Semanario Expresión up

CECILIA VIDAURRE: “LA FUNCIÓN PARLAMENTARIA NO DEBE SERVIR PARA BLINDAR”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1142

  comentarios   

La lucha contra la corrupción es uno de los aspectos que Cecilia Vidaurre Nieto, candidata al Congreso por Perú Nación, con el N° 1, considera prioritario de fortalecer, a fin de devolverle eficiencia y eficiencia al Estado.

 

“La gente está decepcionada y sabe muy bien que el tema de la corrupción está a flor de piel. Sabemos y tenemos conocimiento, porque los medios de comunicación lo dan a conocer, que hay sobrevaloración en todos los proyectos, sea en el sector educativo, en el sector salud, en las obras públicas. Por tanto, yo me comprometo a ayudar para que se erradique la corrupción en el país. Hay leyes que se han propuesto para sancionar aquel que comete cualquier tipo de irregularidad y lo que ha pasado es que el Congreso disuelto no dio pase para que reformas de este tipo prosperaran”, sostiene.

 

MEJOR CONTROL

Vidaurre Nieto, quien aspira a representar a Lambayeque en el próximo Congreso, refiere que las entidades de control deben afianzar su labor y en esa tarea los legisladores deben ser elementos de apoyo, a fin de contribuir en la función fiscalizadora.

“La Contraloría General de la República es la primera que debe fiscalizar. Como congresista, me comprometo a fiscalizar a las autoridades locales y regionales, porque yo voy a representar a los ciudadanos, para que cada acto que realicen esté dentro de la normatividad que se exige y que el presupuesto sea bien utilizado, porque esa es la labor que le corresponde a los parlamentarios”, asevera la candidata.

A ello suma que las autoridades elegidas por voto popular como alcaldes y gobernadores, así como los funcionarios de confianza y trabajadores del Estado, deben redoblar esfuerzos para asegurar que sus actos son, además de transparentes, eficientes y cautelosos de la correcta administración del dinero público, que es el resultado de los impuestos que paga la población.

“Cada autoridad debe comprometerse a que los presupuestos que se asignan a sus entidades serán bien empleados para evitar los actos de corrupción. Los ciudadanos debemos ponerle un alto a la corrupción”, manifiesta.

 

EXPERIENCIAS NEGATIVAS

Cecilia Vidaurre señala que en Lambayeque se ha visto cómo exparlamentarios habrían servido de soporte político para autoridades involucradas en actos de corrupción, al punto de ser hoy investigados y acusados por el Ministerio Público.

“Esto no es nuevo. Hemos visto cómo congresistas elegidos por Lambayeque y que llegaron a ser ministros se convirtieron en seres poderosos que llegaban cada cierto tiempo a entregar cheques a alcaldes para obras de saneamiento básico y hoy esas exautoridades son investigadas y procesadas, porque los millones que recibieron para sus municipalidades fueron mal empleados y como resultado se tiene obras que hasta hoy están paralizadas, abandonadas, en arbitraje o no funcionan. Recordemos los casos de Santa Rosa y Pítipo, la manera en la que se abrieron las cajas del tesoro público para financiar proyectos de saneamiento básico y cómo esos alcaldes, vinculados a poderosos señores de la política y el Congreso, no responden aún a la justicia”, cuestiona.

Añade que ese también es el caso de los congresistas que asistieron a los ex alcaldes de Chiclayo Roberto Torres Gonzales y David Cornejo Chinguel, hoy recluidos por casos de corrupción.

“Los congresistas son elegidos para representar, legislar y fiscalizar, pero parece que en Lambayeque en los últimos años los parlamentarios se olvidaron de esta última función o en todo caso representaron a intereses particulares y nada santos. Que cuatro de los cinco congresistas que tuvo Lambayeque hasta septiembre de este año estén investigados por vinculaciones con presuntas organizaciones criminales es más que una vergüenza para el departamento. Sobre eso debe reflexionar la ciudadanía de cara a las elecciones del 26 de enero”, afirma.

Vidaurre Nieto considera que los electores deben tener presente el comportamiento del Congreso disuelto, en el que no solo hubo legisladores vinculados, procesos y sentenciados por corrupción, sino que además cometieron faltas éticas y mostraron un comportamiento que afectó la majestad de su investidura.

“La función parlamentaria no está para obstruir, blindar o dilatar investigaciones, tampoco para avallar con mayorías irracionales o hacer todopoderosos a los representantes. Ya hemos vivido una experiencia lamentable que acabó con la disolución del Congreso, ahora los electores deben evaluar bien y optar por personas que en verdad queremos servir al país, poner al servicio de la sociedad nuestra integridad personal y profesional y, sobre todo, la independencia que tenemos respecto a poderes económicos o de otro tipo para fiscalizar con imparcialidad”, refiere.

Deja tu Comentario