Semanario Expresión up

CARLOS ORBEGOSO SALAZAR: “Existe déficit de espacios públicos en Chiclayo”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1201

  comentarios   

  • El Plan de Desarrollo Metropolitano de Chiclayo no considera la remodelación del Mercado Modelo.

Aunque la cantidad de espacios públicos en una ciudad es proporcional a la calidad de vida urbana, en Chiclayo las cosas no son así. Para el ingeniero civil Carlos Orbegoso Salazar, especialista en proyectos de infraestructura, esto se evidencia en los mercados, los cuales no fueron diseñados para la densidad poblacional que hoy existe. Peor aún -refiere- en el Plan de Desarrollo Urbano Metropolitano no se ha considerado como prioritaria la remodelación y ampliación del Mercado Modelo.

El Mercado Modelo fue inaugurado en 1960. En aquel momento surgió como un moderno complejo comercial que satisfacía las necesidades de la población, que por esos años alcanzaba apenas los 100 mil habitantes. Hoy, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática – INEI, la cifra alcanza los 862 mil 709.

Orbegoso Salazar apunta que la comuna debe trabajar en el saneamiento de los terrenos, a fin de construir un nuevo mercado, donde los empresarios puedan invertir. Para ello, indica que también debe lograrse la expropiación de las 36 tiendas, lo cual se consignó en la Ley N° 30436, que declaró de necesidad pública la edificación de este nuevo centro de abastos.

“Podríamos tener un mercado Modelo moderno, al cual la gente pueda ir a hacer sus compras y tener en el segundo y tercer piso acceso a bancos. Podemos tener un centro de abastos que no le envidie nada a un centro comercial privado. Todo es factible hacer, siempre y cuando se tengan los documentos y la normativa clara (…) Pero si hay algún tema judicial pendiente, el gobierno central no liberará ningún presupuesto, por más proyecto integral, planes o expedientes que se tengan”, asevera.

José Leonardo Ortiz

Refiere que lo mismo debe ocurrir en José Leonardo Ortiz con el mercado La Despensa, el cual también requiere del saneamiento de sus suelos, así como de la implementación de más accesos.

“El mercado es privado, está bien, ¿pero está saneado? Si uno va y quiere comprar un metro cuadrado, ¿va a tener un título? Porque nadie va a comprar en un lugar donde no le van a dar un título. La Despensa es un gran espacio. Lo primero que tiene que hacer allí el gobierno distrital es lograr un saneamiento moderno, luego el drenaje pluvial y finalmente colocar un pavimento moderno, rígido, que pueda durar entre 15 o 20 años. De esa forma le cambias la cara a la entrada de La Despensa y vuelves atractiva la economía local de ese sector”, manifiesta.

Apunta que el gobierno municipal debería darle vida a estas zonas de comercio local, ofreciendo las condiciones necesarias para que el privado invierta. De este modo, se evitaría también el surgimiento de mercados informales como ‘La Parada’, en la urbanización Campodónico y otros tantos que responden a la demanda de la población y la inacción de las autoridades.

“Estos son espacios públicos que nunca fueron pensados para mercados, pero la misma necesidad hizo que los comerciantes informales copen esos espacios, que hoy son focos de infección, porque no tienen las condiciones de un mercado moderno, ni siquiera hay agua ni se respeta el distanciamiento. Hoy, en conclusión, tenemos un déficit de espacios públicos. Los mercados son fundamentales, pero si se compara un mercado con un supermercado la diferencia salta a la vista ¿por qué?  porque una gestión es pública y la otra privada”, sostiene.

Plan de Desarrollo Provincial

El especialista afirma que Chiclayo requiere de un Plan de Desarrollo Provincial, que marque la ruta de los futuros proyectos, pero para ello es necesario que tanto las autoridades provinciales, distritales, congresistas electos y representantes de la sociedad civil recurran a la Presidencia del Consejo de Ministros para la creación de un grupo de trabajo que elabore este documento técnico.

“Las autoridades políticas tienen que hacer gestión para lograr este plan de desarrollo, porque el presupuesto para inversiones que llega a la municipalidad es paupérrimo, 50 o 60 millones, que se usan en parchar pistas, hacer obras insignificantes, que no ayudan en nada a cerrar la enorme brecha de infraestructura que tiene hoy la provincia”, comenta.

