up

VIVAMOS SIN LAS BOLSAS DE PLÁSTICO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1062

Ha llegado el momento de vivir sin bolsas de plástico, de crear una conciencia social sobre los daños que causan estos objetos tan cotidianos como las bolsas que se utilizan diariamente. La estadística es muy preocupante sobre su uso. De todas las bolsas de plástico usadas, el 89 % son de un solo uso y pasan a convertirse en residuos contaminantes. El 39 % son incineradas y el 80 % del total acaban enterradas en desagües, acequias, solares y el mar.

 

Conscientes de esta triste situación, varios países han ido tomando medidas para frenar el exceso de bolsas. Es momento que en el nuestro, despidamos a las bolsas de plástico para siempre. Se debe promover la aprobación de una ley que prohíba su comercialización y fabricación, que ahora se regule su uso hasta alcanzar su eliminación.

 

Las bolsas de plástico se han convertido en el nuevo enemigo a erradicar por parte de numerosos países. Buscando cifras sobre consumo de bolsas plásticas en nuestro país, encontré que el diario La República publicó en febrero de este año un informe al respecto.

 

No hay cifras exactas sobre el número de bolsas que se usan anualmente en el Perú, pero algunos estimados señalan que esa cifra podría estar entre los 500 millones de bolsas y los tres mil millones. El documento "Estudio sobre percepciones, aptitudes y comportamientos ambientales frente al uso superfluo de bolsas plásticas", del Ministerio del Ambiente, también señala que el 94 % de comercios analizados utilizaba exclusivamente bolsas de plástico para el despacho de sus productos”.

 

Sobre el particular Albina Ruiz, de Ciudad Saludable, señala que en promedio el 25 % de la basura que se produce es considerada residuo reciclable. "De ese porcentaje aproximadamente la mitad es plástico, y de esa cantidad las bolsas no significan mucho en peso pero sí en volumen. No pesan pero generan muchos problemas", comenta.

 

El 2014 el consumo de plástico fue de 30 kilos por habitante en el Perú, según la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). En las playas del Perú el 46 % de los residuos sólidos son plástico. Ciudad Saludable tiene imágenes de gaviotas con bolsas de plástico en el pico y zonas de playa sembradas con bolsas de todos los tamaños y colores.

 

Una bolsa plástica tiene una vida práctica de pocos minutos pero tarda entre 100 y 400 años en degradarse. "En el Perú hace falta discutir seriamente el tema. No solo se tiene que prohibir, sino que tiene que haber un proceso. El debate es necesario incluso para definir qué es biodegradable. Porque se ha dicho que ya se usan bolsas biodegradables en el país y no lo son. Se descomponen en pequeñas partículas, pero se quedan en el ambiente, no desaparecen", explica Albina Ruiz.

 

La especialista comenta que hoy se habla de bolsas oxobiodegradables, biodegradables y compostables, pero ninguna de esas bolsas puede degradarse en el mar, que es donde provocan más daño. "Es tiempo de hablar de bioplásticos producidos a partir de resinas orgánicas como el almidón de yuca, la piña o la caña de azúcar. Por eso se tiene que conversar con el sector empresarial también, para adecuar nuestra tecnología. Se debe dialogar con todos los sectores involucrados para sacar una ley de consenso y no una ley que no se aplica como muchas otras".

 

¿Y cómo estamos respecto a los países de la región y de todo el mundo? Muy cerca, Colombia tiene un impuesto al uso de bolsas de plástico desde julio de 2016 y lo paga el consumidor. En Argentina, ciudades como Buenos Aires, Jujuy y Rosario cobran por las bolsas. También las reemplazarán por biodegradables en un lapso de tiempo. En Chile ya se anunció el año pasado un proyecto de ley para prohibir las bolsas de plástico en las ciudades costeras del país.

 

El país con la medida más radical en el mundo respecto a las bolsas de plástico ha sido Ruanda, que en 2008 prohibió completamente las bolsas de plástico y la importación de las mismas. Fue una forma de evitar las inundaciones a causa del plástico que obstruía los desagües.

