Semanario Expresión up

COLEGIO DE INGENIEROS: CINCUENTA AÑOS IMPULSANDO EL DESARROLLO DEPARTAMENTAL

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 974

  comentarios   

Ha transcurrido medio siglo desde que el Consejo Departamental de Lambayeque del Colegio de Ingenieros del Perú – CIP, empezó a representar, promover, normar, controlar y defender el desarrollo de la ingeniería y su ejercicio profesional. Esto se refleja en la gestión del actual decano Carlos Burgos Montenegro, quien junto a especialistas ha ido inspeccionando diferentes obras públicas demandando mayor eficacia de los ejecutores en salvaguarda de los recursos públicos.

 

El CIP Lambayeque Inició su formación con el precedente de la fundación de la Sociedad del Hogar del Ingeniero, el 27 de octubre de 1948. En aquellos años esta institución funcionaba en el local del entonces Hotel Royal –actual Ripley–  y estaba integrada por las esposas de los ingenieros, siendo su primera presidenta la señora Otilia Mesones de Carrera.

Años después está institución permitiría la formación de la Sociedad de Ingenieros el 14 de mayo de 1954, bajo la presidencia del ingeniero José Carrera Cordiano.

 

COLEGIO

El 20 de agosto de 1966, en una asamblea con la presencia de más de 60 ingenieros agrónomos y civiles, se creó la Filial Lambayeque del Colegio de Ingenieros del Perú, que tuvo al ingeniero Germán Paz Coopén como primer decano. Esta filial funcionaba en el cuarto piso del Edificio Atlas.

 

Sin embargo, en 1987, tras cambios en el Estatuto del Colegio de Ingenieros del Perú, se reemplaza el término ‘Filial’ por Consejo Departamental de Lambayeque y se estableció la duración de dos años para cada gestión de Decanato.

 

Desde sus inicios en 1996, el Consejo Departamental de Lambayeque del Colegio de Ingenieros del Perú ha tenido 19 decanos al frente.

 

A lo largo de su vida institucional, la orden ha velado por la ejecución de una serie de obras de impacto departamental, como la ejecución de la segunda etapa del Proyecto Tinajones, del Proyecto Hidroenergético Olmos y la mejora del sistema de saneamiento básico, haciendo permanente énfasis en la necesidad de trabajos técnicamente eficientes y transparentes.

 

“La tratativa del Colegio de Ingenieros va más allá de mirar una ciudad, hay que pensar en el aspecto metropolitano. Urge que se dé atención al problema de saneamiento básico en el casco central de Chiclayo, pero con un proyecto bien ejecutado, porque no vaya a suceder lo que pasó con Roberto Torres, cuando abrió las calles y no supo cómo resolver el problema”, advierte.

 

Señala que los especialistas de la orden profesional han concluido en que el problema del saneamiento en Chiclayo no pasa únicamente por la renovación de tuberías, sino por la ejecución de un proyecto integral que considere el tratamiento del suelo, que es uno de los aspectos más vulnerables que tiene la ciudad.

 

Actualmente la directiva, encabezada por el Decano Carlos Manuel Brugos Montenegro, la integran el Vicedecano Aníbal Jesús Salazar Mendoza, el Director Secretario César Armando Guarniz Vidarte, el Director Pro Secretario Eduardo Abraham Arrascue Becerra, la Directora Pro Tesorera Maruja Peralta Inga y el Director Tesorero Alejandro Miguel Chiclayo Domenech.

 

FISCALIZACIÓN DE OBRAS

Desde que asumió el cargo de Decano, el ingeniero Carlos Brugos y demás especialistas han fiscalizado la labor técnica en diferentes obras del departamento.

 

Una de ellas fue la constatación de una serie de deficiencias técnicas en el Paseo Yortuque que ponen en peligro la duración de la obra. Entre estas se encuentran barandas oxidadas, deficiencia en las rampas, el hundimiento de estructuras por las bases débiles, signos de humedecimientos en los suelos y la falta de mantenimiento por parte de las autoridades técnicas de municipalidad de Chiclayo.

 

Según indicaron los especialistas, el 60 % del Paseo Yortuque presenta un envejecimiento prematuro en tan solo tres años cuando debería durar más de 15.

 

El Colegio de Ingenieros también realizó una inspección técnica encabezada por el decano al Cristo Redentor de Cruz de la Esperanza, donde se constató que el tanque elevado del mismo paseo está prácticamente abandonado.

Se reveló que el referido tanque es un punto de micción para algunas personas, lo que afecta a las familias de los pueblos jóvenes Nueva Jerusalén, Cristo Redentor, Cruz de La Esperanza, Simón Bolívar, Santo Toribio de Mogrovejo, 24 de Noviembre, Nadine Heredia y otros, al estar consumiendo parte de orina en el agua causando enfermedades diarreicas a los pobladores.

 

En aquella oportunidad, Carlos Burgos aseguró una falta de control por parte de la Entidad Prestadora de Servicio de Saneamiento de Lambayeque – EPSEL.

 

Otras de las obras inspeccionadas por la gestión fue la “Construcción de pavimento y veredas en la avenida Cajamarca, tramo entre la avenida Salaverry y avenida de la Prolongación Bolognesi”, que contó con un presupuesto de tres millones 50 mil 337 soles.

 

En aquella inspección se comprobó que la infraestructura del pavimento era tierra en su mayoría y no del material asfáltico que debió ser utilizado para su ejecución. Además se detectó que las juntas asfálticas, punto que une un pavimento antiguo con el nuevo, también registraban deficiencias.

 

Asimismo, el Colegio de Ingenieros también inspeccionó el puente muelle de Puerto Eten, identificando grandes daños infraestructurales que ponen en riesgo la labor de los pescadores de la zona.

 

Durante esta visita se detectó la inestabilidad de la plataforma por la falta de pernos, el desgaste de los pilotes que sostienen el muelle y que algunas de las maderas del muelle estaban atadas con cuerdas de nylon.

 

PRESUPUESTO

El decano del Colegio de Ingenieros sostiene que sería un error del gobierno central aumentar el presupuesto a los gobiernos locales y regionales, pues acusan problemas de inversión desde la formulación de los proyectos.

Además, Carlos Burgos señala que el mayor porcentaje del Fondo de Compensación Municipal es usado en gastos corrientes y no para obras.

 

Deja tu Comentario