Semanario Expresión up

CHARLES TORRES VÁSQUEZ: “EL GOBIERNO REFLEJA IGNORANCIA SUPINA SOBRE EL TEMA DE VIOLENCIA”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1130

  comentarios   

  • Psicólogo indica que se deben mejorar los sistemas de participación ciudadana.
  • Destaca que las ONG tienen un rol proactivo e innovador en la lucha contra la violencia.

 

Si se parte de un enfoque social, la violencia es un fenómeno que se encuentra presente en patrones de personalidad en la convivencia. Charles Torres Vásquez indica que existe desatención de políticas públicas por parte del Estado, las cuales son reguladoras de la dinámica social en la comunidad. Añade que si este interviene, lo hace, alterando las normas vigentes.

 

Según el psicólogo la violencia es una conducta agresiva o de carácter violento y se puede entender como un comportamiento que se desborda inapropiadamente con mayor energía en los conflictos sociales y la interacción humana.

 

FEMINICIDIO

En el Perú se registran 100 casos de feminicidio anualmente. Asimismo, en lo que va del 2019 el país presenta 115 casos de mujeres asesinadas por parte de personas cercanas a ellas.

 

Charles Torres indica que en Lambayeque el promedio de feminicidios es de tres por año y que en Chiclayo ya se presentaron dos muertes. Resalta que los problemas sociales de violencia y feminicidio se presentan debido al correlato de gestión pública. “En este tipo de hechos, muchas veces, se le impone la responsabilidad de los crímenes a las propias víctimas por no ser condescendientes o porque debieron aceptar las exigencias de quienes las agredían”, narra.

 

VIOLENCIA

Charles Torres dice que la violencia es, por definición, una reacción violenta o el comportamiento agresivo visto desde la perspectiva de sobrevivencia. Además, es una capacidad de respuesta que exige el límite de conducta y que en ocasiones se desborda llegando a vulnerar los derechos de las personas de su entorno. “La violencia es una reacción y no un comportamiento violento por definición”, agrega.

 

El psicólogo narra que la violencia es una condición reactiva que todo ser humano posee, pero pese a esto, es una conducta de agresividad. Además, es inherente a la apariencia de la naturaleza humana y requiere responder de forma contundente para poder avanzar a la escala de la sobrevivencia.

 

AUTORIDADES

Charles Torres infiere en la labor de las autoridades, debido a que son las responsables de asumir y de conducir este tipo de anomalías respecto a actos de violencia. “La ciudadanía paga sus impuestos para que sus problemas sean atendidos y solucionados”, dice.

 

“Si usted tomó el cargo de alcalde, gobernador, ministro, tiene que asumir la responsabilidad que conlleva conducir este tipo de gestiones públicas”, refiere Torres Vásquez. Añade que el Perú tiene normativas en exceso en el campo penal, laboral, de tránsito y transporte. Sin embargo, no tiene una cultura sostenida de gestión pública.

 

Refiere que se da con mayor frecuencia la manipulación y el descontrol de la ciudadanía en temas de robos o corrupción, los cuales, son graficados por los medios de comunicación. Añade la existencia de indicadores como el gran problema latinoamericano de Odebrecht y que Lambayeque no está exento de esto, ya que se han manifestado problemas como las organizaciones en la Municipalidad Provincial de Chiclayo y en el Gobierno Regional de Lambayeque, los cuales deben investigarse para después ser eliminarlos. “Tiene que haber un quiebre para que surja un buen gobierno”, recalca el psicólogo.

 

PREVENCIÓN

Según Charles Torres el ámbito de la educación es el punto principal de donde parte el tema preventivo, el cual, ha sido afectado hasta la actualidad por parte de la gobernanza democrática. Agrega que pese a que muchos hablan sobre la gobernabilidad, dejan de lado la grave crisis en la calidad de gobierno por parte de las autoridades nacionales.

 

Relata que a nivel regional existe un organismo llamado mancomunidad, reconocida por el Estado, que es la integración de ocho regiones. Agrega que los funcionarios, a nivel de gobierno, dejan pasar el tratamiento de las políticas de Estado, lo cual impide a la población analizar quienes son los responsables de esta problemática. Charles Torres menciona que la ciudadanía tiene la necesidad de tomar conciencia y decisiones correctas en momentos electorales.

