up

JOSÉ ROJAS HABLA DE SU EX LíDER "CORNEJO ES UNO DE LOS MíS GRANDES EMBAUCADORES QUE HA TENID

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1009

  comentarios   

Durante 11 años el periodista José Rojas Santisteban trabajó estrechamente con David Cornejo Chinguel. Lo asistía en asuntos referidos a las empresas educativas de este e incluso colaboró con él en el primer tramo de su gobierno municipal. Más que un extrabajador se confiesa su amigo, aunque ahora no haya más cercanía que el recuerdo. Con dureza, afirma que el alcalde de la ciudad es un embaucador.

 

“Creo que David Cornejo viene cometiendo una serie de errores e incluso, en un momento, yo indiqué que se a auto-secuestrado por el poder dentro de la municipalidad. También creo que se ha dejado llevar incluso por algunos malos regidores, a quienes deja hacer lo que quieren con la condición que le den sus votos para seguir gobernando, por eso hay la percepción de que la municipalidad se ha parcelado, y él se hace de la vista gorda solamente porque necesita del apoyo de esos regidores”, señala Rojas Santisteban.

 

A 26 meses de iniciado el mandato municipal da Cornejo Chinguel, el comunicador asevera que ha quedado demostrado que como político nunca ha tenido condiciones para conciliar y concertar. Es más, conociéndolo de cerca asegura que la postura que el ahora alcalde adoptó en campaña solo fue con el propósito de cautivar al electorado.

 

“De conciliador y concertador no tiene absolutamente nada, solamente fue una propuesta de carácter político en campaña, porque ni bien lo empezaron a cuestionar y a criticar, lo que es un derecho constitucional, empezó a cerrar su círculo, se empezó a pelear con todo el mundo. En campaña dijo que los colegios profesionales iban a tener un asiento en la municipalidad. Yo pregunto, ¿qué colegio profesional tiene un asiento en la municipalidad? Es más a sus funcionarios más cercanos los botó,  y ahí está Ruperto Castellanos (ex gerente general del municipio) como ejemplo”, rememora.

 

José Rojas no duda en decir que David Cornejo ha puesto en evidencia una actitud autoritaria, que pinta por completo la manera en la que despliega su administración edil.

“Ahora me arrepiento totalmente, como miles de ciudadanos, de haber ayudado a que llegue a la alcaldía, pero no creí que David Cornejo fuera tan incapaz de cumplir siquiera su propio Plan de Gobierno. Lo hemos dicho, es demostrable, ni el 10 % de lo que propuso en campaña se ha podido cumplir”, asevera.

 

HACIENDO MEMORIA

Promocionado como un exitoso empresario educativo, David Cornejo se sumó a las filas del Partido Humanista de Yehude Simon, en el cual rápidamente escaló hasta lograr perfilarse como el candidato a la alcaldía de Chiclayo para las votaciones del 2014.

 

Meses antes de acabar el 2013, Cornejo Chinguel anunció que renunciaba al humanismo al no estar de acuerdo con el ingreso de Rogerio Custodio Cachay como integrante del Directorio de EPSEL, cuando la empresa del agua era dominada por la gestión del exalcalde Roberto Torres Gonzales.

 

El argumento le sirvió a Cornejo para anclar, semanas después en Alianza Para el Progreso, partido que finalmente lo postuló al municipio provincial y lo hizo triunfar en la contienda.

 

¿Fue realmente indignación lo que motivó el alejamiento de Cornejo Chinguel del partido de Yehude Simon?

 

José Rojas, quien fue puente entre el empresario y el ex presidente regional dice que sí, pero que al poco tiempo el primero de estos mostró su verdadero rostro.

 

“Entonces fue una buena justificación y lo digo porque ya en esas épocas era más que conocido el tema de la corrupción que enlodaba a la gestión de Roberto Torres. Fue un error político el que un partido que luchaba contra la corrupción mande a unos de sus cuadros más representativos a EPSEL. Yo estuve de acuerdo con la decisión de Cornejo, los trasfondos que haya estado manejando son temas personales, porque luego se supo que estuvo con César Acuña y la gente de APP”, comenta.

