Semanario Expresión up

GINO DÁVILA HERRERA: “SE NECESITAN 15 MILLONES DE SOLES PARA MEJORAR LA INFRAESTRUCTURA DEL ALMANZOR”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1150

  comentarios   

  • Saliente gerente de la Red Asistencial Lambayeque refiere que deja encaminado el mejoramiento de áreas, renovación de camas para hospitalización, reposición de equipos, mantenimiento de ambulancias y modernización de las cocinas.

 

A mediados de octubre pasado Gino Dávila Herrera asumió la gerencia de la Red Asistencial Lambayeque ‘Juan Aita Valle’, cargo que deja con tareas encaminadas para su sucesora, Olinda Velarde Huarcaya. Con una amplia experiencia en la seguridad social, Dávila Herrera asevera que no imaginó que la situación de la red que también abarca a centros hospitalarios de Cajamarca y La Libertad era tan crítica, por lo que se han priorizado acciones de mejora, cuyos efectos deben sentirse en los próximos meses.

 

“Esta es una red compleja, que tiene a su cargo también establecimientos que no solo le pertenecen a Lambayeque, sino también a La Libertad y Cajamarca, y que realmente están en condiciones que ameritan no solo la reflexión de pensar todo lo que se debe hacer o que estamos en deuda por hacer, sino también tratar de homogenizar todas esas necesidades para presentar a nivel central los requerimientos que se tienen en este momento y cumplir la misión que es la atención de calidad a nuestros asegurados”, refiere.

Dávila Herrera, quien se ha desempeñado como director del Hospital Nacional ‘Edgardo Rebagliati Martins’, sostiene que en una calificación del uno al 10, la Red Asistencial Lambayeque logra un puntaje de cuatro, debido a las deficiencias que tiene en infraestructura y recursos humanos.

“Nuestra brecha todavía no ha sido cubierta. Se han ejecutado una serie de modalidades para tratar de mejorar la oferta en cuanto al recurso humano, pero también hay que tener en cuenta que hay profesionales que comienzan a retirarse y especialidades que tienen que ser cubiertas. Incluso faltan médicos generales en la red. Un gran problema con los especialistas es que estos pocas veces retornan a sus ciudades de origen y eso obliga, por ejemplo, a que en un hospital nacional como el Almanzor Aguinaga tengamos que trabajar en condiciones técnicas muy diferentes”, señala.

 

DEUDAS Y BRECHAS

Anota que la problemática no es exclusiva de la seguridad social en Lambayeque. La situación es similar a nivel nacional, agudizada porque existe una abultada deuda de empresas privadas y del propio Estado con EsSalud. Actualmente, son casi 11 millones de personas las que reciben atención a través del seguro, en tanto la deuda se estima en cuatro mil millones de soles.

“Nosotros en este momento estamos en una etapa crucial por la universalización de la salud en el Perú, lo que conlleva a varias situaciones, entre ellas a preocuparnos por la calidad de nuestro servicio. Tenemos que ir cerrando esta brecha del recurso humano, pero no solo eso, sino también de infraestructura. Un ejemplo nuestro es que necesitamos más de 15 millones de soles para poder trabajar en el Hospital Almanzor Aguinaga como en un verdadero hospital nacional”, remarca.

Dávila Herrera explica que la cifra es exclusiva para el caso del Almanzor Aguinaga, pues se necesitan otros montos importantes para concretar, por ejemplo, la construcción del hospital de alta complejidad, del nuevo hospital Naymlap y del hospital de Ferreñafe.

“En cartera tenemos la construcción de una clínica que probablemente sea en el local de la Universidad de Lambayeque que ya no va a funcionar, donde se instalarían 100 camas para hospitalización, y también lo del Hospital de Tumán, que por los problemas judiciales de la empresa azucarera aún no se puede finiquitar”, precisa.

Menciona que la meta es para los próximos cinco años, tiempo en el cual EsSalud debe incrementar sus ingresos, recuperar parte de la deuda y descentralizar con mayor énfasis sus servicios de salud, debido a que las referencias a Lima ya no son una solución por la cantidad de pacientes que allá se atienden. Ello implica – lógicamente – mejorar el primer nivel de atención.

“Estamos totalmente de acuerdo en ese punto, tan es así que una medida que se hizo fue dar el soporte para que categoricen nuestros establecimientos de la red y eso significa abordar la infraestructura, recursos humanos y manejar los procesos internos. Es lo primero que hemos pensado”, manifiesta.

 

RECURSOS HUMANOS

En la Red Asistencial Lambayeque se requiere en promedio de 90 médicos, principalmente especialistas, sobre todo para atender la atención en el primer nivel. A ellos se suman 180 enfermeros y 250 auxiliares y técnicos.

