Semanario Expresión up

RICARDO OTOYA CABEZA: MÁS DE 50 AÑOS PINTANDO SOBRE ZAÑA

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1141

  comentarios   

  • Los cuadros del artista representan la riqueza de la arquitectura colonial de Zaña.
  • Un total de 14 obras de sus obras se expusieron en la Dirección Desconcentrada de Cultura – DDC Lambayeque.

 

Ricardo Otoya Cabeza tiene 68 años y pinta desde los 13. Natural de Zaña, el artista es un enamorado de su distrito, al cual representa en cada una de sus pinturas. “Pinto a mi Zaña como la recuerdo en la época de los 60. Quienes ven mis cuadros se darán cuenta que los monumentos arquitectónicos que plasmo no se ven así en la actualidad, porque ahora se han  deteriorado”, cuenta.

 

Otoya Cabeza señala que busca transmitir a través sus cuadros las vivencias que tuvo de niño, así como el paisaje rural y urbano de Zaña, particularmente los monumentos arquitectónicos tales como el Convento de San Agustín, el Convento de San Francisco, el pórtico de la Iglesia de La Merced, la Iglesia Matriz, entre otros.

 

TÉCNICA

El artista señala que sus primeros acercamientos con la pintura se dieron cuando estaba en el colegio, a través de los concursos escolares. Tiempo después empezaría a pintar en óleo y esmaltes, actividad que ejercía en paralelo con su oficio en construcción civil.

“Alrededor de los 40 o 50 años empecé a realizar trabajos en acuarela que es la técnica en la que ahora me he especializado, pues me parece que su transparencia se presta más para ciertos efectos que a veces en el óleo no se pueden lograr”, sostiene.

Apunta que para lograr sus cuadros primero realiza el pintado en cartulina blanca y luego la va mojando según los efectos que desea lograr. Posteriormente, plasma el dibujo, realiza el trazado y pone el color.

“Ya que la acuarela es transparente, el blanco casi no se usa, pero yo empleo una técnica que consiste en humedecer toda la cartulina primero y luego ir mojándola de a pocos. La acuarela es agua y color, entonces mientras más transparente es mejor, le da un mayor contraste, más vida”, asevera.

 

ZAÑA

Otoya Cabeza señala que sus cuadros – 14 de los cuales se expusieron a mediados de este mes en la Dirección Desconcentrada de Cultura - DDC Lambayeque - representan la arquitectura colonial de Zaña, de los cuales quedan algunos vestigios. Comenta que para lograr sus creaciones ha estudiado mucho sobre las riquezas de su distrito, pues considera que a través de la pintura también se ayuda en la sensibilización de la población y las autoridades en aras de conservar el patrimonio.

“Uno de las monumentos que represento en mis cuadros es el Convento de San Agustín, el cual es una construcción de estilo gótico, de las cuales hay muy pocas en el Perú. Es un orgullo para Zaña tener una arquitectura de primer nivel, llegaron incluso los mejores alarifes de la época como Blas de Orellana, por eso intento rescatar a través de mis cuadros esos edificios, que la gente vea su belleza”, asevera.

No obstante, señala que mucha de esa belleza se perdió no solo debido a los embates de la naturaleza, sino también a la mano del hombre, pues considera que la restauración del Convento de San Agustín prácticamente “fue un error”, dado que no se respetó su esencia arquitectónica.

“Creo que le quitaron todo el atractivo, ya que lo enyesaron por dentro y por fuera, cuando la idea debió ser mantener sus características. Ahora la vista exterior del templo ya no es como yo la conocí, por eso trato de rescatar su esencia con mis cuadros”, manifiesta.

 

PROYECTOS

Por otro lado, señala que aún es muy complicado que un artista pueda vivir de sus cuadros, pues muchas personas y, sobre todo las autoridades, no valoran el esfuerzo de quienes se dedican al arte.

“Aunque para mí la pintura no es rentable, tampoco considero que sea un pasatiempo. Es una suerte de paliativo para seguir realizando nuevos trabajos. Me costó mucho sacrificio montar mi última exposición, pues todo cuesta, los materiales y el tiempo que uno invierte pintando es ‘ad honorem’, cuya inversión muchas veces no se recupera”, cuenta.

El artista señala que en adelante piensa ya no solo pintar sobre Zaña, sino representar las riquezas de otros distritos como Monsefú y Mórrope, que tienen bastante aspecto costumbrista por recoger”, indica.

 

+NOTICIAS

  • Los cuadros de Ricardo Otoya se venden entre los 700 y mil 200 soles.

Deja tu Comentario