Semanario Expresión up

RODOLFO ARBULÚ CHEREQUE: “Si no se renuevan los emisores, de nada servirá el drenaje pluvial”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1212

  comentarios   

  • El arquitecto señala que falta coordinación entre los diferentes niveles de gobierno para ejecutar el cambio de redes de alcantarillado.

El drenaje pluvial es una de las tantas obras de infraestructura de las que adolece Chiclayo y pese a que existe la voluntad de la Autoridad para la Reconstrucción Con Cambios de hacer realidad este proyecto, la falta de planificación, pero sobre todo de voluntad política, ha hecho que no se ejecute hasta ahora el paso previo de esta obra: el cambio de redes de alcantarillado en el casco central.

“El drenaje pluvial es parte del sistema de infraestructuras del que adolece Chiclayo, pero tiene que ser coordinado cuidadosamente con las obras de alcantarillado que están pendientes. Si no se renuevan los grandes colectores, los emisores de la ciudad, que por razones de corrupción de las anteriores gestiones no se realizó, de nada servirá hacer del drenaje pluvial, porque va a quedar por tierra cuando se tenga que abrir nuevamente la ciudad con estas nuevas infraestructuras”, explica el arquitecto Rodolfo Arbulú Chereque.

Precisamente, la obra de renovación de redes de agua y alcantarillado del casco urbano de Chiclayo se encuentra paralizada desde el 2012, habiéndose ejecutado poco más del 30 % de los 28 millones de soles que se destinaron para este proyecto. En tanto, la obra de renovación de los colectores principales, que representa una inversión de 89 millones de soles, se encuentra detenida desde el 2016.

“Debería hacerse un trabajo coordinado para que el drenaje pluvial se construya por donde se hayan instalado los grandes emisores. Sin embargo, estos han sido postergados durante muchos años por la Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque – EPSEL, la administración municipal y la corrupción. No se sabe cómo han quedado estos proyectos. Ahora quieren construir el drenaje, pero qué pasa con los otros. Es como querer ponerse primero el pantalón y luego el calzoncillo”, ejemplifica.

Reconstrucción Con Cambios

En abril, la directora ejecutiva de la Autoridad para la Reconstrucción Con Cambios – ARCC, Amalia Moreno Vizcardo, anunció que entre agosto y septiembre de este año se culminarían los estudios de preinversión del drenaje pluvial, con lo cual el proyecto quedaría listo para que se lance el proceso de selección. Sin embargo, el presupuesto destinado para esta infraestructura no contempla el cambio de las redes de alcantarillado y la renovación de los emisores, por lo cual esta inversión debe aún gestionarse.

“Hay un montón de plata que se destina para otros departamentos, que los chiclayanos vemos pasar por nuestras narices, justamente por la mala gestión política de nuestras autoridades (…) Y mientras tanto, Chiclayo sigue postergado, no solamente con las obras de agua y alcantarillado, sino con muchas otras. No tenemos estadios, mercados, coliseos, no tenemos las grandes infraestructuras que debería haber en una ciudad”, manifiesta Rodolfo Arbulú.

Gestión

Arbulú Chereque, quien también fue jefe del equipo técnico del Plan de Desarrollo Urbano Metropolitano de Chiclayo, anota que en Lambayeque la ineficiencia de las autoridades ha sido tal que no se ha podido gestionar la habilitación del canon que corresponde por el desembarcadero de San José, el cual a la fecha es un “elefante blanco”.

Señala que lo mismo ha sucedido con el canon minero de Cañaris, ya que el proyecto minero Cañariaco se encuentra abandonado, debido a que el gobierno regional no ejecutó las obras de infraestructura vial para conectar esa zona de la sierra de Lambayeque y existe oposición de la población.

Asimismo, cuestiona que el gobierno regional haya prácticamente desactivado a la Autoridad Portuaria Regional, que ya tenía conexiones en el extranjero para la atracción de inversiones. “No sé a qué juegan los gobernantes. ¿Qué quieren? ¿Sacar siempre su diezmo en coimas para generar inversión? Por eso estamos a nivel nacional en una situación de inestabilidad política, por la corrupción, esa de la que sufre también Lambayeque”, anota.

Liderazgo

Por otro lado, sostiene que a las autoridades políticas de Lambayeque les falta liderazgo y una visión de perspectiva a futuro sobre cuál es la dirección que debe tomar el departamento. Todo esto se debe -apunta- a que su objetivo al ingresar al poder es buscar obras que les puedan favorecer políticamente y les dé réditos a sus bolsillos.

“Pienso que la academia debería ser un actor fundamental para ejercer presión en cuanto a estos grandes proyectos, pero nos clavaron un puñal en la espalda con el no licenciamiento de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo”, comenta.

En tanto, opina que la gestión de Marcos Gasco al frente de la municipalidad de Chiclayo ha significado tiempo perdido para la provincia, toda vez que quedó en evidencia su falta de experiencia en la administración pública municipal.

 

Deja tu Comentario