up

MANUEL GARCÍA PEÑA: “EL ESTADO DEBERÍA COMPRAR TEXTILES A LA INDUSTRIA NACIONAL”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1179

  comentarios   

  • En el norte del país hay aproximadamente mil 750 empresas de confección textil, las cuales son en su mayoría informales.
  • Según las proyecciones de la SNI, de no tomar prontas medidas, al 2031 habrá 24 millones de peruanos desempleados o subempleados.

 

En el marco del documento ‘Perú Agenda al 2031 para el progreso social y económico’, elaborado por la Sociedad Nacional de Industrias – SNI, que recoge propuestas en aras de promover la diversificación sectorial de la economía e impulsar la generación de empleos, el vicepresidente del gremio industrial en Lambayeque, Manuel García Peña, resaltó que uno de los grandes problemas del sector textil es la importación de prendas de vestir de China y de la India a precios subvaluados, lo que distorsiona el mercado. Debido a ello, demandó que el Estado brinde soporte al productor nacional, sobre todo ahora que con la pandemia ha dejado de vender.

 

“Debería ser obligatorio que todos los productos textiles de los ministerios sean comprados a la industria nacional.  Hay que crear una cultura de consumo interno. En el norte tenemos mil 750 empresas confeccionistas, pero hay un alto grado de informalidad. Solo abren su RUC cuando llega una propuesta del gobierno para hacer uniformes, pero en general no tienen certificación. Anteriormente, la carrera de confecciones en SENATI era una de las más demandadas, ahora ya no es tan rentable”, comentó.

 

Otros sectores

Asimismo, García Peña señaló que el sector industrial genera un millón y medio de empleos directos, además de aportar el 16 % de los ingresos fiscales y representar el 13 % del PBI. Sin embargo, la alta tasa de informalidad (72 %) impide que los puestos de trabajo crezcan y se dinamice la economía.

Sobre la pesca, anotó que el Ministerio de la Producción ha lanzado leyes para fortalecer la producción y exportación de harina y aceite de pescado, pero poco o nada ha hecho por la pesca de consumo interno. Hizo hincapié en que las exportaciones del sector en general podrían triplicarse si se diversificará la extracción de productos hidrobiológicos, los cuales también ayudarían a reducir los índices de anemia y desnutrición crónica, debido a su potencial nutricional.

Según datos del Ministerio de la Producción, el Perú exporta mil 340 millones de dólares en pesca, cifra menor a la de Chile y Ecuador.

Sobre la minería, señaló que esta debe caminar hacia la transformación de las grandes industrias pesadas, pero alineadas al contexto ambiental. Actualmente, el Perú cuenta con 64 proyectos de exploración minera en 16 departamentos, los cuales en su conjunto suman 498.6 millones de dólares.

En tanto, precisó que desde el pasado 29 de septiembre el Ministerio de Trabajo está elaborando un censo de todos los agentes de los sectores económicos, pues la industria nacional está atomizada.

 

Lambayeque

Por otro lado, subrayó que uno de los grandes problemas en Lambayeque es la falta de agua, toda vez que la actividad básica es la agricultura. En Olmos, por ejemplo, de las 38 mil 500 hectáreas de cultivo, solo se siembran 18 mil, debido a la escasez del recurso hídrico.

“Un total de 700 millones de soles costó crear la nueva ciudad de Olmos. Con 550 pudimos desarrollar un puerto que iba a generar más crecimiento, diversificación de la industria, pero se hizo el capricho de crear una ciudad fantasma en la que no hay ningún poblador. Se hizo para darle soporte a los que habían comprado las 38 mil hectáreas del valle agrícola. Ahora se quiere implementar la segunda etapa de Olmos, pero si no hay agua para 38 mil hectáreas, cómo se ampliará a 80 mil”, cuestionó.

 

Economía

En cuanto al Presupuesto General de la República, indicó que Salud debería pasar del 3 %, que es actualmente, a por lo menos el 8 %, pues la pandemia del Covid-19 ha desnudado la infraestructura hospitalaria, que data en su mayoría de hace 60 años, además de las deficiencias logísticas.