 

En el 2014, el Parlamento Europeo emitió una norma que obliga a los estados miembros de la Unión Europea a reducir el uso de bolsas plásticas. La medida busca reducir en un 80 % el uso para 2019. En ciudades de Francia, Irlanda, Bélgica, España, Gales se cobran las bolsas en los comercios.

 

Para Albina Ruiz, las iniciativas en favor de dejar las bolsas plásticas de lado son importantes y se deben apoyar pero aún hay mucho por avanzar en el tema. "Si una ley dice que en dos, tres años, se va a empezar a cobrar, y después se van eliminando las bolsas es solo el inicio. Hay que empezar a pensar también en otros embalajes no reciclables y que generan grandes problemas de contaminación como el tecnoport", comenta.

 

La discusión está en mesa. Hay proyectos de ley y tiempo para debatir. Las toneladas de bolsas inundándolo todo son un grave problema y hay que enfrentarlo cuanto antes. Como ya hacen otros países.

 

El plástico es uno de los materiales más comunes en los objetos que nos rodean y que usamos a diario, pero, ¿sabemos qué es?

 

Los plásticos se componen de monómeros y otras sustancias procedentes del gas o el petróleo que dan lugar al polímero o la resina plástica, su principal componente. A esta resina se le añaden aditivos dependiendo de las características que se busque que posea, y es esta mezcla final lo que conocemos como materiales plásticos.

 

Las bolsas se clasifican en función de su tipo de degradación en convencionales (no degradables), oxo-degradales (plástico de las bolsas en los supermercados, degradables por el contacto con el aire y el sol) y bioplásticos (presente en las bolsas para transportar la compra).

 

El plástico es el mayor residuo marino, cada año ocho millones de toneladas de este material van a parar al agua. De esta basura, tan solo el 15 % flota sobre la superficie y un 70 % descansa en el fondo del mar.

 

Los objetos plásticos pueden acabar enredándose con la fauna marina, o incluso, acabar siendo ingeridos por la misma. De todos los enredos que se producen por productos plásticos, el 71 % es causa de las cuerdas plásticas y las redes pesqueras. El 37 % de los episodios de ingesta plástica se producen porque los organismos confunden el material con comida. Estos incidentes pueden acabar con la muerte de la fauna, un 79 % se produce por enredo. Además, al menos 85 géneros de animales y algas emplean la basura marina que les rodea como habitad.

 

Hace unos días miré un documental sobre la formación de una Isla de plástico en la costa de Chile y nuestro país. El informe es aterrador, espeluznante y lo que me provoca es sumarme a otras voces que ayuden a la conservación de nuestro medio ambiente. Por ello, utilizando esta página llamó la atención de ustedes lectores para empezar a desechar las bolsas plásticas que contribuyen a la contaminación de nuestro planeta que se ve afectado a corto y largo plazo, cada año convirtiéndose en una gran amenaza para el planeta.

 

Un equipo de científicos ha advertido sobre las serias consecuencias que tendrá para el medio ambiente, la nueva isla de plástico descubierta en el Océano Pacifico donde una inmensa concentración de plástico cerca de las costas de Chile y Perú, han formado una mancha de basura hallada la misma que se extiende a través de una superficie de más de dos millones de kilómetros cuadrados lo que corresponde al tamaño de México y supera al de Colombia.

 

Según los oceanógrafos, la mayor parte de los plásticos detectados no es visible. Uno de los peligros de este tipo de contaminación de microplásticos está en el hecho de que los materiales penetren en la cadena alimenticia de las especies marinas y de esta forma, provoquen mutaciones.

 

La presencia de plástico en aguas marinas, puede calentar la superficie oceánica. De hecho, el plástico puede acumular calor y aumentar la temperatura del agua hasta incluso superar la del aire.

 

Que los mares y océanos se han convertido en vertederos es una realidad aceptada ya por muchos expertos, la única incertidumbre es cómo de grande es el basurero. Llegó la hora de vivir sin bolsas de plástico, ayúdame a difundir lo peligroso que son para nuestro medio ambiente. 

Leer más