Semanario Expresión up

ADVIERTE RAÚL VALENCIA: “POR FALTA DE LIDERAZGO SEGUIREMOS ENFRENTANDO UN DESARROLLO DÉBIL”

Escribe: Semanario expresión
Edición N° 934

  comentarios   

El Instituto Peruano de Economía – IPE ha publicado los resultados del Índice de Competitividad Regional 2015 con el que evidencia los avances y retrocesos alcanzados en el último año por las 24 regiones del país, según indicadores en los que se ha evaluado el comportamiento público y privado. El documento busca analizar y dar a conocer la realidad económica y social de las regiones.

 

Se han evaluado aspectos como el entorno económico, infraestructura, salud, educación, laboral e instituciones, que a la vez agrupan a un total de 47 subindicadores, en los cuales Lambayeque refleja un panorama variable, en muchos casos interesante y destacado, y en otros preocupante. De acuerdo al Índice de Competitividad Regional 2015, Lambayeque se ubica en el noveno lugar, puesto en que también se ubicó en el 2014. En años anteriores la región se encontraba dentro de las cinco más competitivas del país.

 

Delante de Lambayeque se han posicionado: Lima, con el primer lugar, Moquegua, Arequipa, Ica, Tacna, Madre de Dios, Tumbes y Cusco.

 

LOGROS TIBIOS

“Si se observa el mapa de competitividad de los años 2008 y 2010, evidentemente se ve que estuvimos ubicados en una mejor posición a la que ocupamos hoy en día. Sin embargo, en los dos o tres últimos años el nivel de competitividad regional no ha sufrido una variación, nos encontramos en el noveno lugar de las 24 regiones del país. Se han presentado mejoras en algunos sectores regionales como es el caso del entorno económico, que mide básicamente los avances en las condiciones para invertir en Lambayeque, algo en lo que relativamente hemos mejorado”, menciona el economista Raúl Valencia Medina, delegado del Consejo Regional de Lambayeque, además de director general de la Universidad César Vallejo Chiclayo.

 

La autoridad destaca, por ejemplo, que respecto a Salud Lambayeque se ubica en el quinto puesto a nivel nacional y en el cuarto puesto en el subindicador de esperanza de vida al nacer. En el aspecto en el que la región ocupa el primer puesto es en mortalidad infantil, con el registro de 13 fallecidos por cada mil niños entre cero y cinco años, mientras regiones como La Libertad, Piura y Cajamarca reportan entre 17 y 34 muertes en ese rango de edad.

 

Hay también mejoras respecto a la desnutrición crónica con un 10.2 % entre los niños de cero a cinco años; en el incremento de la cobertura hospitalaria (cuatro lugar a nivel nacional), y registro de partos institucionales, es decir en un establecimiento de salud (94.50 %).

 

“Los números no mienten, nos muestran una realidad. Sucede que este índice global de competitividad mide algunos otros indicadores donde evidentemente otras regiones se encuentran en mejores condiciones si las comparamos con Lambayeque, una mejor predisposición a mostrar su economía y desarrollar de mejor forma aspectos como educación, salud y confianza para un mejor entorno económico. El hecho de que en la región la inversión privada no ha podido desarrollarse al igual que otras regiones ha generado un desfase que nos ubica en el noveno puesto a nivel de promedio”, reflexiona Valencia Medina.

 

INSTITUCIONALIDAD CERO

El resultado más desalentador para Lambayeque es indudablemente el referido a la medición de la institucionalidad. Este año la región se ubica en la última de las 24 ubicaciones, evidenciando un severo problema que repercute directamente en el crecimiento socio económico.

 

“El tema de instituciones no hay que verlo únicamente desde la perspectiva del gobierno regional, sino también a nivel provincial y distrital; se debe incluir a los colegios profesionales, instituciones del sector privado como son las cámaras de comercio y todos aquellos gremios empresariales que velan por los intereses del sector privado. Esto nos muestra que existe una total desarticulación a nivel institucional y eso nos está pasando la factura. Naturalmente por la falta de institucionalidad, de concertación y liderazgo de las autoridades políticas de la región seguiremos enfrentando un desarrollo débil y conformándonos con pequeños avances, cuando evidentemente podríamos estar en mejores condiciones que en años anteriores”, precisa el académico.

