Semanario Expresión up

MARTÍN CABREJOS FERNÁNDEZ: “RESPONSABILIZO AL ALCALDE DE LO QUE NO SE HAGA DE CARA AL FUTURO”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1108

  comentarios   

  • El excandidato a la alcaldía de Chiclayo señala que debe buscarse un fondo de racionalización de personal para disminuir el número de servidores municipales.

 

El historiador, catedrático y postulante a la alcaldía provincial de Chiclayo, Martín Cabrejos Fernández, evalúa a la actual gestión edil y señala que si no se toman medidas concretas, la “Capital de la Amistad” seguirá acumulando y perdiendo oportunidades para cambiar.

 

Cabrejos Fernández afirma ser consciente que ni en cien ni en mil días se podrán solucionar los problemas de la ciudad, pero que para comenzar a vencer el ostracismo en el que ha caído Chiclayo era necesario que el alcalde conjugue ciertas características como el conocimiento, deseo, buena voluntad, sentido común y asertividad, las cuales no se han evidenciado hasta ahora en Marcos Gasco Arrobas.

Añade que a Chiclayo los últimos años lo ha gobernado una clase política fracasada, por lo que los meses de octubre a diciembre del 2018, tras ganar las elecciones, debieron servirle al alcalde para dar inicio a una renovación democrática. Sin embargo, se convirtió en un tiempo de festejo y dejadez del cual hoy se ven las consecuencias.

 

AUSENCIA DE CONVOCATORIA

Cabrejos Fernández manifiesta que la responsabilidad de convocar a los actores de la sociedad civil recae precisamente en el alcalde provincial, quien debe llamar a una mesa de diálogo y concertación, comprometiéndose a que los resultados que depare ese diálogo sean inmediatamente aplicados en la gestión municipal.

“No existe en Chiclayo una fuerza convocante, racional y ética de largo alcance que pueda en este momento instaurar un liderazgo ciudadano y cívico que aglutine a todas las fuerzas de la ciudad. Tampoco hay una institución lo suficientemente proactiva que quiera trabajar con  miras al 2035, año del bicentenario de la provincia”, sostiene.

 

TERCERIZACIÓN DEL RECOJO DE LA BASURA

Por otro lado, afirma que la forma y los motivos por los que se retiró la Cooperación Suiza del proyecto Chiclayo Limpio deberían avergonzar a todos los vecinos, pues no solo se fueron por la ineficiencia para manejar los recursos públicos, sino también porque las anteriores gestiones municipales se robaron el dinero.

Asegura que la tercerización del servicio de recojo de residuos sólidos sigue siendo la mejor alternativa para poner fin a la problemática de la basura. “No es posible que recién ante el choque con la realidad aceptemos que la tercerización de la limpieza pública es lo que se debe hacer, cuando esto ya lo sabemos técnicamente y pragmáticamente hace mucho tiempo”, asevera.

 

EMPLEADOS Y OBREROS MUNICIPALES

Por otro lado, Cabrejos Fernández reconoce como acertada que se haya tomado la decisión de desconocer los pactos colectivos con el Sindicato de Obreros de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, pero señala que esta es una medida incompleta, toda vez que debería complementarse con otras acciones como hacer las gestiones ante el Ministerio de Economía y Finanzas para trabajar en un fondo de racionalización del personal a través de la Ley Nº 30057 – Ley del Servicio Civil.

“La municipalidad está trabajando en promedio con mil 500 servidores. Se debe buscar un fondo de racionalización del personal para que en los cuatro primeros años se logre la renuncia voluntaria de al menos 600 trabajadores, la cual debe ser justa y bien pagada para que en la próxima gestión pueda lograrse la renuncia voluntaria de 400 servidores más”, explica.

 

LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Asimismo, el excandidato a la alcaldía de Chiclayo advierte que deben implementarse políticas públicas de lucha frontal contra la corrupción, “las cuales no significan simplemente dejar de robar”.

“Acá se dice que no se va a tocar un solo centavo de la municipalidad, pero eso no es luchar contra la corrupción. Existen dos sistemas corruptos que se retroalimentan perversamente. Uno es el de la autoridad municipal que realiza una campaña ostentosa y llega a palacio para recuperar su inversión, y el otro sistema corrupto es el de los malos funcionarios que ganan más por las coimas que cobran que por su mismo sueldo”, sostiene.

Asegura que para acabar con ambos sistemas es necesario implementar algunas acciones como las veedurías ciudadanas, para las cuales podrían emplearse como voluntarios a los jóvenes universitarios.

Añade que el Comité de Ética debe conformarse por gente que asegure transparencia, pues actualmente lo conforman dos regidores que son del mismo partido del burgomaestre, lo que no garantiza de ninguna manera claridad. Además, señala que tampoco basta con subir las ordenanzas y resoluciones al portal web del ayuntamiento.

Resalta como aspecto importante también que la gestión edil mantenga un diálogo abierto con la prensa. “El alcalde debe reconocer que como primera autoridad de la ciudad debe guardar la compostura, aunque no le guste, y tiene que aprender a morderse la lengua y convocar a toda la prensa, aquella que aplaude sus acciones y aquella que es crítica con su gestión”, asevera.

“No acuso que el alcalde robe dinero ni que haya mala voluntad de su parte, pero sí lo responsabilizo por lo que no se haga de cara al futuro”, sentencia.

Deja tu Comentario