Semanario Expresión up

RESPONSABILIDAD SOCIAL UNIVERSITARIA: USAT TRABAJA PROYECTOS CON SEIS COMUNIDADES

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1130

  comentarios   

  • Las iniciativas responden a los Objetivos del Desarrollo Sostenible – ODS, que plantea la Organización de las Naciones Unidas – ONU.
  • La meta es que a futuro Chiclayo se convierta en una ciudad sostenible, tal como lo es Loja – Ecuador.

 

Desde el 2016, la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo – USAT, trabaja articuladamente con la comunidad aledaña en proyectos de responsabilidad social, a fin de impactar positivamente en las familias de los pueblos jóvenes Santo Toribio de Mogrovejo, Luis Alberto Sánchez, San Cristian, Santa Trinidad, 4 de Noviembre y la Urbanización Ciudad del Chofer, para que sean ellas mismas quienes salgan adelante y generen sus propios recursos.

 

Estas iniciativas responden a los Objetivos del Desarrollo Sostenible – ODS, plantados por la ONU en la Agenda 2030. De ellos, la USAT trabaja en cinco áreas su responsabilidad social universitaria: medioambiente, inclusión social, paz y ciudadanía, interculturalidad y educación. 

 

“Hace varios años, cuando se hizo una revisión del currículum general de la universidad, se optó por basarnos en tres ejes fundamentales: ética y bioética, investigación y responsabilidad social. Este último obedece también a un mandato del papa Francisco que nos exhorta a las universidades católicas a que seamos instituciones ‘extramuros’, es decir, que salgamos de casa y orientemos nuestro trabajo hacia la gente que está afuera”, afirma la rectora de la USAT, Patricia Campos Olazábal.

 

ASPECTO MEDIOAMBIENTAL

Pese a las dificultades propias del entorno, la directora de Responsabilidad Social de dicha casa superior de estudios, Sofía Lavado Huarcaya, menciona que aproximadamente el 80 % de las familias de las comunidades aledañas les han abierto las puertas para escuchar sus iniciativas en materia medioambiental, de las cuales el 30 % ya forma parte del Programa Institucional de Ciudad Sustentable, Saludable, Ambiental y Territorial – CISUSAT.

 

En ese sentido, señala que capacitan constantemente a los pobladores para que desarrollen el reciclaje en su comunidad mediante la segregación de los residuos sólidos. Refiere que de este grupo hay ocho personas que han participado de forma constante en estas charlas, por lo cual ya han entrado en un proceso de formalización con ayuda del Instituto Empresa y Sociedad – IES USAT.

 

“Actualmente estamos asesorando a estos pobladores para que decidan si se involucran con la Asociación de Recicladores de la Municipalidad Provincial de Chiclayo o forman su propia asociación. La idea es incluirlos en un sistema más formal para que tengan la oportunidad de entregar sus residuos sólidos y que estos sean procesados, a fin de que se les dé un mejor aprovechamiento”, sostiene.

 

En esa línea, afirma que desde este año desarrollan la campaña ‘Por mi plantea ¡No más plástico!’, en virtud de la cual han puesto contenedores no solo en la ciudad universitaria, sino en dos colegios y el Parque Infantil de Chiclayo. Apunta que ya se realizó la primera venta del material reciclado, cuyo monto obtenido se sumará con el de la próxima que se hará a fin de año, todo lo cual será destinado a las comunidades de Cañaris e Incahuasi. Esta labor la hacen articuladamente con el Obispado, la Gerencia de Programas Sociales, la Gerencia de Recursos Naturales y la Gerencia de Educación del Gobierno Regional de Lambayeque.

 

“Recogemos importantes experiencias del comportamiento de la población, ya que en las primeras recolecciones encontrábamos más basura que botellas plásticas. Cuando iniciamos esto en el campus universitario también fue similar, pero una vez que se crea una cultura de reciclaje, eso cambia. Este es un trabajo gradual, minucioso, cuyos resultados no son inmediatos”, asevera.

 

Respecto al estudio para la medición de la huella carbono, el cual permitirá saber cuánto contamina la casa de estudios superiores, señala que ya hay un equipo de trabajo constituido en la universidad para ese fin y un convenio con la Pontificia Universidad Católica del Perú – PUCP, para que sus especialistas capaciten al personal de la institución en esta tarea.

 

En tanto, comenta que piensan consolidarse como universidad saludable, para lo cual han juramento a 35 promotores de salud de las comunidades, quienes recibirán capacitaciones de servidores de la Gerencia Regional de Salud – GERESA Lambayeque, para que sean estas personas el punto de cambio en material de higiene y salud de sus familias.

 

INCLUSIÓN SOCIAL

En ese sentido, comenta que también se han creado cuatro biohuertos comunitarios, los cuales están a cargo de los adultos mayores de las comunidades, quienes son capacitados para el cultivo de productos orgánicos.

 

Además, señala que tienen el programa ‘USAT Senior – Renovando un proyecto de vida’, el cual está dirigido a los adultos mayores y busca que esta población tenga más opciones de desarrollo a nivel familiar, social y económico.

 

“El programa está dirigido a los padres de nuestros trabajadores, abuelos de los estudiantes y adultos mayores en general de la comunidad, quienes incluso se han presentado en actividades artísticas de la universidad”, asevera.

 

Asimismo, menciona que todos los veranos abren el programa de vacaciones útiles dirigido a los niños y jóvenes de las comunidades aledañas para fortalecer sus conocimientos académicos.  

 

OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

A su turno, Lavado Huarcaya señala que la USAT busca imitar el modelo de ciudad sostenible de la ONU, del cual Loja es una de las ciudades emblemas. En dicha provincia del Ecuador el trabajo duró 20 años, lo cual denota un esfuerzo a largo plazo.

 

Según la ONU, las ciudades sostenibles son aquellas comunidades que generan empleos y son prósperas sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos.

 

En ese sentido, apunta que la política asumida por la USAT como responsabilidad social fue empezar primero en el campus universitario y en paralelo trabajar con las comunidades aledañas en las cinco áreas antes citadas. Una vez que se encuentren encaminados dichos proyectos, la idea es replicarlos a otras zonas de Chiclayo.

 

Refiere que para constituir ciudades sostenibles la ONU exhorta una triada entre la universidad, que aporte el insumo científico, la comunidad y las municipalidades que brindan el aspecto de la gestión pública.

 

En esa línea, indica que la USAT pertenece a distintas comisiones regionales en temas ambientales, de inclusión social y familia. De ese modo, intentan establecer políticas públicas desde la experiencia de la práctica cotidiana.

 

“Es propicio que la comunidad tome conciencia de la responsabilidad que tiene en su desarrollo para lograr un cambio, el cual se fortalece luego con los gobiernos locales. Hay pobladores que no desean pertenecer a ninguno de nuestros programas y se les respeta, pero deben saber que si no empiezan a organizarse, nunca van a cambiar”, asevera.

 

Apunta que son los estudiantes miembros del Voluntariado Colaborador para el Compromiso Social - VOCCS, quienes se han preparado en los Objetivos del Desarrollo Sostenible – ODS, y se encargan de sensibilizar a las familias de las comunidades en los distintos programas de la universidad. 

Deja tu Comentario