 

“Las personas que ejercen función pública tienen el deber de tener la información relevante para orientar el desarrollo de la localidad o de las regiones. No podemos hacer gobierno con los ojos vendados, y creo que estos estudios que estamos revisando nos enseñan que debemos estar muy cerca de la academia. Por lo tanto, yo particularmente quisiera llamar la atención a los alcaldes provinciales y distritales, al gobernador regional, al consejero regional para que puedan darse la oportunidad de un baño de información actualizada sobre el desempeño del tema económico, del tema social, institucional, educativo, de salud e infraestructura; pero no únicamente viendo lo que nosotros estamos haciendo, sino fundamentalmente con un análisis comparativo, un benchmarking que va a ser el mejor termómetro para saber si nuestro trabajo está añadiendo valor y en qué medida, y cómo nosotros somos parte del atraso que lideramos”, enfatiza el consejero delegado.

 

MÁS RESULTADOS

Respecto a Infraestructura, el IPE ubica a Lambayeque en el sexto puesto, pero en cuanto a Entorno Económico la ubicación es aún más baja. Actualmente la región ocupa el décimo lugar en el país.

 

En Educación se le otorga a Lambayeque el séptimo lugar y el 18 en relación al aspecto Laboral, siendo superada por regiones como Tumbes y Loreto.

 

“El mensaje de empleo que saca el informe nos refleja dos cosas: el alto grado de informalidad y de subempleo que enfrenta la Población Económicamente Activa – PEA. En Lambayeque hay un conjunto muy importante de personas que ha estudiado una carrera profesional, pero que al mismo tiempo no ejerce ella. Por otro lado, la falta de un mayor grado de inversión desde el sector privado, recordemos que la base económica de nuestra región por el nivel de empleabilidad que se cuenta para la población radica en el sector comercio y la agricultura. La agricultura genera en no más del 25 % empleo de calidad, el gran porcentaje de empleo está en la pequeña y en la micro agricultura, que son de subsistencia, que no tienen la posibilidad de entrar a competir al mercado internacional, lo que naturalmente se ve agravado por el exceso de regulación de las normas laborales, que hace mucho más difícil la empleabilidad formal”, señala Valencia Medina.

 

Considera que una manera de buscarle soluciones de fuerza a la informalidad es que desde el gobierno nacional se atienda la necesidad de regular de mejor manera los aspectos que encarecen la fuerza de trabajo, volviéndola menos competitiva. “En el próximo Congreso de la República, ya con nuevos actores, esperemos que las normas y las leyes laborales se puedan revisar y civilizar un poco más de lo que están, porque de lo contrario se encarece la empleabilidad formal de un trabajador”, indica.

 

GASTO PÚBLICO

El Producto Bruto Interno – PBI Real de Lambayeque asciende a 10 mil 274 millones de soles, menos de la mitad de lo que acumulan Arequipa y Cusco; y por debajo de lo que reportan La Libertad, Áncash, Piura, Ica, Cajamarca y Junín. Por otro lado, el Presupuesto Público Per Cápita de lo que invierte el Estado por ciudadano en Lambayeque es de dos mil 518 soles al año; ubicándose la región en el último puesto a nivel nacional.

 

“Lo que pasa es que la inversión per cápita del sector público nos ubica también en una posición muy complicada. Debo ser honesto en decir que el Estado va a invertir en aquellas regiones de donde obtiene mejores niveles de recaudación tributaria, hay una relación umbilical entre recaudación tributaria e inversión pública. Creo que esto es la ratificación de lo que venimos evaluando. Dentro del enfoque de competitividad en el tema económico estamos en el puesto diez, lo cual sí nos debe de preocupar. Esto tiene que ver con las cosas que hemos venido revisando, porque recordemos que si no hay inversión no hay posibilidades de tributación y si no hay esto no tenemos posibilidades de inversión pública”, explica el economista.

 

Raúl Valencia refiere que es el momento de poner en la agenda de la economía regional y de sus actores la posibilidad de revisar el tema de la inversión minera en Lambayeque, pues solo el proyecto Cañariaco representa dos mil 600 millones de dólares para la región: mil 200 millones en la fase de construcción (dos años), y mil 400 millones de dólares en la fase de explotación.

 

“Esto significaría una revolución económica en nuestra región; por lo tanto, no sería nada raro que dentro de tres o cuatro años el más grande proyecto minero que tiene Lambayeque nos permita ubicarnos en los primeros cinco lugares”, señala, reconociendo que hay necesidad de decisión en el nivel político por alentar las inversiones, aun cuando se sabe que no es competencia del gobierno regional la entrega de concesiones.

