Semanario Expresión up

MOISÉS MONTENEGRO: “Tenemos la responsabilidad de hacer contraloría social”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1207

  comentarios   

  • El economista señala que el próximo gobernante debe orientarse en cerrar brechas.

Independientemente de qué candidato sea anunciando como ganador en los próximos días por la Oficina Nacional de Procesos Electorales – ONPE, lo cierto es que tanto Keiko Fujimori como Pedro Castillo sacaron en conjunto apenas el 26 % de los votos emitidos en la primera vuelta. Por ello, el economista y docente universitario Moisés Montenegro López señala que la población debe asumir un rol protagónico para realizar veeduría ciudadana, a fin de fiscalizar las acciones del próximo mandatario.

“Una vez que se conozca quién será el presidente tenemos que pasar a formar parte de las instituciones civiles para hacer contraloría social. La sociedad civil no puede quedarse de brazos cruzados, ahora es cuando debe ser más fuerte. Tenemos departamentos donde la sociedad civil es muy pasiva, como en Lambayeque, y otros donde es más fuerte como Arequipa. Somos un país diverso, pero es elemental que cumplamos con esta responsabilidad, porque el voto es una concesión de poder”, explica.

Señala que, según el Foro Económico Mundial, el Perú ocupa el puesto 116 entre 132 países en cuanto a institucionalidad. Apunta que eso se refleja en las 18 candidaturas que se presentaron en la primera vuelta, ya que no existen partidos políticos fuertes que sintonicen con la sociedad y preparen cuadros para el ejercicio del buen gobierno. Como ejemplo de esta realidad -refiere- está el Partido Aprista Peruano, que demostró una debilidad tal que ni siquiera pudo competir en el proceso electoral.

Gestos

Montenegro López refiere que una de las primeras tareas del próximo gobernante será la de tener gestos de humildad, prudencia y diálogo para con la fuerza política que no resulte ganadora, ya que esa opción representará a casi el 50 % del país. Uno de estos gestos será la conformación del primer gabinete de ministros, el cual debería ser de alto consenso, que coadyuve a garantizar la tranquilidad del país.

“Cualquiera de los dos que gane no lo hará con los votos de su movimiento, sino con la de ese casi 80 % que no votó por ellos en primera vuelta, por eso será fundamental el primer gesto. El Ejecutivo estará obligado a conformar un gabinete de alto consenso, con personas que tengan un perfil pertinente para el despacho ministerial que se les encargue. El que gane deberá saludar al que quede segundo y extenderle la mano para articular”, refiere.

Tareas

El especialista refiere que el próximo gobierno tendrá tres tareas principales. La primera gira en torno al sector salud, donde deberá asegurar el proceso de vacunación e implementar mejores condiciones para dar una cobertura de calidad a toda la población; la segunda en educación, donde considera pertinente incluir los cursos de ética a todo nivel (básica regular, superior y posgrado); y la tercera en infraestructura, la cual no solo consta de la física, sino de la digital.

“En esta tarea deben participar otros actores como la fiscalía, el Poder Judicial, la Defensoría del Pueblo. Necesitamos ver una gestión de gobierno nacional en los próximos cinco años entre los actores pertinentes para garantizar las mejores leyes en el Congreso y la mejor toma de decisiones desde el Ejecutivo”, asevera.

Bonos

El economista reflexiona en la necesidad de entregar bonos a la población vulnerable, la cual se ha visto más afectada durante la pandemia. Sin embargo, repara en que estos subsidios deben ser temporales y con una duración máxima de un año, pues luego de ese período se vuelven perjudiciales para la economía. Añade que los programas sociales también deben ser sostenibles, a fin de cumplir con el objetivo de sacar a la población objetivo de la situación de riesgo en la que se encuentra.

Apunta que en Latinoamérica hay ejemplos de programas sociales sostenibles como ‘Oportunidades’, en México, que pretende favorecer el desarrollo de las capacidades asociadas a la educación, salud y nutrición; y ‘Hambre Cero’, en Brasil, que busca brindar seguridad alimentaria a la población más pobre.

