up
Columnista - Semanario Expresión

Sociólogo - Iinvestigador de INDER - E-mail: arriero50@hotmail.com

 

LA REPRESA LA MONTERÍA: Una iniciativa privada cofinanciada

Escribe Pedro Alva Mariñas (*) para la edición N 958

El interés por realizar grandes proyectos regionales o “proyectos emblemáticos” parece ser un interés general de la administración regional y en particular del Proyecto Especial Olmos – Tinajones (PEOT). Los pequeños proyectos, los montos reducidos, las iniciativas de carácter local o distrital casi que no gozan del interés de los planificadores de este modelo de desarrollo.

 

Y es que la apuesta se centra no en potenciar lo que ya tenemos, sino más bien en dar vida a procesos económicos paralelos, nuevos, que tengan como beneficiarios a nuevos actores, a nuevos protagonistas, sin son de fuera, mejor. Y es que no hemos aprendido de la experiencia de Olmos y muchos tecnócratas siguen alabando el modelo e incluso se empeñan en reproducirlo y hasta exportarlo.

 

Presentaremos ahora una nueva “iniciativa privada cofinanciada” presentada por la empresa brasileña Queiroz Galvao, que está siendo alentada por el PEOT y el Gobierno Regional de Lambayeque y cuyo promotor principal es Proinversión.

 

El Proyecto “Sistema Hídrico Integral del Valle Chancay – Lambayeque” ha tenido un proceso más o menos largo y que se inicia con dos proyectos del PEOT de construcción de las represas La Montería y Sicán, contemplados, a su vez en el Plan Hidráulico Regional. Esos proyectos financiados por el Gobierno Regional de Lambayeque son redimensionados por la empresa brasileña y termina convirtiéndose en una “Iniciativa Privada Cofinanciada”.

 

Si bien organizaciones instancias locales como el PEOT y la Junta de Usuarios del Valle Chancay – Lambayeque han tenido conocimiento de este proceso, para la colectividad departamental, recién aparece cuando La Industria y Semanario Expresión lo difunden, luego de conocerse que el Consejero Regional de Lambayeque acordó primero y ratificó después el declararlo de interés regional y comprometer su cofinanciamiento.

 

El costo y el financiamiento del Proyecto.

La información disponible nos informa que la empresa brasileña calcula un costo de 618 millones de dólares, es decir más de dos mil millones de soles. Al Estado peruano le correspondería financiar el 28%, que equivale a un monto de 173.4 millones de dólares. De este monto le correspondería al Ministerio de Agricultura y Riego el 80%, lo que equivale a 138.43 millones de dólares y el Gobierno Regional de Lambayeque con el 20% le corresponde a 34.71 millones de dólares que se calcula serán pagados en cuatro años. Por los montos provisionales podemos afirmar que se trata de un mega proyecto.

 

Dos preguntas se generan entonces: ¿la empresa constructora ofrecerá una estructura de costos reales, no habrá la tentación de inflar los montos para disminuir su aporte real? Y ¿los funcionarios peruanos tendrán la capacidad y la entereza de salvaguardar el interés de la población y presionar para que se actúe con transparencia?. Las dudas aparecen de otras experiencias y se incrementan por los antecedentes negativos de la Constructora Queiroz Galvao y que son de público conocimiento.

 

Una pregunta adicional que surge de repasar los planes de desarrollo y los presupuestos participativos y los acuerdos de gobernabilidad: ¿es la construcción de estos megaproyectos la prioridad regional establecida?

 

Mejoramiento de la oferta hídrica o ampliación de la frontera agrícola?.

En las exposiciones del PEOT queda claro que la construcción de las dos represas permitirá mejorar la oferta de agua para el valle y ello puede reforzar las actividades productivas y también da lugar para pensar que se hará justicia con los miles de regantes precarios que existen especialmente en las áreas de comunidades campesinas.

 

Sin embargo la propuesta de Queiroz Galvao implica que las represas servirán para la ampliación de la frontera agrícola con la incorporación de más de 32,000 hectáreas. Estas nuevas áreas son las que tendrán que asumir el costo de la reposición de la inversión por tiempos y montos que tendrán que definirse en el futuro. Para esta nuevas áreas se está planteado tarifas especiales por el uso del agua que permitan reponer la inversión realizada y ello supone que en estas áreas se “instalarán productos de exportación” que garantizan una rentabilidad adecuada. Aunque no existe todavía una precisión al respecto se habla de aguas que llegarán hasta las vecindades de Reque y Ciudad Eten, espacios en la que ya se han realizado compras o transferencias de miles de hectáreas. En este punto se repite el esquema Olmos, sólo con el problema que las tierras no serían del Estado y con cuya venta se garantice la recuperación de parte de la inversión realizada.

 

La preferencia por los nuevos o por los antiguos regantes?

Para abastecer la represa La Montería se contempla construir la bocatoma aguas arriba de la captación de aguas para el Reservorio Tinajones (bocatoma Racarrumi). Si se tiene la preferente captación de aguas, si además van a las tierras que van a pagar las tarifas de agua más altas no es difícil suponer que el Reservorio La Montería podría tener la preferencia en la captación de aguas. Seguramente a esta “suspicacia” se opondrán los animadores del proyecto, pero hay que tomar en cuenta tres situaciones:

 

No hay forma de obligar a los productores de las nuevas áreas a que siembre cuando exista exceso de agua.

El uso del agua del subsuelo (contemplada también en la propuesta) es complementaria al agua disponible, pero no existe posibilidades que reemplace al agua de riego por gravedad y con uso intensivo la napa freática se va a profundizar y extinguir.

Los cultivos instalados para la exportación exigen agua oportuna y con todo ello la presión para ser atendidos con las aguas del Chancay será bastante fuerte al margen de que si hay poca o mucha agua.

Se podrá decir que la captación de agua para Tinajones tendrá la preferencia y que eso se establecerá en acuerdos u ordenanzas. Pero ya tenemos como ejemplo el pirateo abierto de aguas del canal Taymi que nadie puede frenar. Al respecto el consejero regional Antonio Riojas advertía que una vez creada la necesidad … será muy difícil dejar de atenderlos en sus requerimientos de agua y puede generarse un conflicto de grandes proporciones.

 

Pedro Alva Mariñas (*)
Fecha 2016-04-22 11:08:04