Semanario Expresión up

EN PEJEZA: Otorgan buena pro de proceso millonario a consorcio habría presentado documentos falsos

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1235

  comentarios   

  • Comité no advirtió firmas presuntamente clonadas en cinco certificados de trabajo.

¿Se hicieron de la vista gorda? Las evidencias claras y contundentes de grafías coincidentes de supuestos suscriptores, demostrarían la modalidad delictiva del traslado de firmas hacia diversos documentos.

Luego que el comité de selección presidido por Carlos Alberto Lozada Medina e integrado por los miembros Guillermo Pérez Cieza y Franco Sáenz Alarcón, otorgara la buena pro al Consorcio Vicente, integrado por Minera y Construcción Acosta EIRL y DLC Investments Perú SAC, del proceso convocado por el Proyecto Especial Jequetepeque Zaña – PEJEZA, para la adquisición de más de 100 mil metros de roca valorizado en ocho millones 500 mil soles, la oferta de dicho consorcio fue publicada en el portal del Sistema Electrónico de las Contrataciones del Estado – SEACE.

En esta se advierten serias irregularidades documentales, entre ellas cinco certificados que fueron presentados por el ganador en su oferta para acreditar la experiencia requerida de los operarios encargados del manejo del bien (roca) a adquirir.

El primer certificado

De acuerdo a la oferta del ganador de la buena pro – Consorcio Vicente -, se muestra que a folios 109 se encuentra un primer certificado de trabajo emitido por la empresa NERPOLC SAC en la ciudad de Trujillo el “21 de diciembre del 2008”, dado a favor de Jaime Johan Vásquez Carranza, quien, según el contenido del mismo, habría laborado en dicha empresa desde 18 de agosto de 2008 hasta el 20 de diciembre de 2008, evidenciándose igualmente que el referido certificado habría sido suscrito por el supuesto general de la empresa emisora Carlo F. Polo Aguilar.

La suscripción incongruente

El certificado en cuestión muestra que el presunto gerente general Polo Aguilar habría firmado el mismo el 21 de diciembre del 2008, lo cual no se ajusta a la verdad, ya que de acuerdo a la ficha RUC a la que ha tenido acceso nuestro equipo de investigación, se muestra que el referido funcionario ocupó el cargo el 24 de marzo del 2009, es decir, 3 mes después de supuestamente haber suscrito el certificado en cuestión, lo cual, a pesar de ello, no muestra que el certificado podría contener un error al respecto, por cuanto el documento certifica que Vásquez Carranza supuestamente habría laborado hasta el 20 de diciembre del 2008, fecha en la que se le emitió el certificado.

El segundo certificado

A folios 111 de la oferta del Consorcio Vicente, obra un segundo certificado emitido por la empresa NERPOLC SAC, igualmente suscrito por el gerente Carlo F. Polo Aguilar el 29 de diciembre de 2009, el cual aparentemente habría sido suscrito por el funcionario ya ocupando el cargo.

Sin embargo, lo que llama la atención, al margen de lo previsto en el primer certificado, es ambas firmas muestran una clara identidad que se atribuyen al Sr. Polo, así como la posición del sello en relación con la firma, al punto de reproducirse en cada uno de los casos, la firma del presunto emisor con coincidencias absolutas en su ubicación, dimensión, distribución e incluso en las interrupciones y/o defectos de tazo presentes en cada una de ellas, así como su ubicación exacta respecto a la línea sobre la que aparece como consignada, coincidiendo incluso en los puntos en que cada una de dichas firmas toma contacto con esa línea.

Los tres certificados adicionales

Igualmente a folios 174, 179 y 180 de la oferta del Consorcio Vicente, han sido incluidos tres certificados aparentemente emitidos por la empresa Ingenieros Civiles Contratistas Generales SAC – ICCGSA, supuestamente suscritos por el Gerente de Recursos Humanos, José Carbajal Olivera, en el año 2017, los mismos que presuntamente habrían sido emitidos a favor de Denis Ayala Soto (2) y Juan Santos Quispe de la Cruz para certificar que ambos habrían laborado para la mencionada en empresa como operadores de volquete en determinados periodos.

La modalidad recurrente

Como se puede apreciar en las respectivas imágenes de los tres certificados, las firmas del supuesto suscriptor Carbajal Olivera muestran una clara identidad entre sí, tanto en su forma, dimensión estructura de su grafía como su posición coincidente en los elementos constitutivos del sello, lo que permite establecer que estas, como las anteriores habrían sido trasladadas o transferencia hacia cada uno de los documentos de certificación desde una original.

¿Qué refiere la doctrina al respecto?

La doctrina especializada de la grafotecnia, es clara en manifestar que tal nivel de identidad entre dos o más firmas es materialmente imposible, y lo que en realidad revelan – refiere el cuerpo doctrinario -, es la existencia de un “fraude documental, operado mediante el traslado o transferencia de un signo o imagen hacia otro documento, o una réplica exacta de él para eludir las dificultades inherentes a su imitación o reproducción a “mano alzada”.

En el presente caso, la jurisprudencia implícita al respecto, refiere que la absoluta identidad y convergencias gráficas, abona a la conclusión de un posible fraude documental, lo que revelaría que los cinco certificados serían “falsos”. 

Deja tu Comentario