up
Columnista - Semanario Expresión

C.P.

Coordinador Programa Tu Empresa

Ministerio de la Producción (PRODUCE)

Coordinador Instituto Empresa Sociedad - USAT.

 

EL ESTUDIO DE MERCADO

Escribe Marco Alvites Monteza para la edición N 1139

Nos encontramos en un entorno altamente competitivo fruto de la globalización. Cuando converso con mis clientes acerca de este tema, surge su sorpresa cuando les manifiesto que deben considerar como competencia no solo las empresas de su región, las cuales se pueden encontrar de manera rápida debido pues ya son conocidas. Ahora deben tener otra mirada, y considerar rivales a las que se encuentran a nivel nacional y, por supuesto, a las que se asemejen con tu producto o servicio en el extranjero.

Entonces, consideremos que cada día es más difícil mantenerse a flote, y que únicamente dependeremos de los ingresos generados por las ventas de los artículos. Nos preguntamos qué presión tiene el administrador o gerente para asumir un cargo donde las firmas cada día se pelean por quitarse público; por consiguiente, las decisiones que tomemos repercutirán en el éxito o fracaso.

En este sentido, surge la investigación de mercado como una oportunidad para los gestores del cambio de hacer las cosas correctamente, y lograr los resultados esperados según los indicadores establecidos. La defino como una técnica para recopilar información de cualquier aspecto que se desee conocer y, después de un proceso de clasificación y análisis, tomar las mejores decisiones.

Resalto dos grandes beneficios, el primero, permite investigar y analizar un mercado objetivo. Es decir, imagínate que deseas emprender un negocio de comida, lógicamente aún no tienes definida la carta, ni la ubicación, ni mucho menos costos, infraestructura o decoración del local. Evidentemente te encuentras en la etapa de idea, por lo tanto, para que se convierta en un proyecto tangible, debes recabar datos fidedignos y los más actuales posibles por medio de encuestas al conjunto de personas que posiblemente comprarían el producto, denominadas segmento.

Estos posibles clientes, responderán tus consultas sobre cuáles son sus platos preferidos que podrían ser de pescados y mariscos, de la selva o sierra, criolla, parrillas o pastas. Asimismo, indicarán cuánto están dispuestos a pagar por el servicio, y la zona preferida para ir a almorzar, si prefieren que sea en el centro de la ciudad que está cerca, o un lugar alejado para disfrutar de la tranquilidad y naturaleza. Además, harán mención a la calidad que esperan recibir en el establecimiento.

Del mismo modo, por medio de la investigación, podremos conocer con exactitud el nivel de conocimiento que tienen los consumidores existentes y potenciales de la marca. Podríamos saber qué opinan sobre nuestros productos, obteniendo respuestas positivas que nos confirmen que el trabajo realizado se está haciendo de la mejor manera, o cuáles son los puntos que debemos mejorar. A la par, si la propuesta de valor ofrecida es la que buscan.

Amigos, valoremos la investigación de mercados pues es la única forma de conocer qué quieren las personas, y podamos ofrecer productos o servicios que satisfagan sus necesidades. Gracias.

Marco Alvites Monteza
Fecha 2019-11-14 12:41:26