Semanario Expresión up

CIRO SALAZAR: “EL GOBIERNO DE LOZANO DEBE SER EL GOBIERNO DEL AGUA”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1085

  comentarios   

  • Past decano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque refiere que el próximo gobernador regional debe impulsar la ejecución de los componentes del Plan Hidráulico.

 

Para dinamizar la economía y productividad en el departamento se hace necesaria la ejecución de los componentes del Plan Hidráulico Regional, que propone la construcción de 19 represas en los cinco valles, lo que permitiría el aprovechamiento del recurso hídrico para mejorar el abastecimiento a las ciudades, expandir la frontera agrícola y mitigar los impactos del Fenómeno El Niño.

 

Esa es la posición del past decano del Colegio de Ingenieros del Perú – CIP, Consejo Departamental de Lambayeque, Ciro Salazar Montaño, quien pone énfasis en la necesidad de impulsar una de las propuestas contenidas en el documento técnico, como es el Hidráulico Sicán.

 

Refiere que el gobernador regional electo, Anselmo Lozano Centurión, debe priorizar la gestión del Plan Hidráulico, además de mostrar verdadera apertura en su administración para consensuar soluciones a las necesidades más urgentes del departamento, sin que ello signifique adentrarse en las competencias de los gobiernos municipales.

 

“Anselmo Lozano va a ingresar a una gestión donde primero va a encontrar un presupuesto institucional de apertura aprobado y va a tener que reformular ciertas partidas, porque necesitará adecuar el presupuesto a su propuestas de gobierno. Creo que tiene que hacer dos etapas: las acciones de emergencia, dando prioridad a la emergencia sanitaria que tiene Chiclayo metropolitano por lo que tiene que trabajar con los alcaldes. Paralelamente, tiene que desarrollar estudios para aterrizar los planes maestros que tiene Lambayeque, especialmente el Plan Hidráulico para mejorar la economía local. El gobierno de Lozano debe ser el gobierno del agua, porque la gestión de Humberto Acuña deja algunos proyectos que ha estado gestionando, pero que necesitan retomarse con mayor fuerza y decisión para hacerlos realidad”, señala Salazar Montaño.

 

LA IP DE QUEIROZ GALVÃO

El Consejo Regional de Lambayeque declaró de interés la iniciativa privada cofinanciada que presentó la constructora brasilera Queiroz Galvão para ejecutar, con un financiamiento de 700 millones de dólares, el proyecto “Sistema Hídrico Integral del valle Chancay”, con la construcción de dos propuestas del Plan Hidráulico: la presa La Montería y el hidráulico Sicán, además de desarrollar obras de distribución y asumir la operación y mantenimiento del sistema Tinajones.

 

La propuesta fue aprobada por el Ministerio de Agricultura y Riego y transferida a Proinversión para seguir el procedimiento concursal. Desde el 2015 se encuentra en evaluación, pero debido a la crisis generada por el caso “Java jato” el proceso ha quedado paralizado.

 

“Los agricultores nunca van a aceptar esa propuesta de financiamiento, porque significa que de los dos mil 300 millones de soles que cuesta el proyecto, el 72 % lo iba a aportar la empresa privada, y entonces la pregunta es quién le devolvía ese dinero a la constructora. Ellos no vienen a regalar, vienen a invertir y a ganar”, indica.

 

Ciro Salazar precisa que la idea del Gobierno Regional de Lambayeque era crear un modelo de irrigación similar al ejecutado en el Proyecto Olmos en el valle Chancay. En su opinión, en es mejor que la iniciativa de la firma brasilera no haya prosperado, porque hubiese ocasionado “que el agua del río Chancay se destine para beneficiar solo a algunos empresarios como sucede en Olmos”.

 

Por otro lado, refiere que la iniciativa consideraba la irrigación de las pampas de Reque con aguas de la presa La Montería, pero que al quedar descartada esa posibilidad debido a que las tierras son propiedad de la Fuerza Aérea, la construcción de componente no tendría mayor viabilidad.

 

Destaca sí el avance logrado respecto a la presa Las Delicias, para el valle Zaña. Según comenta ya se inició la formulación de los estudios definitivos y la Autoridad Nacional del Agua – ANA, la ha incorporado en su paquete de inversiones.

 

“Para la construcción de Las Delicias necesitamos 280 millones de dólares que los está gestionando la ANA ante el Banco Mundial y esa es una buena noticia”, señala.

