Semanario Expresión up

OLIVIO HUANCARUNA PERALES: “LA DISOLUCIÓN DEL CONGRESO NO SOLUCIONA LOS GRAVES PROBLEMAS QUE TIENE EL PAÍS”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1134

  comentarios   

  • El presidente de la Asociación Regional de Exportadores – AREX, considera que es preciso guardar la calma en estos momentos de incertidumbre política.
  • El también vicepresidente de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque – CCPLAM, afirma que no existe actualmente ningún líder político que asuma el liderazgo.

 

La disolución del Congreso sigue dando que hablar. Desde el sector empresarial, el presidente de la Asociación Regional de Exportadores – AREX, y vicepresidente de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque – CCPLAM, Olivio Huancaruna Perales, hace un llamado a la calma frente a la coyuntura nacional y exhorta a la clase política a unirse en un solo objetivo: el bienestar del Perú.

 

“La gente está respondiendo emocionalmente, como cuando en un partido de fútbol meten un gol y celebran. No seamos partes de las barras bravas. En el estado en que nos encontramos somos capaces de decidir cualquier cosa y podríamos tomar caminos equivocados que comprometan el futuro del país, como ha sucedido en otras naciones de Latinoamérica. La población debe estar advertida”, sostiene.

 

CERO CAMBIOS

Huancaruna Perales manifiesta que “la disolución del Congreso no soluciona los graves problemas que tiene el país”, pues considera que el sistema como tal está dañado, por lo que los plebiscitos congresales de enero próximo son solo un paliativo.

 

“Lo que estamos haciendo es dándole una aspirina llamada elecciones a un enfermo, cuyos males crónicos persisten. Dentro de esos males que tiene nuestra sociedad se encuentra la corrupción y la ineficiencia. Mientras ambos cánceres no se ataquen de raíz, no vamos a cambiar”, asevera.

 

Asegura que si bien el Congreso elabora el presupuesto de la nación es el Ejecutivo quien lo  ejecuta, por lo que la corrupción existe en ambos poderes del Estado. “El Perú no va a cambiar, no nos engañemos, el estado emocional que vive ahora la población durará unos meses, pero después pisaremos tierra ante lo que estamos viviendo”, reflexiona.

 

AUSENCIA DE LÍDERES

Asimismo, Huancaruna Perales manifiesta que no existe ahora un líder dentro de clase política que pueda plantear un norte, pues todos tienen intereses personales o de grupo que ponen por encima del país.

 

 “El problema es que quienes elegimos a nuestros representantes somos los ignorantes – y me incluyo – que no tenemos un nivel mínimo de conciencia política. Esto no viene de un gobierno o dos atrás, son 200 años de independencia en que la podredumbre está en todas las instituciones sin excepción. Somos campeones de criticar después del partido, pero antes no. Ahora deben manifestarse esos líderes y decirnos qué tenemos que hacer”, sostiene.

 

Señala que la gran incógnita ahora es saber quiénes serán los próximos congresistas, cuya elección podría darle escaños a parlamentarios “peores” que los disueltos.

 

“Aquí van a ganar los que hacen uso de la verborrea, los que saben engañar y estafar a las masas, ellos serán los abanderados que llegarán con fórmulas mágicas para solucionar los problemas del país, pero la verdad es que casi ninguno ha podido crear siquiera un puesto de trabajo, no manejan el presupuesto de su casa y es a ellos a quienes les entregamos la administración de la economía nacional”, asevera.

 

EMPRESARIOS

En ese sentido, afirma que la clase empresarial es la única que realmente produce y hace posible la generación de recursos para el Estado, a través de los cuales se elaboran los presupuestos con los que se realiza la obra pública.

 

“El Estado no crea puestos de trabajo orgánicos, sostenibles y si los crea es con el dinero que recauda de los impuestos de los empresarios y peruanos en general”, apunta.

 

No obstante, afirma que ningún inversionista sensato hoy piensa en invertir en el Perú, pues no existe claridad sobre lo que puede ocurrir en el corto, mediano e incluso largo plazo.

 

Finalmente, el empresario señala que los cambios estructurales que necesita el país no vendrán de una, dos ni cinco personas, como tampoco viene por el cambio de una constitución, sino por el lado de la clase empresarial.

Deja tu Comentario