Semanario Expresión up

PRESIDENTE DE AREX OLIVIO HUANCARUNA: “Presidente Castillo puede virar y cambiar toda su plana ministerial con buenos técnicos”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1235

  comentarios   

Como creyente mostró su confianza en que el mandatario se aleje de políticos con ideas fracasadas.

El presidente de la Asociación Regional de Exportadores- AREX Lambayeque, Olivio Huancaruna Perales, en diálogo con Expresión, subrayó que el presidente Pedro Castillo aún tiene la oportunidad de cambiar radicalmente las cosas, dejando de meter gente politiquera con léxico fosilizado, que impone cosas sin sentido común. “Hay buenos técnicos, tiene que virar y cambiar toda su plana ministerial”, acotó.

 El empresario hizo un análisis de la situación política y económica del país a pocos días de culminar un nuevo año.

Puntualizó que en el sector agroexportador hubo cosas positivas pero también negativas, sin embargo superados algunos problemas han pasado con aprobación este año.

Manifestó que definitivamente la convulsión social y política que vive el país los afectó, señalando que es imposible que las cosas puedan continuar igual, “hay un esfuerzo por salir de la pandemia, sin embargo, la confusión de algunos intelectuales, cuya naturaleza social y económica es la destrucción, han afectado el sector”, añadió.

Indicó que no se trata de anti izquierdismo, sino que existen hechos reales que no pueden negarse, como su actuación en los años 80.

Indicó que desea éxitos al actual gobierno de Pedro Castillo, no obstante, enfatizó que tiene que hacer el esfuerzo por cambiar las cosas, “lamentablemente lo que hemos visto es temerario e inimaginable”, anotó.

Mostró su preocupación por la intención de algunos actores políticos de destruir el aparato productivo de las dos actividades más importantes del país como la agroexportación y la minería, que generan divisas y pagan impuestos.

Señaló que gracias a los ingresos generados por la agroexportación y la minería, los políticos pueden cumplir los ofrecimientos, sin embargo, la convulsión social y las paralizaciones promovidas por gente profesional y politizada contagia a otra, sumada a la amenaza de una segunda reforma agraria, ignorando los desastres de la primera.

 Advirtió el grave problema que significa cerrar la minería y las actividades agroexportadoras afectando a cientos de miles de puestos de trabajos directos e indirectos, por ideas trasnochadas que pretenden destruir más que construir.

Remarcó que ambos sectores generan enormes cantidades de divisas e impuestos que necesita el gobierno para cumplir con las políticas sociales, pero lamentablemente, priorizan la destrucción y no la construcción, aprovechando el poco nivel de razonamiento de la gente, “engañan masivamente con discursos de igualdad”, añadió.

Enfatizó que en general la extrema izquierda es amante de la destrucción y la obstrucción, nunca de la construcción, agregando que más allá de la pobreza, buscan llegar al nivel de miseria para ejercer al máximo su poder.

Menos mal – subrayó- que con el avance de la tecnología es difícil sostener la opresión, dictadura o chantaje masivo en la relación gobierno y población.

En ese sentido, manifestó que es necesario que la gente tenga conciencia y logre salir de esos preceptos que lo han empaquetado con el ofrecimiento de igualdad y un mundo maravilloso.

“Pertenecemos a un sistema que tiene muchos defectos pero jamás comparable con los países socialistas”, puntualizó el empresario.

Indicó que el presidente y el actual gobierno, tiene aún la oportunidad de cambiar radicalmente las cosas, dejando de meter gente politiquera que no sabe dónde está parada.

Señaló que no es justo bajo ninguna óptica que los que aportan al Erario Nacional vean como el dinero se va con gran facilidad en un solo acto, con obras faraónicas o elefantes blancos, en una subasta o contrato.

Advirtió que si no cambia el país tendrá años de convulsión pero como hombre creyente se mostró confiado en que la herramienta está en las manos del presidente Castillo quien puede cambiar si verdaderamente ama a los pobres.

