Semanario Expresión up

VALDEMAR ROMERO CHUMBE: “DEBEMOS PRIVILEGIAR EL CULTIVO DEL ALGODÓN NATIVO”

Escribe: Semanario ExpresiĂłn
Edición N° 1107

  comentarios   

  • El presidente de la Mesa de Concertación del Algodón Nativo, Valdemar Romero Chumbe, señala que hay menos de cinco hectáreas de este producto en todo Lambayeque.

 

A pesar que el 17 de diciembre del 2013, mediante la Ordenanza Regional N° 015-2013-GR-LAMB/CR, se declaró de interés y de prioritaria atención la cadena productiva artesanal del algodón nativo en el departamento, el presidente de la Mesa de Concertación del Algodón Nativo en representación del Clúster Textil, Joyería y Artesanía de Lambayeque, Valdemar Romero Chumbe, sostiene que el cultivo de este milenario producto es escaso, debido al desinterés de las anteriores autoridades en los diferentes niveles de gobierno.

 

“Es preciso reflexionar sobre la triste realidad en la que hemos quedado producto de las malas gestiones gubernamentales que no pueden volver a repetirse. Hoy no tenemos ni cinco hectáreas de algodón nativo. ¿Cómo podemos exportar artesanía de este producto al mundo con esa cantidad de hectáreas? Debemos privilegiar su cultivo”, asevera.

Romero Chumbe explica que con esas cinco hectáreas no es posible ni siquiera llenar un contenedor que permita exportar al extranjero, perdiéndose así la oportunidad de aprovechar un producto único en todo el mundo.

 

PROPIEDADES DEL ALGODÓN NATIVO

El empresario textil señala que a diferencia de otros productos como el arroz, el algodón nativo crece bajo estrés hídrico. Es decir, su producción florece justamente cuando hay escasez de agua, una particularidad del departamento.

“Si nosotros no tenemos agua, ¿cómo podemos estar cultivando productos que necesitan muchísima agua cono el arroz?”, cuestiona.

Asimismo, manifiesta que el algodón nativo no es un vegetal como la mayoría de cultivos que se siembran y mueren, sino que es un arbusto que puede vivir hasta 10 años, por lo cual puede cosecharse muchas veces.

Añade que el algodón nativo es el único en el mundo que no necesita pasar por un proceso químico para la obtención de colores, pues su pigmentación natural ofrece una gama de tonos como el beige, pardo, gris y matices verduzcos y anaranjados.

“Esta variedad de colores se puede evidenciar en las prendas que se usaban en las culturas preincas como Mochica y Sicán, las cuales tenían un colorido natural, sin necesidad de teñirse”, afirma.

Además, comenta que el algodón nativo es hipoalergénico, lo cual significa que no ocasiona ningún tipo de irritación en la piel, siendo idóneo su uso como prenda de vestir para los niños, quienes tienen la dermis delicada.

 

PROYECTOS

Por otro lado, Romero Chumbe sostiene que el Clúster Textil, Joyería y Artesanía de Lambayeque que preside planea firmar acuerdos interinstitucionales este año con distintos distritos para promover la producción de este tipo de algodón.

Al respecto, el primer convenio firmado ha sido con la Municipalidad Distrital de Íllimo. “Este distrito sí tiene los terrenos de cultivo para dedicarlos al algodón nativo con los cuales se puede generar fuentes de trabajo sostenibles en el tiempo para sus artesanos”, señala.

Apunta que este es un proyecto ambicioso, ya que con las semillas que han recibido de los artesanos y pequeños agricultores planean empezar a sembrar entre media y una hectárea de este algodón de forma agronómica para obtener semillas suficientes que les permitan sembrar después de 50 a 70 hectáreas en un año y al cabo de dos alcanzar las mil hectáreas.

Además, comenta que hace cuatro años se firmó un convenio interinstitucional con la Municipalidad Provincial de Lambayeque, producto del cual se realizó en Chiclayo el Primer Foro Internacional de los Clústeres Textiles Sudamericanos, evento que luego se replicó en Brusque, ciudad del estado de Santa Catalina en Brasil, donde los empresarios brasileños ofrecieron su apoyo en conocimiento y tecnología a costo cero.

Romero Chumbe señala que quieren aprovechar ese ofrecimiento para replicar la experiencia en Íllimo y poner en marcha una máquina desmotadora para producciones pequeñas, hecha a la medida de las necesidades de los artesanos, así como máquinas de hilatura en algodón nativo, algo aún inexistente en el mundo, pero que confía lograr con el apoyo internacional.

 

Deja tu Comentario