y Equipamiento de los establecimientos de salud del Primer Nivel de Atención”, aprobada con Resolución Ministerial N° 045-2015/MINSA, del 27 de enero del 2015, “los consultorios externos son ambientes destinados a la realización de las prestaciones de consulta ambulatoria por médico, así como las prestaciones de atención ambulatoria por otros profesionales de salud, que incluye a los ambientes diferenciados para la prevención y control de tuberculosis”.

“Los consultorios externos dispondrán de un área para entrevista y otros para examen clínico. La intimidad del paciente (en el área de examen clínico) deberá quedar protegida por medio de un elemento divisorio. Asimismo, podrá tener un área para vestidor cuando corresponda dentro del servicio higiénico, el cual estará compuesto de perchero y banca para desviste”, indica la norma.

Asimismo, se precisa que “el consultorio externo o módulo para la prevención y control de tuberculosis tendrá de preferencia un acceso diferenciado, tomando en cuenta la dirección de los vientos dominantes y una ventilación natural, junto con ambientes complementarios que permitan brindar una atención integral del paciente. Este consultorio o módulo deberá estar ubicado distante a los ambientes donde se atienden pacientes con inmunodeficiencia”.

Por la situación detectada, también se ha establecido que se viola lo señalado por la Ley N° 30287, Ley de prevención y control de la tuberculosis en el Perú, publicada el 14 de diciembre del 2014, cuyo artículo 6 indica que la persona afectada por tuberculosis tiene derecho a la privacidad y respeto de su dignidad, creencia religiosa y cultural.

 

PROBLEMAS PARA EL DIAGNÓSTICO

También se estableció que en el servicio de consulta externa y emergencia del Centro Médico Cayaltí hay dos equipos biomédicos: el electrocardiógrafo portátil (Etiqueta Patrimonial N° 701168) y uno de los monitores de funciones vitales (Etiqueta Patrimonial N° 364306), que se encuentran inoperativos por falta de repuestos.

“El director del CM Cayaltí, mediante correo institucional del 2 de julio del 2019, indicó que el electrocardiógrafo se encuentra inoperativo desde el año 2017, por lo que gestionó con directores de otros centros médicos cercanos (Oyotún y Úcupe), el préstamo de un equipo similar para la atención de pacientes y en el caso del monitor de funciones vitales, por su antigüedad, indicó que ya se encuentra de baja y para su reposición”, cita el informe.

Al respecto, se sabe que el jefe de la Oficina de Ingeniería Hospitalaria y Servicios de la Red Asistencial Lambayeque, mediante Carta N° 441-OIHS-OADM-RAL-ESSALUD-2019, del 8 de marzo del 2019, solicitó al jefe de la Oficina de Administración de la red la compra del repuesto para el electrocardiógrafo, documento que a la fecha obra en despacho de la Unidad de Programación.

Asimismo, con Carta N° 221-OIHS-OADM-RAL-ESSALUD-2018, del 9 de febrero del 2018, remitió a la dirección del Centro Médico Cayaltí los informes técnicos para el trámite de baja o reposición del monitor de funciones vitales. Sin embargo, pese al tiempo transcurrido, la Oficina de Ingeniería Hospitalaria y Servicios de la Red Asistencial Lambayeque y la dirección del centro médico no han reiterado el trámite administrativo para tener operativos dichos equipos biomédicos.

Deja tu Comentario