up
 

TODOS TENEMOS LA CULPA: POBRE YORTUQUE!

Escribe Fernando Fernández Gil para la edición N 984

Por muchísimos años la avenida Chichanysuyo fue del terror. Parecía un callejón oscuro que si entrabas no sabías cómo ibas a salir. Se movían los vecinos para revertir la situación pero no encontraban los mecanismos necesarios o se “aburrían” de continuar con los trámites para mejorar la zona.

 

NACIÓ ENFERMO

Contra todo pronóstico se logró la creación del famoso “Paseo Yortuque” y cambiaron de estilo de vida decenas de familias.

 

Para dar inicio a la construcción del paseo se opusieron algunas autoridades, que por mezquindad, querían hacerse de la paternidad de la idea, y ahí empezó todo el divorcio y posteriores problemas.

 

Tanto autoridades como vecinos estaban en contra de la construcción del paseo. Y es que a veces muchos de nosotros estamos acostumbrados a la basura, que es lo que parecía al escuchar las críticas.

Se cuestionó el anteproyecto, los millones que se iba a invertir, la idea, a su creador. Todo se cuestionaba. El deporte favorito de los peruanos es no es el fútbol, es la crítica.

 

Es así que nace el paseo, con una andanada de críticas a todo lo que se presentaba.

 

Pareciera que el paseo nació como producto de una violación: En contra de una de las partes (es triste la comparación pero es lo que pienso).

 

Se empezó la construcción y se inauguró sin terminarse dicha obra (el Expresidente Humala se parece al Expresidente García, pues ambos, inauguraban obras sin concluir).

 

El paseo empezó a “funcionar” y no acabaron los problemas, al contrario, se acrecentaron y espero no aumenten.

 

EL NOMBRE QUE NO DEBIÓ IR

Es banal discutir este asunto pero fundamental para entender la dinámica de la obra pública en nuestro país. A quienes trabajaron de verdad porque el sueño se haga realidad (rindo un homenaje a la junta de vecinos de la Urb. Federico Villarreal con el Doctor Juan Gamarra a la cabeza) no se les incluyó en la placa, sin embargo, a quien no ayudó en nada (actual Alcalde) sí lo incluyeron. Un nombre que no debió ir nunca.

 

El actual alcalde de la ciudad vive a espaldas de la realidad (perdón, del paseo) y está totalmente descuidado. Es como que mi hijo esté jugando en el lodo y yo estoy al lado sin importarme que se enferme o ensucie.

 

Se cuestiona quiénes son los responsables de la obra, pues, hasta donde sé, no se ha transferido a la MPCH, o el GRL no quiere soltarlo. No se sabe.

 

MANTENIMIENTO

El “Paseo Yortuque” necesita mantenimiento, ¡URGENTE!, pues, no puedo entender cómo una obra que tiene menos años que mi sobrino de dos, pueda haberse deteriorado tan rápido.

Está muy sucio, las flores sin brillar, el camino lleno de excremento de animales, oxidado, las bloquetas se están saliendo del camino, están rompiendo los diseños de la cultural peruana, el mural está lleno de cemento producto de las construcciones vecinas, la basura por todos lados, los baños no funcionan, las luces son intermitentes, pues cuando quieren las prendes o funcionan. Es un paseo tenebroso aún.

 

El mantenimiento les compete a las autoridades, que para eso están trabajando en “favor” de la ciudadanía y la obra pública; y por otro lado de la ciudadanía de los alrededores, pues, ya hemos presentado cartas a las autoridades para formar equipos de trabajo pero hasta ahora nos hacen caso.

 

El gobierno regional y la municipalidad ya se están pareciendo a ESSALUD porque te atienden cuando estás a punto de morir. Qué pena realmente.

 

SOSTENIBILIDAD

Si el paseo sigue así y las personas competentes no hacemos nada, la obra, la cultura, el turismo y todo lo que representa este paseo se irá por la borda, así de simple.

 

Existe mucho egoísmo en nuestro país que si algo no fue mi idea no le doy sostenibilidad. Se han invertido millones de soles con el dinero de todas las personas que sí trabajamos y les da igual. Qué sucede.

 

En esta etapa del proyecto “Yortuque” dos son las palabras que todos debemos manejar: Mantenimiento y Sostenibilidad, pues, son etapas, y eso debe estar cimentado en la exposición de motivos que se hizo antes de darle vida al proyecto.

 

LAS DOS PARTES

El gobierno regional o la municipalidad (espero que se decida de una vez quién tendrá la obra para ejecutar los componentes que estoy mencionando) no tienen la responsabilidad en un 100%, sino, la misma población debe ponerse una mano al corazón y darle el cuidado, que con poco esfuerzo se puede hacer, al paseo.

 

Por qué destruir los murales y las representaciones gráficas. Por qué botar botellas de cerveza y basura al piso. Por qué orinarse en las plazas. Por qué demonios no se tiene cultura en nuestra ciudad.

 

A quien lean este artículo lo invito a darse una vuelta por el paseo en mención y podrán constatar lo que estoy diciendo.

 

Me ofrezco, incluso, de guía.

 

No puede ser posible que una obra, nacida de una genial idea, y con millones de soles de todos los peruanos esté abandonada y destruida por los mismo ciudadanos.

 

Esa es mi indignación.

 

Todos tenemos la culpa.

Fernando Fernández Gil
Fecha 2016-10-21 11:55:24