up

EL ÉXITO DEL CENSO 2018 ES NUESTRA RESPONSABILIDAD

Escribe: Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 1033

Para saber cuántos habitantes tiene el territorio patrio y en qué condiciones de habitabilidad se encuentran se realizará el próximo 22 de octubre a nivel nacional el XII Censo de Población, el VII de Vivienda y el III de Comunidades Indígenas, esfuerzo que lidera el Instituto Nacional de Estadística e Informática – INEI.

 

En marzo del próximo año tendremos los resultados consolidados de este empadronamiento  con la finalidad de cubrir la totalidad de viviendas a fin de recoger la información de la población peruana, para lo cual desde el 2014 se está desarrollando un proceso de preparación que permita tener la logística y los recursos suficientes a fin de ejecutar con éxito la medición poblacional.

 

Debo destacar la labor del personal que en Lambayeque está trabajando de manera profesional para alcanzar los resultados exitosos que busca este Censo 2018. Al respecto el economista José García – Godos Jara, jefe departamental de los Censos Nacionales 2017, ha declarado a Expresión que  uno de los insumos más importantes para el desarrollo de los censos es la actualización cartográfica y registro de viviendas y establecimientos a fin de permitir la segmentación del territorio para distribuir a los empadronadores.

 

Los censos se aplicarán en ocho millones de viviendas ubicadas en mil 874 distritos del país, para lo que será necesaria la participación de aproximadamente 550 mil personas, quienes asumirán el trabajo de empadronar de manera voluntaria a sus vecinos.

 

En el caso del III Censo Nacional de Comunidades Indígenas se tabulará la información de dos mil comunidades nativas y seis mil comunidades campesinas de todo el país.

Por tal motivo desde aquí quiero pedirle a todos los peruanos y en particular a los lambayecanos  que el día del Censo la población se mantenga en sus viviendas. Todos tenemos orden de inamovilidad  este 22 de octubre.

 

En Lambayeque se ha podido completar la cantidad de funcionarios censales que se necesitan, por lo que 25 mil personas, entre jefes distritales, jefes de zona, jefes de subzona, jefes de sección y empadronadores tanto del área urbana, rural y especial están listos para el cumplimiento de la tarea a nivel de nuestra jurisdicción.

 

En Lambayeque, como en el resto del territorio nacional, se han instalado 35 comités distritales de cooperación, lo mismo que en las tres provincias. De acuerdo a la normativa vigente estos comités están presididos por los alcaldes provinciales o distritales, según sea el ámbito, y lo conforman las principales autoridades representativas de cada sector como los subprefectos, las iglesias, los representantes de Agricultura, Salud, Educación e incluso las grandes empresas que tienen participación directa en la vida diaria de los distritos.

 

El poblador censado tiene la obligación de responder al empadronador todas las preguntas de la cédula censal con total normalidad, tranquilidad y verdad. Todos los integrantes de un hogar serán censados, pero las preguntas serán diferenciadas de acuerdo a la edad de estos. Cada persona responderá, en promedio, 47 interrogantes.

 

En el caso de los menores de 12 años, las respuestas serán dadas por el jefe o jefa de la familia, lo mismo que cuando se trate de adultos que padecen de algún tipo de enfermedad que le impida responder por sí solo al empadronador.

 

Para garantizar la seguridad del proceso, los funcionarios censales ese día acudirán a las viviendas debidamente identificados. El empadronador, jefe de sección o de zona portará una credencial, portará el legajo de cédulas y llevará un distintivo. Lo ideal es que el domingo 22 de octubre, entre las 8 de la mañana y 5 de la tarde, por las calles solo se desplacen los funcionarios del censo, los agentes de las fuerzas policiales y de las fuerzas armadas y el personal de serenazgo de los municipios, que también se está sumando para brindar seguridad.

 

Para las personas que el día de los censos se encontrarán en sus trabajos o negocios, estas también serán empadronadas, de tal manera que nadie quede fuera del registro informativo.

El censo nacional de población de este año es un registro de hecho, lo que significa que las  personas serán empadronadas en el lugar en el que se encuentren durante el momento censal. Habrá personas que se encuentren en viviendas o ciudades en las que no residen permanentemente, igual estas serán censadas y con las preguntas que se les formulen será posible distinguir si son residentes permanentes o eventuales en el lugar.

 

Los censos de población se realizan cada diez años. En el Perú, el último fue el del 2007, que arrojó como resultado que la población nacional ascendía a 28 millones 220 mil 764 habitantes y que existían siete millones 566 mil 142 viviendas en todo el país. En Lambayeque, el censo indicó que la población era de un millón 112 mil 868 habitantes y había en total 268 mil 235 viviendas.

 

Los censos proveen de información estadística sobre la composición, distribución geográfica y crecimiento de la población, los patrones cambiantes de la concentración urbana y rural; así como las características y servicios básicos de la vivienda, que posibilitan contar con una completa base cuantitativa de información para el conocimiento de la realidad nacional y la formulación, evaluación y seguimiento de la planificación, de las políticas públicas y la administración de los recursos económicos del Estado.

 

Esta información será contrastada con la que ha venido proyectando el INEI en la última década, que ha permitido además medir el crecimiento por sectores y conocer las dinámicas referidas a hogares, empleos o sectores productivos como agro e industria.

 

Es importante conocer las características de nuestras comunidades campesinas, porque nos permite identificar sus necesidades y, por lo tanto, atenderlas y fortalecer su desarrollo. El Censo de Comunidades nos permitirá conocer, por ejemplo, cómo está el acceso a servicios básicos, a salud, educación o el funcionamiento de los programas del Estado. En base a ello será mucho más sencillo para el Estado implementar políticas de apoyo, orientadas a atender lo que las comunidades necesitan.

 

Para el caso de los distritos altoandinos, donde la población es quechuahablante, el INEI ha diseñado estrategias que permitirán garantizar el éxito de registro de información.

 

Tanto en el ámbito urbano como en el rural, lo ideal es que la información sea recolectada por personas del mismo ámbito; es decir, que sea el vecino quien participe. En el área rural no es recomendable enviar personal de las capitales de provincia para que empadronen a la gente, porque en el caso de Lambayeque, por ejemplo, en la zona altoandina el lenguaje es una limitación bastante grande, por eso lo que queremos que sean los propios habitantes quienes de manera voluntaria se comprometan a colaborar en el registro de datos en la zona donde viven.

 

Las respuestas que como pobladores demos a los empadronadores del Censo 2017, de manera responsable serán vitales. Ello permitirá elaborar los recursos de la real población que se estima hoy en día en más de 33 millones de habitantes. La cifra real la conoceremos a partir del 2018.

Leer más