Huancaruna Perales confía en que ingrese gente lúcida, “no nos podemos dar el lujo de tener gente incapaz con talla tan desastrosa, que no permite los niveles mínimos de performance”, indica.

Señaló que ha recibido llamadas de amigos de otras regiones, que ven con envidia positiva lo que se ha hecho en el Perú  donde los desiertos se hacen verdes con la  creación de  riqueza.

“Algunos dicen amar la riqueza pero no aceptan que otro peruano sea rico,  así jamás vamos a tener un país desarrollado”, indicó.

Se mostró crítico con el puñado de gente del gobierno con convicciones ideológicas que no les interesa el desarrollo para nada, solo les interesa generar pobreza y miseria para que se sigan manteniendo en el poder.

“No estoy dispuesto a correrme pero tampoco quiero seguir siendo útil a gente que no ama el Perú, que solo ama la miseria”, subrayó.

 Lamentó que ese tipo de personas ignoren cómo se crea un centavo y un puesto de trabajo, “este es el grande y enorme defecto de la democracia, los que pagamos impuestos no tenemos representación y los que manejan el aparato público, no sabe cómo se usar los recursos”, indicó.

Advirtió que esta situación se da porque estas personas no han producido ni la han sufrido, “la solución no está en incrementar los impuesto y apropiarse de las tierras, eso ya fracasó en todos los lugares donde hubieron reformas agrarias”, enfatizó.

Indicó que las tierras por sí solas no producen nada, la riqueza se genera con la producción y el flujo de conocimiento. “Pero la gente de izquierda creen que la riqueza es infinita y que el poder es una torta, no creen que ese poder se mantiene porque hay un flujo de producción, y por tanto, es necesario cuidar la producción y a los emprendedores”, acotó.

Señaló que las notas que escribió Karl Marx han hecho mucho daño a la humanidad, ”y esa economía ignorada por Karl Marx y sus secuaces está viva en muchos cerebros con este pensamiento ideológico”, agregó.

En torno a la gestión de los gobiernos regionales y locales, manifestó que no entiende cómo destruyen veredas y pistas para volver a construirlas, recortando el espacio.

“En el gobierno regional, hay que ser honesto, hay buena intención, pero por el tiempo y la ineficiencia es poco lo que pueda lograr”, señaló.

Evitó opinar sobre la gestión municipal, “no me quiero ocupar, que la gente forme su propia  opinión”, sin embargo, puntualizó que es una lástima que los presupuesto regresan al Erario Nacional al no tener la capacidad  de ejecutar obras que son tan indispensable, necesarias y útiles a la población para devolver con creces lo que la sociedad le confió al gobierno vía impuestos.

Próximos a un año electoral, indicó que lo más importante es que aprendamos a reconocer a los candidatos ideologizados, y por otro lado, distinguir entre quienes tienen valores y actúan con honestidad y transparencia, “si no hay valores sería un riesgo muy grande volver a elegir autoridades como las que hemos tenido y quienes podrían haber hecho mucho pero no lo hicieron”.

Agregó que los grandes inversionistas miran con temeridad al Perú no por la inseguridad ciudadana sino por el doble discurso hoy dicen si y mañana no, puntualizando que el daño de la inseguridad es más para los trabajadores de las grandes empresas a quienes malos ciudadanos les roban sus quincenas.

Criticó la presencia de venezolanos que han venido a delinquir, haciendo la diferencia con otros que son buenos y dignos “vemos en las calles escorias pero el gobierno no dice nada porque son ideologías parecidas”, agregó.

Como creyente, subrayó que confía que el presidente Castillo  tenga algún momento de lucidez y ablande su corazón para mirar en la dirección que debe hacerlo y no con un grupo que han fracaso en la vida que son buenos para soñar y no construir realidades. “Abogo por el cambio, espero que todos los ciudadanos sean conscientes que hay cosas que no debemos aceptar”, subrayó.

Pidió en esta Navidad, descanso y tranquilidad, abrazarse con cariño, amor y regocijo profundo por tener vida y salud.

Deja tu Comentario