up

PERÚ PRESENTE EN EL MUNDIAL RUSIA 2018: SE CUMPLIÓ EL SUEÑO AÑORADO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1039

Más de treinta millones de peruanos siguieron el partido más importante que nuestra selección jugó el último miércoles 15 de noviembre, cuando enfrentó a Nueva Zelanda y cuyo resultado nos tendrá embelesados seguramente por mucho tiempo.

 

Jefferson Farfán y Christian Ramos anotaron a los 27 y 64 minutos del partido los dos goles más esperados de los últimos tiempos que aseguraban así nuestra presencia como país en el mundial de Rusia 2018. El Estadio Nacional, con 50 mil espectadores retumbó dos veces cuando al unísono gritaron ¡Gollllllllllll!

 

Quién podría negar que este triunfo nos ha hecho olvidar tristezas y preocupaciones para convertirlas en risa y llanto de alegría y afirmar que cuando se trabaja en equipo y se apunta a un objetivo este se cumple. Se reafirma que sí se puede.

 

Han transcurrido 36 años de frustración para volver a ilusionarnos con el deporte que une a las familias y que gracias al trabajo técnico y profesional de Ricardo “El Tigre” Gareca, quien tuvo toda la confianza de los directivos de la Federación Peruana de Fútbol, nos lleva en un día histórico al certamen más grande del planeta: el mundial.

 

Contra todo pronóstico ganamos por dos goles a cero a Nueva Zelanda, un equipo respetable, con jugadores con más talla física que los nuestros. Sin embargo, el corazón, amor, inteligencia, gallardía y picardía de nuestros 11 guerreros peloteros nos dieron la más grande satisfacción deportiva con la que Perú va cerrando el año 2017. Punto seguido, la admiración a nuestro arquero Pedro Gallese, quien cuidó con suma responsabilidad el arco peruano.

 

Sin  duda la mayor presión de campo la tuvo Perú que salió a jugar con un solo propósito:  ganar y asegurar nuestra presencia en Rusia 2018. Nuestra selección ha sido la número 32 en clasificar en el último día y el último partido de las eliminatorias. Puedo afirmar que muchos países del mundo nos han brindado las mayores vibras y energías positivas para así hacerlo.

 

Y como es importante recordar la historia de la selección de fútbol del Perú señalaré que esta se remonta al año 1927, luego de que la recién fundada Federación Peruana de Fútbol la creara con la finalidad de representar al país internacionalmente en las competiciones organizadas por la Confederación Sudamericana de Fútbol. Su debut se produjo el 1 de noviembre de 1927 ante la selección de Uruguay, en el Campeonato Sudamericano de aquel año. Hasta la fecha ha participado en cuatro ediciones de la Copa Mundial de Fútbol (1930, 1970, 1978 y 1982), siendo sus mejores resultados los cuartos de final alcanzados en 1970 y 1978, mientras que, a nivel regional, ha sido campeona de la Copa América en 1939 y 1975.

 

A lo largo de la historia han sido más de 300 los futbolistas que han vestido la camiseta de la selección de fútbol del Perú. Roberto Palacios, con 128 encuentros disputados, es el futbolista con la mayor cantidad de apariciones en la selección.​ A su vez, Paolo Guerrero, con 32 anotaciones, es el máximo goleador en la historia del combinado peruano,​ además de ocupar la duodécima posición en la clasificación histórica de los máximos goleadores de la Copa América.

 

Desde España 82, nuestro país no había vuelto al torneo mundial. Los años de corrupción de Manuel Burga como presidente de la federación fueron un obstáculo para el trabajo deportivo. Dicha fase terminó en 2015 cuando decenas de dirigentes fueron involucrados en una trama de irregularidades de la FIFA.

 

El país vive el mejor momento con este triunfo deportivo, tanto que la tragedia del Fenómeno El Niño Costero que no solo dejó sin vivienda a miles de familias,  sino también una economía alicaída y un momento político indeseable con desatinadas decisiones del Congreso de la República dominado por Fuerza Popular, así como los casos de corrupción más grandes descubiertos en los últimos años que ha llevado a tener en prisión a un expresidente peruano y a otro con mandato de prisión preventiva, se han dejado a un lado para solo comentar lo que la selección peruana hizo en su último partido de eliminatoria donde  encaró por segunda vez a Nueva Zelanda sin su capitán, el carismático y efectivo anotador Paolo Guerrero.

 

Como sabemos el delantero afronta una suspensión de 30 días impuesta hace un par de semanas por la FIFA, debido al resultado analítico adverso en la prueba antidopaje tomada en el choque contra Argentina en La Bombonera, a inicios de octubre.

 

Debo señalar que los jugadores peruanos supieron manejar la ausencia de Guerrero, el conjunto estuvo mejor adaptado y el mediocampista Christian Cueva tuvo un mejor desempeño que en el partido en Wellington.

 

Sin duda, queridos lectores, estar en el mundial es una reivindicación. Y cómo no, si niños, jóvenes y adultos hemos apoyado en estas semanas al equipo peruano vistiendo, en la escuela y el trabajo, la camiseta de la selección. El miércoles 15 de noviembre celebramos volcándonos a las calles y plazas tal como se registró en el centro chiclayano.

 

Fue tanta la presión de la hinchada por celebrar que prácticamente se obligó al gobierno nacional a decretar feriado no laborable el jueves 16 para el sector público. Incluso se suspendieron las clases.

 

Dice la leyenda tan popular que “todo da vuelta” y esta aplica bien el hecho que Gareca jugando en su selección de Argentina nos eliminó, 36 años después, del pase al mundial. Hoy, como director técnico nos devuelve con su sapiencia y confianza en los jugadores peruanos ir a un nuevo certamen deportivo mundial.

 

Gracias muchachos por reactivar ese sentimiento de pertenencia nacional tan importante. Lograron enganchar al público futbolero peruano con la selección, con resultados positivos, recambio de jugadores, énfasis en la disciplina, compromiso de los jugadores. Dirigentes serios como su presidente Edwin Oviedo, trabajaron para reinventar la capacidad e identidad deportiva que habíamos perdido hace años.

 

A Ricardo Gareca el país le reconoce su trabajo, que ha sido un aporte invaluable, pues él ha demostrado ser un líder, un gran estratega al consolidar el estilo de juego y lograr que los jugadores creyeran en sí mismos. No  olvidemos que “El Tigre” rescató los rasgos esenciales del jugador peruano: el juego de toque al ras del piso, como lo hicieron las selecciones de Didí, Calderón y Tim, precisamente los entrenadores que clasificaron a Perú al Mundial de los gloriosos años 70 e inicios de los 80.  Es decir aplicó historia, conocimiento, psicología y sobre todo amor a los jugadores que se la creyeron y nos han dado el más grande regalo deportivo.

 

Por ello me permito señalar que nuestro Perú tiene jugadores en ataque de altísimo nivel, al mismo nivel que cualquier selección.

 

Así que a partir de hoy vamos a familiarizarnos con la mascota de Rusia 2018, Zabivaka, el lobo. Si puede viajar a Rusia hágalo y así podrá corear el nombre de Perú y alentar a nuestra selección, cuyo objetivo inmediato será pasar la primera ronda.

Leer más