up
 

CUANDO NO SE SABE PARA QUIEN SE TRABAJA

Escribe Orestes Pantoja Hernández para la edición N 960

La izquierda, o gran parte de ella, prepara sus lanzas para votar por Keiko Fujimori.

 

No hay otra interpretación política a la absurda decisión de “dejar en libertad”, “votar en blanco” o “viciar el voto”, siempre y cuando en el último caso no se dibujen “pichulitas”, como se quejaron las autoridades electorales.

 

La decisión por quién votar en la segunda vuelta, estuvo desde el comienzo en la cabeza de los dirigentes del Frente Amplio, Partido Aprista, Alianza para el Progreso, Acción Popular, Peruanos por el Cambio, etc.

 

Unos más serios que otros, analizaron el problema y -desde el comienzo- tenían las opciones claras, por eso sorprende la aparente indefinición de la izquierda, la más ideologizada de las fuerzas políticas.

 

Para otros, como el Movadef, la opción estuvo clara desde el comienzo de los escarceos electorales: todos contra la derecha.

 

El problema es ubicar con precisión, en el período político actual, quien o que es la derecha y dónde está.

 

¿El fujimorismo o PPK son la derecha?

Es el primer dilema ya que las elecciones son dentro de cuatro semanas y los seguidores de esa importante corriente política miran al horizonte y no ven atisbos de tierra.

 

El problema no es exclusivo de la izquierda, lo es también del Partido Aprista, Acción Popular y otros, cuyas dirigencias sostienen encendidos debates tratando de salir del atolladero.

La izquierda igual que el Partido Aprista, y en feliz coincidencia, deja en libertad a sus seguidores para que voten por uno u otro.

 

¿Qué o quién es la derecha?

En el Partido Aprista abordar el tema precipitó el debate público y decisión ambigua, lo que es un baldón a la experimentada dirigencia del partido fundado por Haya de la Torre, muchas veces con posiciones políticas obligadas por dramáticas circunstancias históricas

 

En el Frente Amplio se trató el dilema y hubo posiciones a un lado y otro.

 

Al final y después de enconada polémica entre apoyar a PPK o rendir culto a la “pureza” de los principios”, forma tonta de resolver problema crucial para el futuro, se resolvió quedar en el aire y suspendidos en la indefinición, lo que nada bien le hace al joven colectivo político que después de muchos años propone en la izquierda una renovación no sólo ideológica sino generacional, ya que las viejas glorias demuestran completa incapacidad para interpretar los nuevos vientos políticos.            

El sólo hecho que el asunto origine duras discusiones sin llegar a acuerdos explícitos revela lo peliagudo del asunto, de la seriedad con que se abordó el tema y la falta de “carácter” para resolverlo.

 

¿Por quién votará el electorado de izquierda?

Como es normal el elector izquierdista votará siguiendo la tendencia general del sector al que pertenece y es probable que los provenientes de los sectores A y B voten por PPK y el curtido izquierdista de los sectores C y D lo hará por Keiko Fujimori, nos guste o no, ellos tomarán la decisión que sus dirigentes no se atreven, o por prejuicio o por acomodo.

Orestes Pantoja Hernández
Fecha 2016-05-06 20:17:10