Semanario Expresión up

LAMBAYEQUE EN EL TIEMPO: Larcery Díaz prepara libro sobre la memoria fotográfica de los hermanos Quiroga

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1223

  comentarios   

Más de dos mil negativos de 35 milímetros están en proceso de selección para la edición y publicación de un libro que expondrá la memoria fotográfica de los hermanos Teófilo y Humberto Quiroga, reconocidos hombres de la prensa lambayecana, que durante décadas registraron los momentos más importantes y la cotidianidad del departamento.

La iniciativa empezó con el trabajo realizado por el periodista Lacery Díaz Suárez para la publicación del libro conmemorativo por los 100 años de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque. En su búsqueda de testimonios, documentos y fotografías tocó muchas puertas.

Recién este año los familiares de Teófilo y Humberto Quiroga Ramos, naturales de Sechura, Piura, se contactaron con él para entregarle un material que habían dejado en negativos. Se trataba de más de dos mil fragmentos de película fotográfica de 35 milímetros, con el objetivo de que en algún momento pudiera difundirse.

“No puedo asumir que todas las fotografías son inéditas, porque en el trabajo de un periódico de toda una serie de fotos solo una se publica. El hecho es que comencé a revisarlas al trasluz de la ventana y observé que en parte de ellos se contenía la historia de Lambayeque, tanto en lugares, personajes y acontecimientos que particularmente yo había testificado, ya sea como persona viviente en este lugar o como periodista. Comencé a crear una especie de positivos en mi celular, pero vi que la resolución era muy baja. Sin embargo, me percaté que en efecto algunas, muchas de esas fotos, era no solo históricas, sino también poéticas, artísticas y tenían el don de recrear la memoria lambayecana”, comenta.

Díaz Suárez menciona que las imágenes captadas por los hermanos Quiroga se ubican en un rango de 50 años, desde 1970 hasta el 2001, año en que falleció Humberto Quiroga. Teófilo murió en 1987.

Los Quiroga en Lambayeque

Teófilo Quiroga llegó a la edad de 15 años a Chiclayo con el propósito de labrarse un mejor futuro. Salió de su natal Sechura para empezar a trabajar hasta comprar su primera cámara fotográfica. Dos años después trajo a su hermano Humberto.

“Cuando yo empiezo a trabajar en el periodismo ya los encuentro como fotógrafos. Estamos hablando de 1970. Yo trabajé directamente con Teófilo Quiroga a partir de 1971 en Canal 4. Recordemos que entonces no había la cámara filmadora, solamente teníamos un noticiario diario y este se alimentaba con puras fotografías con las que se armaban secuencias. Esas fotografías eran proporcionadas por Teófilo”, rememora Díaz Suárez.

Ambos salían en búsqueda de la información. Teófilo Quiroga tomaba las mejores vistas, las revelaba en su estudio particular y las enviaba al canal, donde se proyectaban en el noticiario.

“Nuestro noticiario salía a las 8:00 de la noche y si había algún acontecimiento una o dos horas antes, Teófilo tomaba la fotografía, la revelaba en su laboratorio de la corresponsalía del diario El Tiempo, donde quedaba su oficina, y luego nos las enviaba o llevaba al canal”, comenta.

Teófilo Quiroga trabajó para El Tiempo y para Canal 4, mientras que Humberto laboró para el diario La Industria en dos momentos, llegando incluso a alternar entre su tienda fotográfica y el periódico local.

“Una anécdota de las fotografías de Teófilo es que, como las revelaba al instante, las llevaba prácticamente mojadas al canal y al ser ponchadas por las cámaras, por el calor de los reflectores, el papel fotográfico se iba doblando mientras se narraba la noticia. Había que cambiar de cámara y cambiar de foto”, recuerda.

Momentos históricos

Larcery Díaz cuenta que junto a los hermanos Quiroga le tocó compartir varios momentos históricos en Lambayeque, como el reporte de las lluvias por el Fenómeno El Niño de 1983, que dejó gran parte de la infraestructura del departamento destruida.

También está en la lista el hallazgo de la tumba del Señor de Sipán, ocurrido en julio de 1987. De ese momento – menciona – guarda la mayor cantidad de fotografías en blanco y negro, todas captadas por Teófilo Quiroga.

Cuando tocaba cubrir comisiones, Díaz Suárez se trasladaba en su pequeña moto Honda 90, llevando con él a cualquiera de los hermanos Quiroga. En una ocasión, cuando acudía con Teófilo a una inauguración en la ciudad universitaria de Lambayeque, la cámara fotográfica cayó a la vía. De inmediato, Teófilo trató de recogerla del pavimento, pero un camión pasó a toda velocidad destruyendo por completo la máquina.

“En una ocasión, Teófilo llegó a recogerme a las 6:00 de la mañana a mi casa. Los colectiveros de Monsefú le habían avisado que se había caído un avión Mirage. Me despertó y nos fuimos en la moto hasta Monsefú. Llegamos y estaba amontonada la gente rodeando las partes de la nave. Resulta que Teófilo empezó a disparar las fotos mientras yo tomaba nota de los datos. De pronto llegó un helicóptero con avioneros de la Fuerza Aérea, quienes empezaron a disparar al aire para dispersar a la gente.

En ese momento le dije que me dé el rollo de la cámara. Él respondió que no lo había terminado, así que insistí. De inmediato lo guardé en mi media. Él colocó otro rollo y siguió tomando fotos. De pronto se le acercó un oficial y le abrió la cámara velando el rollo que él había colocado. Nos quedamos helados. Como era en Monsefú, en la moto decidimos tomar el camino hacia Ciudad Eten, rodeamos Puerto Eten y tomamos la Panamericana con el riesgo de que nos parara un patrullero. Llegamos a Chiclayo, reveló las fotos, un grupo lo envió a El Tiempo, a Piura, otro lo reservamos para el noticiario de la noche y otro lo enviamos a El Comercio, en Lima, del que yo era corresponsal. Eso ocurrió en 1979”, cuenta.

Lo que Larcery Díaz y Teófilo Quiroga no esperaban era que por la tarde llamaría el entonces prefecto del departamento, Carlos Urbano Balarezo, quien solicitó que no se difunda la noticia ni las imágenes del accidente. A Quiroga se le informó desde Piura que las fotos tampoco saldrían publicadas, mientras que, desde el Lima, El Comercio tomó la misma decisión. Eran tiempos del gobierno militar.

La decisión que se adoptó fue no emitir el noticiario de la noche y de ese modo “protestar” ante la censura que había impuesto régimen respecto al hecho ocurrido en Monsefú.

El libro

Con el material fotográfico de los hermanos Quiroga, Larcery Díaz decidió crear una página en Facebook llamada “Colección inédita”, para difundir las imágenes que Teófilo y Humberto registraron del departamento.

Con dicha iniciativa postuló al Concurso Nacional de Promoción de Libros y Autores Peruanos en Medios Digitales y/o Publicaciones Periódicas Impresas – 2021, con el proyecto “El alma lambayecana en la mirada de los fotoperiodistas Quiroga. Colección inédita de hace medio siglo”, obteniendo el financiamiento para la edición y publicación de un libro de homenaje a ambos personajes de la prensa local.

Deja tu Comentario