Apunta que las autoridades deben tener una mirada más amplia de Chiclayo para los próximos 20 años, la cual no pasa - en el tema de residuos, por ejemplo - por un relleno sanitario ni menos por la implementación de celdas transitorias para acopiar la basura de los próximos dos o tres años, sino por apuntar hacia el reciclaje y la recuperación de espacios públicos.

Asimismo, señala que el actual Plan de Desarrollo Metropolitano tampoco contempla algo sobre la arborización. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud – OMS, recomienda la existencia en las ciudades de un árbol por cada tres habitantes.

“Si ni siquiera damos una buena solución al tema de la basura, no creo que las autoridades contemplen algún proyecto en arborización. Estamos enmarcados en los problemas diarios que desgastan a las gestiones, pero creo que quienes postulan a ser autoridades lo hacen porque saben cuál es la problemática de la provincia. Quienes tienen la voluntad de cambiar algo en los destinos de Chiclayo, tienen que conocer desde hoy los problemas, porque no puede ser que recién cuando ganen se empapen de lo que pasa. Este es un trabajo que toma tiempo”, asevera.

Saneamiento

Por otro lado, sostiene que la solución al problema de saneamiento en Chiclayo, y en Lambayeque en general, pasa por la intervención de la empresa privada, pues ya se ha demostrado que ni las administraciones municipales ni el Organismo Técnico para la Administración de Servicios de Saneamiento – OTASS, han dado resultados en EPSEL. Para ello propone que se haga una concesión mediante una Asociación Pública Privada – APP.

“Si queremos cambiar el 70 % u 80 % de las redes de Chiclayo, eso demandará más o menos más mil millones de soles. Nadie va a tener ese dinero mañana para decir aquí está, cambiemos las redes de saneamiento en la provincia. No va a pasar, seamos realistas. Lo máximo que se pudo conseguir hace algunos años fueron 28 millones de soles para el cambio de las redes del caso urbano de Chiclayo. La obra se dejó a la mitad con un tema arbitral que sigue hasta hoy”, asevera.

Explica que, según el tiempo de la concesión (15 o 20 años), se calculará una tarifa por el costo del servicio, la cual seguro será mayor a la que actualmente pagan los usuarios. Es allí donde debe intervenir el Estado asumiendo parte de ese costo, por lo cual lo ideal es que la concesión sea de tipo cofinanciada.

“Esta es una decisión que parte del gobierno central. Estamos en una emergencia a nivel de saneamiento y la solución más rápida es que se le dé a un privado para que lo administre de manera eficiente por los próximos años. Se tendrá que echar mano de esta herramienta legal, que creo que es la que más nos conviene a nosotros, porque estar interviniendo dos o tres calles cuando sabemos que todo el sistema está colapsado es seguir en lo mismo”, apostilla.

En cuanto a los trabajadores de EPSEL, enfatiza en que la concesión debe contemplar una cláusula, según la cual se asegure que nadie será despedido, sino que todos entrarán a formar parte de la planilla del privado y serán capacitados, a fin de que se vuelvan en mejores técnicos.

Asimismo, señala que de nada sirve que en el Plan de Desarrollo Metropolitano se haya consignado una provisión de 100 millones de soles para el drenaje pluvial, si antes no se realiza el cambio de las redes de saneamiento.

“Primero tenemos que cambiar esas tuberías que tienen 40 o 50 años para recién poner el drenaje pluvial. Allí tenemos un segundo problema: no solo es el saneamiento, es el saneamiento más el drenaje pluvial, es todo el sistema integral”, opina.

Añade que las autoridades municipales de Chiclayo aún tienen 20 meses en el cargo, los cuales pueden ser dedicados a darle solución a los cuatro grandes problemas que tiene la jurisdicción: gestión de residuos sólidos, recuperación de espacios públicos, saneamiento y transporte.

“Ninguno de estos problemas tiene visos de solución en los próximos meses, así que espero que en lo que queda de gestión por lo menos se priorice alguno, que según mi parecer debe ser el de la basura, para que se sienten las bases de lo que vendrá más adelante”, sentencia.

Deja tu Comentario