 

Charles Torres narra que las autoridades utilizan la verbigracia para tema de acabar con los problemas del Estado. Sin embargo, eso no es suficiente. “Hemos tenido como gobernador a un profesional vinculado al campo de la salud. Luego a un ingeniero vinculado con el tema de infraestructura. Hoy en día tenemos al gobernador que es administrador, más allá del concepto de gerencia social. No es que queramos hacer rajatabla de ellos, sino que tenemos que señalar los puntos críticos”, dice.

 

Agrega que el tema preventivo es un concepto de estrategia de intervención y que el concepto y enfoque de la gestión pública, del gobierno central, está dirigido para fortalecer la gobernanza territorial. “La presidencia del Consejo de Ministros tienen un viceministerio que ha sido creado hace un año y medio o dos, este, es el Viceministerio de Gobernanza Territorial”, dice Charles Torres.

 

El psicólogo narra que se necesita fortalecer la gobernanza territorial, que no solo tiene que ver con el feminicidio, la violencia, el abuso sexual, la inseguridad, el pandillaje, el embarazo adolescente y las violaciones, sino con todos los problemas sociales. Refiere que hace 15 años, la mejor expresión de reencuentro entre autoridad y la ciudadanía fue a través de los mecanismos participativos que se denominan CCR, en el que participa la sociedad civil a nivel regional. Sin embargo, “estos han sido copados por las gestiones corruptas”.

 

“Yo provengo de una ONG donde me he formado y soy vicepresidente, pero, también presido la Asociación Peruana de Psicología Jurídica, en la cual he adquirido un enfoque más forense y de más intervención procedimental”, dice.

 

Refiere que se tiene que repensar los procesos de intervención territorial y debatir para cambiar el enfoque de participación ciudadana, que es el tema principal en América Latina, naciones y ciudades. Agrega que esto es parte de revitalizar el tejido social y el capital social de un pueblo, además de generar procesos de rencuentros entre los actores territoriales.


“Tenemos que llegar a la comunidad en primer nivel, entonces preocupémonos por generar encuentros de mejoramiento. Estoy diciendo en otras palabras que tenemos que dejar a un lado los mecanismos de representación de los CCL y que buscar una síntesis, una solución y esta es hablar académicamente de la creación de un nuevo sistema de participación ciudadana”, dice Torres Vásquez.

 

RUTA CRÍTICA

Cuenta que en 1998, cuando nace su organización, se convocó a la primera mesa de trabajo y diálogo sobre violencia familiar. En ese momento participó el Poder Judicial y el Ministerio Público.

 

En el 2000, la Organización Mundial de la Salud - OMS, identidad especializada a nivel global que insume políticas públicas o recomendaciones técnicas, comenzó a trabajar con los gobiernos, incluyendo al del Perú, con un concepto llamado: “Reducir la ruta crítica”.

 

“La mujer en el marco del enfoque de sus derechos en el Estado tiene que empezar su ruta, empezar a defenderse”, sostiene Charles Torres. Agrega que el proceso que recorre una mujer para presentar una denuncia es extenso, ya que de las comisarías son derivadas a la fiscalía, luego a medicina legal y finalmente al Poder Judicial.

 

Ante esa ruta crítica, el Estado tuvo la reacción correcta de proyectar los Centros de Emergencia Mujer. Sin embargo, ahora su función se encuentra desnaturalizada, incluyendo la que cumplen las comisarías.

 

 “Diría que a nivel institucional del 1 al 10 de revictimización, estamos en el dos”. Recalca que ya no se pueden permitir más feminicidios, ya que, de 149 asesinatos solo se denuncia el 10 %. Asimismo, agrega que existe un total de mil 500 tentativas por asesinatos. Pese a esto, “el Estado no actúa y si lo hace desnaturaliza las normas vigentes”.

 

Añade que las estadísticas revelan que en los últimos 10 años, sin contar el 2019, se han registrado 350 asesinatos de mujeres y que Lambayeque aporta a esa cifra con tres anualmente. Asimismo, narra que las autoridades deben tener capacidad de reflexión y asumir su responsabilidad.

Deja tu Comentario