Semanario Expresión up

MOLINEROS APUESTAN POR LA MASIFICACIÓN DEL PRODUCTO: PROPONEN COMERCIALIZAR ARROZ FORTIFICADO EN BOLSA PARA LUCHAR CONTRA LA ANEMIA

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1141

  comentarios   

Sumándose a la propuesta del gobierno de combatir la anemia con el consumo del arroz fortificado, la Asociación Peruana de Molineros de Arroz – APEMA y la Sociedad Nacional de Industrias – SNI, anunciaron el inicio de un plan que apunta a la comercialización masificada del producto en bolsa.

 

El escenario actual para los productores de arroz no es precisamente el más auspicioso. Alfonso Garcés, presidente del Comité Gremial de Arroz de la Sociedad Nacional de Industrias – SNI, refiere que la industria del cereal en el país es suficiente para cubrir el mercado interno, considerando que el consumo per cápita es de 65 kilos al año.

“Sembramos aproximadamente 420 mil hectáreas de arroz en todo el Perú y con una producción promedio de siete mil 500 kilos por hectárea, tenemos tres millones de toneladas en cáscaras que convertidas son más o menos dos millones toneladas. El consumo total del país es de un millón 700 mil toneladas, lo que significa que somos autosuficientes para cubrir la demanda”, señala.

 

IMPORTACIÓN

Sin embargo, los arroceros deben lidiar con la importación del cereal, a la que consideran como competencia desleal porque llega al país libre de aranceles, lo que reduce notablemente el precio en el mercado frente al arroz nacional. Además, en otros países la producción arrocera es subsidiada por los gobiernos.

“En los últimos años ha habido fenómenos como la importación desmesurada a raíz de la franja de precios. La franja, de 160 dólares de arancel por tonelada, bajó a cero y dejó un mercado abierto al arroz importado. Si adicionalmente se suma que tenemos pocos destinos para importar, porque Colombia nos cerró la frontera, quiere decir que gran parte de la producción se queda en el mercado interno a competir con el importado. En el 2017 se importaron 400 mil toneladas y eso generó que el precio del arroz caiga drásticamente”, menciona.

Alfonso Garcés refirió también que otro de los aspectos en los que los productores de arroz trabajan es en la mejora de la infraestructura para el desarrollo de sus actividades. La preocupación parte por la preservación de los indicadores de inocuidad en el cereal.

En el caso del departamento, la mayor concentración de molinos arroceros se encuentra en el tramo de la carrera que une a Chiclayo con Lambayeque, área que no está zonificada como industrial y en la que no existen redes de agua y desagüe.

El representante de los arroceros en la Sociedad Nacional de Industrias comenta que se ha manifestado esta preocupación al gobierno nacional, porque es el Estado el que debe asumir la responsabilidad de proveer de servicios básicos a los sectores productivos.

“Le hemos dicho al Ministerio de la Producción que no se trata únicamente de carreteras el tema de la infraestructura al interior del país, también se trata de adecuar los parques industriales, que tengan todos los servicios de agua, desagüe, luz, infraestructura de tráfico para que se pueda desarrollar la industria. A nosotros nos preocupa cómo están ahora los parques industriales y los espacios que sin serlo funcionan como tal, como sucede aquí en Lambayeque. Es el Estado el que debe encargarse de la infraestructura porque el empresario no se va a encargar de habilitar servicios”, manifiesta.

 

ARROZ FORTIFICADO

Según la última Encuesta Demográfica y de Salud Familiar – ENDES, del 2017, el porcentaje de niños de seis a 35 meses con anemia en el Perú alcanza al 44.4 %. Esta cifra se ha mantenido casi igual en los seis años anteriores al 2017: en el 2012 (44.5 %), 2013 (46.4 %), 2014 (46.8 %), 2015 (43.5 %) y 2016 (43.6 %).  

Estas cifras se acentúan en el plano rural, donde el 2012 la anemia alcanzó el 53 %; el 2013, 51.7 %; el 2014, 57.5 %; el 2015, 51.5 %; el 2016, 53.4 %; y el 2017, 52.6 %.

Datos de la Gerencia Regional de Salud – GERESA, revelan que en Ferreñafe el 46 % de los niños menores de cinco años tiene anemia, en Lambayeque el 35 % y en Chiclayo el 27 %.

Ante ello, los productores de arroz han decidido plegarse a la campaña nacional contra la anemia a través de la producción y comercialización de arroz fortificado.

“Todos sabemos el problema de la anemia en el Perú y desde la institución tenemos que contribuir a la sociedad para acabar con este problema que afecta a los niños, especialmente, a los menores de cinco años. Entonces, ya hemos estado trabajando en este tema y hemos decidido ingresar masivamente a la producción arroz fortificado con hierro, vitaminas y zinc. Visualizamos que en los próximos dos años todo el mercado irá hacia el arroz fortificado”, refiere Tomás Padilla, presidente de APEMA.

Remarca que en otros países como Estados Unidos y Costa Rica existen normas que obligan a los productores a la fortificación del arroz, escenario que aún no se da en el Perú, pero al que se debe apuntar dada la necesidad de hacer frente a la anemia como problema de salud pública.

“En otros países como Costa Rica y Estados Unidos se han dado leyes, pero aquí es la industria del arroz la que dice: ‘Nosotros vamos hacia eso’, porque así se den leyes quienes las tienen que cumplir son los empresarios y nosotros tenemos la voluntad de hacerlo. Esperamos que en los próximos dos años toda la producción de arroz incluya la fortificación”, asevera.

Tomás Padilla acota que la fortificación del arroz representará un incremento mínimo en los costos de producción.

“Lo que apuntamos es a reducir el consumo de arroz a granel, que actualmente es del 80 % en el mercado nacional. Para garantizar que la fortificación tenga resultados y se asegure la inocuidad del producto este debe estar embolsado, ese es el paso que debemos dar en la industria arrocera nacional”, precisa el presidente de APEMA.

 

BENEFICIOS

La fortificación del arroz con hierro y 10 micronutrientes puede reducir en un 40 % la brecha nutricional en la población. Por ejemplo, aporta ácido fólico y vitaminas B12, B3, B6 y A, lo cual disminuye la anemia y también los defectos del tubo neural.

Además, aporta Zinc y vitamina E, los cuales mejorarán la respuesta inmune ante infecciones que originan diarrea e infecciones respiratorias agudas como la neumonía. Asimismo, el hierro y las vitaminas del complejo B mejorarán el metabolismo energético.

 

COMPRAS ESTATALES

Alfonso Garcés cometa las compras de arroz de los programas sociales del Estado, básicamente Qali Warma, son muy bajas.

“El Perú consume más o menos 140 mil toneladas mensuales de arroz privado, que proyectadas al año son un millón 700 mil toneladas y Qali Warma consume 23 mil toneladas al año, de las cuales el 50 % son de arroz son fortificado. Más o menos, Qali Warma consume el 1.5 % del total nacional. En consecuencia, el volumen es mínimo. La propuesta es que sea masivo con costos básicos, lo ideal sería al mismo precio de un producto no fortificado, pero es justamente esto lo que nos va a dar un valor agregado que nos podría proteger de las importaciones. Este es un plan integral en el que APEMA o la Sociedad Nacional de Industrias no son las únicas que tienen la solución, sino es una tarea de toda la sociedad y quien debe liderar el proyecto es el gobierno. Lo que nosotros estamos haciendo es dar la iniciativa y decir que aquí estamos presentes porque queremos apoyar en la reducción de la anemia”, enfatiza.

Deja tu Comentario