 

EL HIDRÁULICO SICÁN

El past decano del CIP Lambayeque sostiene que la construcción del hidráulico Sicán es el mejor proyecto que se ha podido presentar como parte del Plan Hidráulico Regional.

 

Explica que este consiste en construir un ducto desde el reservorio de Tinajones y llevar las aguas hacia las tierras del distrito de Mesones Muro, donde se construiría una presa para almacenar 80 millones de metros cúbicos, lo que generaría beneficios adicionales al valle Chancay en épocas de avenida.

 

Al año, en el valle Chancay se pierden aproximadamente 200 millones de metros cúbicos que van al mar por falta de otras estructuras de almacenamiento complementarias al reservorio de Tinajones. Con el hidráulico Sicán la cuota de pérdida disminuiría.

 

“Cuando hay abundancia de agua y se llenan los 300 millones de metros cúbicos de Tinajones, se deja pasar el agua al mar. Ahora se tendría la oportunidad de mantener la bocatoma abierta para llenar 80 millones de metros cúbicos. No soluciona totalmente la pérdida de agua, pero ninguno de los otros componentes del Plan Hidráulico tiene un impacto tan fuerte o importante como el hidráulico Sicán. Además, en épocas de estiaje se tendría un gran beneficio para el valle, porque la ubicación del hidráulico estaría en medio del canal Taymi, el canal principal que riega  Ferreñafe, Mochumí, Túcume, Sasape, Mórrope, se tiene una amplia área”, menciona.

 

Añade que existen otras bondades del proyecto, como, por ejemplo, ayudar a controlar la denominada corriente del “río loco”, que daña la infraestructura de riego del canal Taymi y que siempre se activa en épocas del Fenómeno El Niño o de avenidas de intensidad moderada o alta. Cuando se activan estas quebradas se genera una corriente de 100 a 200 metros cúbicos por segundo, destruyen la infraestructura del Taymi y también ingresa a los terrenos de cultivo de Ferreñafe y Pítipo.

 

“Este nuevo embalse neutralizaría y canalizaría. Además de esto, el hidráulico Sicán se convertiría en una reserva segura por su ubicación para la reconversión productiva, porque esta necesita agua todo un año y acá en el valle Chancay no existe eso”, resalta.

 

USO POBLACIONAL

Además, el hidráulico Sicán ayudaría a resolver el déficit y la mala calidad de agua que tienen Mesones Muro, Ferreñafe, Picsi y Chiclayo metropolitano, porque EPSEL se convertiría en un usuario para abastecer su planta de tratamiento.

 

“Podría garantizar el abastecimiento poblacional porque el consumo es muy poco, solo se necesitan dos metros cúbicos para Chiclayo”, refiere.

 

Ciro Salazar anota que la ejecución del proyecto demandaría un presupuesto de entre 500 y 600 millones de soles, que podrían asignarse directamente con recursos del Estado.

 

“Así como le han dado a empresarios de Olmos 600 millones para que hagan su ciudad, el Estado podría dar 600 millones para beneficiar a 50 mil agricultores y más de 700 mil habitantes que van a tener agua de buena calidad y para toda la vida”, asevera.

 

LA MONTERÍA Y OTROS PROYECTOS

Salazar Montaño indica que a diferencia del hidráulico Sicán, la presa La Montería resulta inviable por tener un severo impacto ambiental y ecológico sobre las tierras de la reserva de Chaparrí.

 

Respecto a La Calzada, obra proyectada para el valle La Leche, indica que se tiene que evaluar con precisión qué tan viable es construir una represa en el cauce del río, considerando que este se caracteriza por el desplazamiento de arena y material fino, lo cual aceleraría la sedimentación y pérdida de caudal de la misma.

 

“La Calzada tiene el problema de arenamiento que viene de la parte alta del río Moyán. Todo ese arenamiento se va a cumular en la presa, entonces en los próximos años vamos a estar peleando por la sedimentación de la presa. Hay una alternativa, que es la que maneja el PEOT y consiste en derivar agua del río La Leche y construir el embalse Calicantro y desde ahí hacer la regulación del agua para el valle. La Leche es una cuenca muy pequeña, no tiene agua para almacenar siempre y cuando hay problemas ahí es porque se presenta El Niño”, señala.

Deja tu Comentario