Asimismo, recordó que cuando el economista Michael Porter llegó al Perú en el 2009 diagnosticó que uno de los problemas de la economía nacional es la falta de una estrategia competitiva y  un rubro definido. En virtud de ello, García Peña señaló que el país no puede seguir siendo un exportador de materias primas, sino que debe migrar hacia una transformación en los diferentes sectores.

“Tenemos un gran potencial. Somos buenos productores, pero malos vendedores. Debemos mirar hacia los mercados de afuera. Oportunidades hay, hace falta que el sector público y el privado se pongan a trabajar de la mano”, indicó.

Refirió que, si bien a nivel macroeconómico el Perú tiene reservas que le avalan una buena calificación crediticia, a nivel micro falta mucho por hacer, sobre todo en el plano tributario, pues Perú es el país donde se pagan los impuestos más altos en Sudamérica. Sumado a ello, apuntó que hay una “excesiva carga”  contra las empresas por parte de organismos como la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral – SUNAFIL, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, y la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria - SUNAT.

“El Estado no ayuda a que la persona se formalice, pues crea temor empresarial. En el sector público te ven desde un escritorio, no saben lo que pasa un empresario para dar trabajo, para tributar. Eso debe cambiar porque si no en el país nadie querrá pasar a la formalidad. Se deben dar mayores incentivos”, opinó.

Según la proyecciones de la SNI, al 2031 habrían 26 millones 623 mil peruanos en capacidad de trabajar, de los cuales 24 millones serían informales y/o subempleados.

Por otro lado, señaló que los ahorros de las personas han disminuido considerablemente, hecho que se ve evidenciado en el aumento de la morosidad de los bancos y el cierre de las tarjetas de crédito, dado que la gente debió endeudarse para comprar alimentos y medicina.

“Si a alguien que gana 800 soles le dan crédito por dos mil, piensa que puede comprar gratis porque no tiene una cultura de pago. La gente ha jugado con las tarjetas. Hay que reorganizar el sistema, ver algún mecanismo, porque la capacidad de pago de la población no es tan buena. ¿La persona que no es sujeto de crédito a qué se va a dedicar?, cuestionó.

 

Reforma judicial

Asimismo, señaló que debe existir seguridad jurídica para que las empresas puedan invertir, para lo cual es imprescindible que se realice la reforma judicial, la misma que no podrá desarrollarse si el ciudadano de a pie no cambia su comportamiento.

“Hay mucha gente que va a las instituciones públicas a pedir favores. Hacen un trámite y ya le están dando dinero a un funcionario para que lo agilice.  Contribuimos con ese error. Lo que tenemos que hacer es proponer una reforma judicial acorde con el crecimiento del país.  La corrupción está atrincherada en todos lados. Es un problema que debemos extraer de raíz, pero costará cierto tiempo hacerlo”, resaltó.

Según la encuestadora IPSOS, ocho de cada 10 peruanos desconfían del sistema judicial. A nivel de Latinoamérica, el promedio de desconfianza es del 55 %, según la Organización de las Naciones Unidas – ONU.

 

Elecciones

Finalmente, García Peña indicó que la  Sociedad Nacional de Industrias cuenta con una oficina congresal en la que se articula con los parlamentarios y ministros los proyectos de ley que se trabajan en las diferentes comisiones, por lo cual exhortó a los candidatos que se presentarán a las elecciones generales del próximo año a tomar en cuenta la agenda elaborada por el gremio.

“En estas elecciones no queremos candidatos populistas, sino gente que venga con la idea de transformar al país. Con esta agenda queremos decirles a los postulantes al Congreso que tengan una mirada diferente, amplia. Hay que abarcar salud, educación, empleo, abrir nuestra perspectiva a todos los sectores. La Sociedad Nacional de Industrias está dispuesta a colaborar porque las cosas en el país están complicadas”, explicó.

Leer más