“Nuestro país requiere de programas sociales de modelo macro, que incorporen las diferentes líneas de acción y sean medibles en cuatro o cinco años, que tengan establecidas cuáles deben ser sus metas, que sean programas que den resultados como los de estos países hermanos”, manifiesta.

Brechas

Moisés Montenegro opina que más allá del modelo económico que rija en el próximo quinquenio, este debe apuntar a reducir las brechas sociales, políticas, económicas y culturales que existen en el país. Afirma que el Perú ha tenido crecimiento en los últimos años, más no desarrollo. Este último se mide bajo el indicador del Índice de Desarrollo Humano.

“Si analizamos los Indicadores de Desarrollo Humano nos vamos a dar con la sorpresa de que seguimos siendo un país con profundas desigualdades, con departamentos más pobres que otros. Se ha perdido la visión de estado nacional.

Sostiene que el modelo, sea economía social de mercado o economía popular de mercado (denominación que le da Pedro Castillo a su programa de gobierno) siempre será perfectible. Lo importante es que tenga como objetivo superior el cierre de brechas. En esa línea, menciona que es necesario repensar en una nueva gestión del territorio nacional.

“Por ejemplo, el canon, que fue una ley que se dio en el gobierno de Toledo, nació mal. No tuvo candados para amarrar hechos de corrupción como los que hubo en Cajamarca y Áncash. En Lambayeque, el modelo de desarrollo descansa en el comercio, la agricultura y el turismo, pero no tenemos canon. ¿La forma en cómo está organizado el país territorialmente está ayudando a que haya una redistribución adecuada de la riqueza?”, cuestiona.

Indica que el próximo gobernante debería explicar cada año, en su mensaje del 28 de julio, en cuánto se van reduciendo las brechas de salud, educación e infraestructura, como ejes fundamentales.

Liderazgo

El catedrático señala que la pandemia debe marcar un punto de partida para que el próximo gobernante tenga en cuenta la real situación del país, particularmente en salud y educación, donde la precaria infraestructura ha quedado en evidencia. No obstante, para emprender un cambio es necesario que el futuro gobernante sea un verdadero líder que articule con la sociedad civil y las fuerzas democráticas de oposición.

De igual forma, menciona que los legisladores por Lambayeque deben deponer sus diferencias personales y partidarias para trabajar en virtud de los grandes proyectos del departamento. Afirma que entre los cinco congresistas deben repartirse la labor de articular con los diferentes gremios de la sociedad civil lambayecana, así como fiscalizar a las autoridades provinciales y locales.

Corrupción

Por otro lado, menciona que el aspecto más fuerte de la corrupción en el Perú está orientado a la microcorrupción, es decir, aquella que se realiza en los gobiernos subnacionales: regionales, provinciales y locales. Señala que la Municipalidad Provincial de Chiclayo es precisamente uno de los ejemplos que se estudian, debido a los exalcaldes presos por sus turbias administraciones.

“Debemos reflexionar sobre el papel que cumplen el Poder Judicial y el Ministerio Público. Nos estamos acostumbrando a ver casuísticas que duran cinco, seis o siete años en resolverse. Eso no ayuda a construir la visión de país que queremos”, sostiene.

Detalla que la lucha contra la corrupción debe tener indicadores medibles como el número de personas que llegan a ser sentenciadas y cumplen cárcel efectiva por la comisión de este tipo de delitos.

Asimismo, precisa que la lucha contra la corrupción es trasversal a todas las dimensiones del Estado, entre las que destaca la educación, donde a su juicio deben incluirse los cursos de ética.

“Para mí ha sido un honor impulsar en la Universidad Pedro Ruiz Gallo, donde soy catedrático, el curso de ética y negocios en el plan de la carrera de Economía. Tenemos que dar la batalla desde nuestros espacios, tenemos que coadyuvar a que los valores sean trasversales a cualquiera de los niveles de educación, incluido el posgrado”, finaliza.

 

Deja tu Comentario