up

¿QUIÉN O QUIÉNES Y POR QUÉ LO OCULTARON? LA CALZADA TIENE ESTUDIOS DE FACTIBILIDAD.

Escribe: Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 1053

Desde el año 2,009 la Embajada de los Estados Unidos es depositaria del Estudio de Factibilidad de La Calzada, obra que debe ejecutarse para beneficio de nuestros agricultores del Valle La Leche y que permitirá la incorporación de 18 mil nuevas hectáreas a la frontera agrícola regional. ¿Quién tiene en Lambayeque este Estudio, por qué  no se ha hablado de él, qué intereses subalternos se han antepuesto ante un proyecto de enorme envergadura?

 

Es triste y muy lamentable saber que muchas de las autoridades actuales del Gobierno Regional y seguramente hasta congresistas desconocían que desde mayo del 2004 Yehude Simon Munaro entonces presidente Regional de Lambayeque hizo denodados esfuerzos para ejecutar los Estudios respectivos encontrando el apoyo de la Agencia de Comercio y Desarrollo, adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno americano. En diciembre del 2007  Simon Munaro y el embajador de los Estados Unidos en el Perú, en representación de la USTDA, firmaron en Lima el contrato para la ejecución del estudio denominado: “Estudio de Factibilidad de Control de Inundaciones en la Región Lambayeque”.

 

La firma D’Leon Consulting Engineers, con sede en California, fue quien  presentó a un equipo técnico de primer nivel para los estudios respectivos. Hoy se conoce que el equipo técnico que encabezó León Ezcurra abordó en  el estudio el control de inundaciones en la cuenca del río La Leche, entregando 10 volúmenes, con un total de mil páginas, divididas en la revisión de la información existente y visitas de campo que permitieron evaluar las ubicaciones físicas propuestas de las represas incluidas en las diferentes alternativas, analizando al detalle aspectos geológicos, morfológicos y de naturaleza estructural de la cuenca y sus afluentes.

 

Los expertos también realizaron la comparación de alternativas, un estudio básico preliminar del impacto ambiental de las mismas y la clasificación de la alternativa más beneficiosa para el control de las inundaciones en el valle La Leche en función de la factibilidad técnica, ambiental, económica y financiera.

 

Investigaron la escorrentía usando fórmulas y modelos para definir si el control de las avenidas requería la construcción de más de un embalse; exploraron el suelo para la geología estructural realizando calicatas, perforaciones y aplicando métodos como la refacción sísmica. También definieron la tipología de la presa basada en las características propias del terreno.

 

Alcanzaron directivas generales para el diseño básico de la presa y sus componentes hidráulicos; las metodologías para realizar un Estudio de Impacto Ambiental; formularon un Informe de Impacto Ambiental; analizaron el costo/beneficio; confeccionaron un estudio de suministro de agua a la población aledaña a la cuenca para los próximos 25 años a partir de la construcción de la presa y formularon las proyecciones financieras. Asimismo, se encargaron de proyectar el impacto de la obra sobre el desarrollo de Lambayeque.

 

El informe final redactado en inglés y traducido al castellano, entregado a la sede de la USTDA y a la Embajada de los Estados Unidos en Lima en el 2008, diría duerme el sueño de los injustos. Sí injustos aquellos que por diversas circunstancias están en el poder y que no les importa el desarrollo de los pueblos y solo viven el día, sin proyecciones y sin honrar el cargo que ostentan.

 

Diez años después ahora que se aborda las obras de Reconstrucción después del Fenómeno del Niño Costero la Autoridad de la Reconstrucción Con Cambios nos mece con el cuento que de los tres mil 115 millones de soles destinados para rehabilitar y mejorar la infraestructura dañada por el fenómeno climático en Lambayeque, una buena parte se destinará para financiar los Estudios de La Calzada. ¿Cuál Estudio?. Si lo estamos demostrando que estos ya están, solo hay que ejecutar la obra.

 

Señores lectores, amigos todos,  La Calzada ya tiene Estudio, no hay que invertir ni un sol partido para su realización. Estos fueron elaborados por un equipo técnico que encabezó Domingo León Ezcurra quien en el estudio abordó el control de inundaciones en la cuenca del río La Leche, entregando 10 volúmenes, con un total de mil páginas, divididas en la revisión de la información existente y visitas de campo que permitieron evaluar las ubicaciones físicas propuestas de las represas incluidas en las diferentes alternativas, analizando al detalle aspectos geológicos, morfológicos y de naturaleza estructural de la cuenca y sus afluentes.