 

EL ENTORNO

Rojas Santisteban sostiene que cerca al alcalde hay una camarilla de funcionarios y regidores que se estarían beneficiando de manera irregular con los recursos del municipio.

 

“Creo que los más cercanos a él, todo el mundo sabe. No me atrevería a especificar porque tendría que tener algunos elementos o algunas pruebas para decir el beneficio que probablemente están teniendo, pero creo que es fácil de percibirlo. No es gratuita la actitud que ellos tienen para con el alcalde, también creo que aquello del amor por Chiclayo es solo un rollo para ejercer con libertad sus actividades”, precisa.

 

Menciona que la selección de los candidatos que lo acompañaron en la lista de regidores fue un asunto que Cornejo Chinguel coordinó directamente con Alianza Para el Progreso, aunque cuando solo llevó a cuatro militantes del partido.

 

“Losdemás fueron invitados directamente por David Cornejo, entre ellos Alfredo Montenegro Bermeo, su abogado personal que veía temas legales en la Corporación Mejía Baca, eso es conocido por todos y bueno así se armó la lista”, recuerda.

 

EL ALEJAMIENTO

El distanciamiento entre Cornejo Chinguel y Rojas Santisteban se produjo en diciembre del 2015, y desde entonces su excolaborador se convirtió en otro de los tantos opositores a la manera en la que el alcalde desarrolla su función municipal.

José Rojas comenta que nunca se le ofreció el cargo de jefe de la Oficina de Imagen Institucional de la comuna, sino más bien que se le encargó conformar un equipo de “veedores” de la gestión, que – según indica – ayudarían a analizar los problemas desde una óptica externa.

 

“Lo que se acordó con el alcalde de Chiclayo fue que yo, conjuntamente con otras personas, íbamos a tratar de fiscalizar o de ser los ojos y oídos, que eran las palabras que siempre repetía en campaña, de afuera hacia dentro, de lo que pensaba la población. Nosotros recogíamos información, por ejemplo, de algunos actos que iban con la ilegalidad o de algún funcionario que no esté trabajado bien”, explica.

 

Añade que conforme transcurrieron los meses fue cumpliendo la labor encargada, hasta que empezó a detectar actos de presunta corrupción, que al ser puestos de conocimiento ante el alcalde fracturaron la vieja relación de amistad que ambos tenían.

 

“Empecé a entrar a otros temas y el alcalde me dijo: ‘No te metas en tonterías, dedícate a los temas de prensa nada más”. Me quedé pasmado. Yo descubrí el presunto plagio del expediente para la construcción de veredas en 9 de Octubre, fui al despacho de alcalde y le dije: ‘David, tengo una bomba hermano, hay que revisar esto’, y la respuesta obviamente fue casi similar, me dijo que qué hacía metiéndome en esas cosas, que eran puros chismes. Yo tenía los documentos pero él nunca los pudo ver porque no me permitió acercarme. Por eso me alejé”, cuenta el periodista.

 

EL MENSAJE

Rojas Santisteban no se guarda nada y con seguridad afirma que si tuviera la oportunidad de volver a reunirse con David Cornejo le diría que recapacite y rectifique el camino que ha tomado su gobierno municipal.

 

“Le diría: ‘Oye David, deja de fregarla, la estás malogrando más de lo que ya está, realiza un replanteo, sé que no vas hacer lo que prometiste pero al menos que se vea una mayor transparencia en la gestión, mayor dinamismo”, señala.

Finalmente, agrega que Cornejo Chinguel ya se ganó un espacio en la historia de la provincia, pero no precisamente uno de los más halagadores.

 

“David Cornejo ya se hizo un página en la historia y creo que va a pasar con uno de los más grandes embaucadores que ha tenido Chiclayo. Digo esto porque justamente el embaucador hace eso, ofrece, dice que va a realizar cosas que al final no cumple y solamente lo hace por conseguir propósitos terceros”, afirma.  

Leer más