Semanario Expresión up

LOS SUCESOS DEL 14 DE NOVIEMBRE: INTI SOTELO Y JACK PINTADO: HÉROES DE LA DEMOCRACIA

Escribe: Semanario ExpresiĂłn
Edición N° 1180

  comentarios   

Los nombres de Inti Sotelo Camargo y Jack Pintado Sánchez han pasado a la historia. Junto a un centenar de heridos, varios de ellos de gravedad, así como un grupo de desaparecidos y secuestrados, ambos jóvenes se convirtieron en símbolos de la protesta nacional por la defensa de la democracia. El 14 de noviembre será recordado como el día en el que la lucha de la Generación del Bicentenario alcanzó su cenit.

 

Producida la vacancia de Martín Vizcarra Cornejo como presidente de la república la noche del lunes 9 de noviembre, casi de inmediato, inició la movilización social, autoconvocada principalmente por las redes sociales y en la cual los jóvenes tuvieron rol protagónico.

A nivel nacional se hizo sentir en los días sucesivos la disconformidad de la población con la manera en la que el Congreso de la República, con 105 votos a favor, había revestido de cuestionada legalidad lo que se considera un golpe de Estado.

En las horas siguientes a la asunción al poder del presidente del Legislativo a la primera magistratura de la Nación, Manuel Merino de Lama, el país cayó en un escenario de desgobierno.

Más de 48 horas después se juramentaría el gabinete presidido por Ántero Flores Aráoz y para entonces la represión policía era brutal. En las calles manifestantes y periodistas presentaban las heridas que dejaba el uso irracional de la fuerza por parte de la Policía Nacional del Perú en Lima, principal foco de la protesta.

El ministro del Interior, Gastón Rodríguez, negaba el uso de munición ilegal y la presencia de policial vestidos de civil en las protestas, pese al enorme material probatorio (videos y fotografías), registrado en las manifestaciones.

 

Los héroes

La multitudinaria marcha del jueves 12 de noviembre se hizo sentir en todo el país, pero fue minimizada por los representantes del gobierno de Merino de Lama. El flamante ministro de Educación, Fernando DAlessio, había señalado en una red social que las protestas eran promovidas por el MOVADEF, deslegitimando el sentir de los ciudadanos.

Para el sábado 14 de noviembre, la protesta fue en escalada. A nivel nacional la jornada fue multitudinaria. Según algunos la más grande desde la caída de la dictadura de Alberto Fujimori.

Sin embargo, nuevamente fue Lima el epicentro de la brutalidad policial.

Cerca de las 9:30 de la noche se dio cuenta del ingreso de un herido por perdigones al Hospital Guillermo Almenara de EsSalud. Horas después se conocería que era Jack Pintado Sánchez, quien recibió 10 impactos de arma de fuego en el rostro, cuello y pecho.

El joven de 22 años, nacido en Iquitos, había salido a manifestarse en defensa de la democracia cuando fue agredido por la policía en la intersección de las avenidas Nicolás de Piérola y Abancay. Falleció en el trayecto al hospital.

“Se hallaron restos de plomo, o sea, perdigones. Plomo. Dos en el cráneo, dos en la cara, dos en el cuello, dos en el brazo y dos en el tórax. Aquí no podemos hablar de armas no letales, más o menos letales, pero todas son letales. Ahora se van a realizar una serie de pericias para hacer algunas determinaciones”, declaró el abogado de la familia de Pintado Sánchez en los exteriores del hospital.

Solo minutos después se conocería de la segunda víctima mortal. El joven ayacuchano Inti Sotelo Camargo, de 24 años, también fue ultimado por la Policía Nacional.

Sotelo Camargo recibió el impacto de perdigones a la altura del corazón, lo que generó el colapso de este. Fue traslado al Hospital de Emergencias Grau, también de EsSalud, donde falleció.

El abogado de su familia denunció que agentes de la Policía Nacional del Perú acudieron a la vivienda de esa familia la noche de su fallecimiento con la intención de ingresar a ella siendo repelidos por los vecinos. El abogado aseguró que el objetivo de las visitas era intimidar a los familiares con la finalidad de evitar que denuncien los hechos.

 

Caída del gobierno

La lista de heridos se incrementó con el paso de las horas hasta la madrugada del domingo, todo ello ante el silencio de los mandos policiales y del gobierno de Merino de Lama. Cerca de la medianoche el presidente del Consejo de Ministros, Ántero Flores Aráoz, tuvo lamentables declaraciones a una radio nacional, en las que minimizó los hechos y dijo desconocer la información sobre los abusos de la policía.

Flores Áraoz dijo que no renunciaría en tanto Merino de Lama siga siendo presidente de la república, invocando a la lealtad.

De inmediato los ministros de su gabinete empezaron a renunciar a través de las redes sociales, siendo el último Juan Sheput Moore, de la cartera de Trabajo y Promoción del Empleo, el domingo.

Desde el Congreso, el entonces presidente de ese poder del Estado, Luis Valdez, convocaba a junta de portavoces y demandaba la renuncia de Merino de Lama a la presidencia.

Pasado el mediodía del domingo, Manuel Merino ofreció en solitario un mensaje a la nación en el que asumió su dimisión al cargo.

Merino de Lama, Flores Áraoz, Gastón Rodríguez y los mandos policiales han sido denunciados por homicidio doloso. El Ministerio Público ha dispuesto que la Fiscalía Especializada en Derechos Humanos asuma la investigación preliminar. 

Deja tu Comentario