up
Columnista - Semanario Expresión

C.P.

Coordinador Programa Tu Empresa

Ministerio de la Producción (PRODUCE)

Coordinador Instituto Empresa Sociedad - USAT.

 

TÉCNICA DE GESTIÓN: BENCHMARKING

Escribe Marco Alvites Monteza para la edición N 1117

A diario nos preguntamos qué hacer para lograr mejorar la empresa, y a la par, obtener grandes resultados de manera perenne que nos brinden sostenibilidad. Por ejemplo, todo administrador busca incrementar las ventas, tener al personal contento, y desempeñando sus funciones de la mejor manera, he incluso, que los clientes estén conformes con la propuesta de valor que brindamos.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que toda firma tiene limitantes en cuanto a los tres tipos de recursos: humanos, económicos y materiales; por lo tanto, es casi imposible mantener satisfechos a todos los compradores. Sumado a ello, encontramos que cada día se informan más de lo que van a compran por intermedio de internet, y que de inmediato están comparando el producto o servicio con la competencia.

También debemos analizar y definir cuál es el rumbo que buscamos en la organización. Para lograrlo, se utiliza el plan estratégico, pues contiene la visión, misión y objetivos que nos trazamos a corto, mediano y largo plazo. Del mismo modo, es conveniente emplear al menos una herramienta de gestión ya validada y que garantiza resultados positivos.

En el presente artículo, me centraré en la herramienta benchmarking. La defino como una técnica que toma como referencia los productos, servicios, métodos o procesos en compañías líderes del mercado, y que evidencian mejores prácticas de trabajo, para posteriormente compararlos con los de tu emprendimiento, y así implementarlos con el objetivo de lograr la mejora continua, y satisfacción de los clientes.

El valor que genera, no está enfocado a la comparación, sino en el impacto que se lograría empleando los aspectos positivos de los líderes industriales en tu firma, consiguiendo que el consumidor se sienta contento de los cambios positivos adoptados. Asimismo, permite adoptar innovación por medio de la generación de nuevas ideas, aplicando el proceso copiado, rastreo, y comparación con las empresas top.

Existen tres tipos de benchmarking: competitivo, interno y funcional; y tienen como objetivo común, ayudar a los líderes de los diferentes áreas o departamentos, a observar lo que sucede fuera de sus instalaciones, y analicen qué pueden mejorar. El primero, busca hacer un análisis comparativo entre los productos, servicios, procesos y funciones de los principales competidores con nuestro establecimiento, y así implementar mejoras.

El segundo, benchmarking interno, se lleva a cabo en la misma empresa, mediante el comparativo de resultados entre los diferentes departamentos que la conforman. Y por último, el funcional, identifica las mejores prácticas en un área específica que se quiera mejorar. No necesariamente tiene que ser del mismo tipo de comercio.

Amigos emprendedores, como siempre animarlos a buscar la mejora en cada actividad que realicen, recuerden que los clientes cada día son más exigentes. Gracias.

Gerente General Idéalo Capacitación & Consultoría

Coordinador Programa Tu Empresa Lambayeque – Ministerio de la Producción (PRODUCE)

Coordinador Instituto Empresa Sociedad - USAT

 

Marco Alvites Monteza
Fecha 2019-06-13 15:37:03