 

“No contamos con la posibilidad de tener realmente ese nivel de acción. Si no lo tiene el consejo regional, que es el ente político donde hay la voluntad absoluta de promover la inversión minera (dentro de una minería responsable), el gobernador regional tiene las mismas limitaciones. El tema minero está manejado de forma directa por el ejecutivo, por el ministerio del sector, el cual lo tiene totalmente concentrado. Sin embargo, esto no significa no poder motivar y promover”, asevera.

 

CORRUPCIÓN Y SERVICIOS

De acuerdo al estudio solo el 89.7 % de los hogares en Lambayeque tiene cobertura de agua potable y solo el 72.6 % de desagüe, ubicándose la región en los puestos ocho y seis respectivamente de los referidos indicadores. Esta realidad resulta hasta cierto punto paradójica considerando que fue Lambayeque la región que más presupuesto recibió entre el 2008 y el 2011, durante el gobierno aprista (más de 650 millones de soles), para la ejecución de obras de saneamiento básico a través del programa Agua para Todos.

 

A decir de Valencia Medina si Lambayeque exhibe hoy estos resultados es por la presencia de la corrupción en el manejo de los recursos públicos.

 

“Todo esto nos pasa la factura hoy en día, porque cuando hablamos de descentralización económica vemos que eso es un bonito mensaje en el papel, pero que en la práctica es cero. Esto se debe a que todos los procesos de deterioro ético y moral en los que ejercen política y toman decisiones han llegado a un nivel tan alto de corrupción, cosa que se da no solamente en Lambayeque sino en todo el país. Miremos lo que está pasando a puertas del Fenómeno El Niño, el ejecutivo a través de los ministerios de Agricultura y Vivienda han manejado y concentrado todos los proyectos de inversión. El resultado es que no se ha cubierto más allá del 25 % de las necesidades de inversión que requería Lambayeque para afrontar el fenómeno. La corrupción sigue siendo un punto medular en la agenda de la política peruana. Para esto requerimos de una reforma muy profunda, que debería de normarse un perfil para poder acceder al más alto nivel que es el Congreso”, indica.

 

Otro indicador negativo para la región es el de Ejecución de la Inversión Pública. En este rubro Lambayeque se ubica en el último lugar a nivel país con un 62 %, que incluye los presupuestos destinados desde el gobierno nacional y los administrados por el gobierno regional y los gobiernos locales.

 

COMPROMISOS REALES

Lambayeque también tiene una de las tasas más altas de desempleo juvenil (11.4 % de la PEA), en tanto el 79.2 % de la Población Económicamente Activa trabaja de manera informal. En relación a Analfabetismo, el estudio evidencia que aún el 6.4 % de la población regional no sabe leer ni escribir y tampoco tiene capacidad lógico – matemática.

 

Precisamente sobre esto último es que la Universidad César Vallejo – Chiclayo ha suscrito un convenio con Rinsa Inc y la Gerencia Regional de Educación de Lambayeque para la ejecución del proyecto de erradicación del analfabetismo al 2018, tiempo en el que se espera beneficiar a más de 80 mil 681 habitantes.

 

“El proyecto de erradicación del analfabetismo nace como una inquietud política personal, la hemos internalizado en la universidad, la hemos socializado a nivel del gobierno regional y la hemos traducido a la Gerencia Regional de Educación. Hemos convocado a expertos en cooperación internacional y están junto a nosotros trabajando. Tenemos un financiamiento de 15 millones de soles para el cual estamos culminando con el proyecto de factibilidad, que es lo único que esperan los cooperantes internacionales. La fuente de financiamiento será USAID”, explica.

 

Finalmente, señala que para revertir los indicadores negativos que actualmente desplazan a Lambayeque en el Índice de Competitividad Regional es necesaria la voluntad política de las autoridades en los distintos niveles de gobierno.

 

“Necesitamos una voluntad que en verdad vaya más allá de los intereses de grupo, de los intereses de persona. Eso es lo que aún no logramos superar, es la peor barrera que enfrenta Lambayeque. Estoy convencido en que si los lambayecanos deseamos ver a nuestra región en mejores niveles de competitividad tenemos que deponer los intereses de grupo e incluso de cada institución en particular, es necesario lograr niveles verdaderos de concertación y articulación, hacerle frente a la corrupción y asumir compromisos. Lambayeque necesita liderazgo, no hay liderazgo, guste o no guste, esa es la verdad y ahí tienen una responsabilidad directa las autoridades desde el gobernados regional hasta los alcaldes distritales”, asevera.

Deja tu Comentario