“No los tenemos por falta de presupuesto. La presidente de EsSalud fue clara. A nivel de todo el país son como nueve mil profesionales lo que necesitamos. Lo que ocurre es que hay otro fenómeno que nunca lo evaluamos y es que los médicos especialistas se centralizan y todos quieren irse a trabajar a Lima. Por ejemplo, hay muchos chiclayanos, lambayecanos que están en Lima. Se han ido a estudiar allá y no regresan. Las probabilidades de trabajo tal vez son mejores y por eso se quedan, por eso también hay que buscar una política que nos permita contratar este tipo de profesionales y con una remuneración diferenciada, que sea competitiva”, comenta.

El saliente gerente de la red indica que desde que asumió el cargo le ha tocado ver aproximadamente 14 procesos judiciales de reposición de trabajadores, a los mismos que se debe indemnizar, lo que afecta también la economía de la seguridad social. Otro aspecto es el de las deudas.

Por el momento, se tiene deudas con las tercerizadoras de servicios como radioterapia, lo que complica la atención de los pacientes oncológicos.

 

AVANCES

Dávila Herrera señala que deja el cargo estando encaminadas las mejoras en cuatro aspectos: infraestructura, emergencia, reposición de instrumental y cocinas.

“Se ha dispuesto el mantenimiento a todas las unidades de cuidados intensivos y la creación de la unidad de cuidados neonatales intensivos y eso significa el área física. Eso es para el primer trimestre y ya se ha dejado presupuestado. Lo segundo, que también es importante, es la emergencia. Ya se tenía un plan de trabajo pero no existía el presupuesto y ya se ha superado este problema, en tanto se ha ordenado el arreglo de nuestra cocina, algo fundamental en el Hospital Almanzor Aguinaga. Ciertamente ha entrado en mantenimiento nuestra concina con sus cámaras frigoríficas, chequear y supervisar no solo la calidad de alimentos, sino también las mejores condiciones higiénicas que debe tener un hospital”, asevera.

Anuncia la llegada de cien camas nuevas para el área de hospitalización y la adjudicación de los nuevos ascensores para el nosocomio, en tanto la reposición de equipos debe concretarse en mayo próximo.

“Otro tema crucial es el de las ambulancias, nos tocan aproximadamente 21 ambulancias que vamos a adquirir y a mediados de año ya deben estar aquí. Ya entregaron una remesa en Lima, justamente por las necesidades que se tienen allá. Ambulancias Mercedes Benz, de gran calidad y que también van a llegar a Lambayeque. Sin embargo, eso no quita que nosotros tengamos un staff ahora. Ya hemos presupuestado y ya se adjudicó el mantenimiento correctivo de todas las ambulancias que tenemos. Hay 19 ambulancias, aunque 16 son efectivas. Calculamos que en unos 60 días tendremos ya a todas las ambulancias para mejorar la atención a los asegurados”, enfatiza.

 

CAMBIOS NECESARIOS

Respecto a las irregularidades en compras y ejecución de presupuestos detectadas el año pasado por la Contraloría General de la República, Gino Dávila refiere que el problema radica en las deficiencias que existen en el monitoreo y control.

“Hay elementos responsables de esto y hay un área que se encarga de recursos médicos, que es la que se encarga de chequear medicamentos y material. Durante estos meses semanalmente he pedido el reporte de medicamentos o material médico que estaba por vencerse para conocer qué necesidades había que atender. Este año he planeado un control permanente de los déficit de medicamentos”, indica.

Acota que en su gestión se avanzó con el cambio del 70 % de gerentes de línea, en tanto otro grupo deberá ser evaluado por la nueva gerente de la red.

“Ya solicite el cambio de dos de los gerentes de línea. Esperaba terminar el año para hacer el pedido de cambio, pero lo adelanté porque era necesario, porque hay que empezar a renovar cuadros para mejorar nuestros servicios. Los pedidos de cambio fueron para el gerente quirúrgico y el gerente clínico, pero en los establecimientos también se han hecho cambios. Estoy seguro que la nueva responsable de la administración, cuando venga, tomará el resto de acciones que sean necesarias”, señala.

Entre los cambios sugeridos está el de los responsables de Ingeniería Médica y las áreas relacionadas a las compras y contrataciones de la entidad.

“Nuestro compromiso debe ser con el asegurado y ese compromiso implica no solamente la calidad de atención, el buen trato a ese ente bajo el cual giramos todos los trabajadores, sino también pensar que algún día nosotros seremos también pacientes, tener en cuenta que nosotros también estamos implicados en esto y debemos tener la mejor voluntad para sacar adelante a Lambayeque. Porque el seguro social no solamente es una persona, somos todos, tenemos que trabajar en equipo, no dormirnos en los laureles y velar por las personas que no tienen la capacidad económica para comprar un medicamento”, manifiesta.

Deja tu Comentario