 

Los expertos también realizaron la comparación de alternativas, un estudio básico preliminar del impacto ambiental de las mismas y la clasificación de la alternativa más beneficiosa para el control de las inundaciones en el valle La Leche en función de la factibilidad técnica, ambiental, económica y financiera.

 

Investigaron la escorrentía usando fórmulas y modelos para definir si el control de las avenidas requería la construcción de más de un embalse; exploraron el suelo para la geología estructural realizando calicatas, perforaciones y aplicando métodos como la refacción sísmica. También definieron la tipología de la presa basada en las características propias del terreno.

 

Alcanzaron directivas generales para el diseño básico de la presa y sus componentes hidráulicos; las metodologías para realizar un Estudio de Impacto Ambiental; formularon un Informe de Impacto Ambiental; analizaron el costo/beneficio; confeccionaron un estudio de suministro de agua a la población aledaña a la cuenca para los próximos 25 años a partir de la construcción de la presa y formularon las proyecciones financieras. Asimismo, se encargaron de proyectar el impacto de la obra sobre el desarrollo de Lambayeque.

 

No hay duda después de todo lo informado que la presa La Calzadaes la solución definitiva para el problema de inundaciones y regulación del recurso hídrico en el valle, tal como lo ha aseverado a nuestro hebdomadario Domingo León Ezcurra. El especialista refiere que para determinar los volúmenes de agua que pueden presentarse de ocurrir el Fenómeno El Niño, el equipo técnico realizó proyecciones de mil, dos mil y hasta 10 mil años, superiores a los que manejaba en ese momento el PEOT que eran de solo 500 años.

 

León Ezcurra refiere que en base a las proyecciones técnicas se propone la construcción de una presa de 50 metros de altura, capaz de almacenar 150 millones de metros cúbicos de agua (tres veces más que la Presa Limón del Proyecto Olmos) y para aliviar la carga en tiempos de avenida una presa de menor dimensión, Calicantro, para almacenar 40 millones de metros cúbicos, ubicada a 8 kilómetros aguas debajo de La Calzada.

 

Asimismo se propuso la construcción de pequeñas presas para controlar el arrastre de los sedimentos de La Calzada y de limpieza manejable, situadas en las quebradas Moyán y El Zángano, que son afluentes del río La Leche.

 

Los especialistas propusieron en el estudio tres alternativas: construir una presa de escollera con núcleo central de arcilla y pantalla de impermeabilización del cimiento de bentonita-cemento bajo el núcleo o una presa de escollera con núcleo central de arcilla y tapiz arcilloso de enlace con la ataguía y pantalla de impermeabilización del cimiento de bentonita-cemento, bajo el núcleo de la ataguía aguas arriba.

 

La tercera alternativa es la construcción de una presa de escollera con pantalla/losa de hormigón armado aguas arriba, exenta de núcleo de arcilla, con pantalla de impermeabilización del cimiento de bentonita-cemento, bajo el zócalo-plinto (aguas arriba), justo donde termina la losa.

 

Los expertos propusieron además que en la margen izquierda se construyan túneles de descarga del aliviadero y en la margen derecha la estructura de toma, que se habilite un estanque de regulación y un canal de derivación.

 

Incluso consideraron elementos que permitan el tránsito de peces aguas abajo y el menor impacto ambiental posible, teniendo en cuenta que la zona propuesta para la construcción de la presa es hábitat natural de especies en peligro como la pava aliblanca, la cortarrama y el copetón rufo.

 

El informe publicado por nuestro Semanario Expresión en su edición N°1,052 seguramente dejó atónitos a muchos técnicos, tal vez a algunos buenos políticos que aún quedan. Ojala que este informe concite la atención de los académicos, de los profesionales de la ingeniería y de todas las profesiones. Si nos involucramos como Sociedad Civil organizada y ejercemos presión con fuerza de razón, estoy segura que La Calzada se ejecutará en corto plazo.

Leer más