Semanario Expresión up

LA EDUCACIÓN SEGÚN LOS FUNCIONARIOS REGIONALES

Escrito Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 962

La semana pasada Expresión publicó un amplio informe sobre el estancamiento del Proyecto Educativo Regional – PER, que existe en Lambayeque desde el 2006, y del Proyecto del Modelo Educativo del que se desprende el nuevo Diseño Curricular Regional.

 

Después de leer las declaraciones dadas a nuestro medio por el Gerente Regional de Educación, Ulises Guevara Paico, no me cabe duda que en la administración pública gusta mucho aquel viejo dicho que nos indica que “escobita nueva barre bien”, tan bien que incluso puede llevarse consigo los buenos avances del antecesor y, como por arte de magia, hacer que siempre se empiece de cero sin considerar cuánto retraso puede esto significar.

 

Lo que sucede en Educación es verdaderamente bochornoso. En la edición 957 nuestro medio publicó los vergonzosos resultados de la Evaluación Censal aplicada a los estudiantes de educación básica de segundo y cuarto grado de primaria y segundo año de secundaria en el 2015, con indicadores que nos enrostran lo lejos que estamos de alcanzar la calidad educativa que no solo debe basarse en la construcción de colegios, como únicamente parecen entender las autoridades regionales.

 

Solo tres de cada 10 alumnos de segundo de primaria comprende lo que lee y menos de diez de cada 100 estudiantes de segundo año de secundaria tiene capacidad lógica matemática, esos son, en líneas generales, los escalofriantes resultados de la evaluación hecha por el Ministerio de Educación a nuestros escolares el año pasado. ¿Qué han dicho las autoridades del sector al respecto? Nada.

 

Al parecer todos se conforman con saber que en el ámbito urbano nuestros niños tienen capacidades de aprendizajes que nos ubican en el noveno lugar a nivel nacional, igual que en el Índice de Competitividad Regional; o que nuestros estándares educativos son menores a los de Tacna o a los de Piura, y solo mayores a los de Tumbes, una región mucho más pequeña, o de Cajamarca, un departamento ampliamente rural.

 

Resulta lamentable, cuestionable, condenable, que el Gerente Regional de Educación haya señalado que las recomendaciones y la propuesta del Modelo Educativo – Diseño Curricular Regional, no ha sido implementada en el 2015, como debió hacerse en centros piloto, porque a su parecer no es una herramienta socializada.

 

Quizá el funcionario desconoce que el documento fue trabajado por un comité multisectorial, que se dio el lujo de tener como articulador al exviceministro de Gestión Pedagógica Idel Vexler Talledo, y que recorrió los distritos y las escuelas de Lambayeque recogiendo no solo las necesidades de los maestros, sino también sus propuestas para la mejora de la enseñanza, enfocándose en la formación de los niños con contenidos ajustados a la realidad que viven y con pleno aprovechamiento de las potencialidades locales, como el turismo, por ejemplo.

 

Pero además, que la propuesta se sustenta en el censo educativo que emprendió su ahora asesor, Aldolfo Clement García, cuando fue gerente del sector, que permitió cuantificar las condiciones en las que se desarrollan los procesos de enseñanza – aprendizaje en Lambayeque. Peor aún, porque tanto el Diseño Curricular elaborado como el censo aplicado responden a un documento de mayor jerarquía como es el Proyecto Educativo Regional, cuya elaboración demandó dos años de trabajo articulado entre el Estado, representado por el gobierno regional, y la sociedad civil. Aún así, quiere más socialización el gerente.

Desde la aprobación del PER, en el 2006, hasta hoy, ha trascurrido una década exactamente y la educación en Lambayeque lejos de avanzar a involucionado. Moquegua, que es el modelo nacional a imitar en cuanto a mejora educativa se refiere, se demoró menos tiempo en aplicar sus estrategias y hoy vemos los resultados: es el primer departamento, superando a la misma Lima o a la siempre adelantada Arequipa, en el desarrollo de capacidades de sus estudiantes. ¿Cómo lo hizo? Hubo, sobre todo, decisión política.

 

En Lambayeque hay dos institutos pedagógicos, una universidad nacional y ocho privadas y hasta ahora no se sabe de una sola propuesta nacida del gobierno regional para capitalizar todo el potencial intelectual, logístico, académico y humano que tienen los centros superiores en aras de mejorar la base de todo desarrollo, como es la educación básica.

 

No nos extrañe entonces que en próximos años los resultados de la Evaluación Censal o sean los mismos o sean peores. Si se entiende a la educación solamente como la construcción de paredes y patios, entonces estamos condenados a vivir en un departamento autopostergado. Salvo mejor parecer, los responsables tienen nombre y apellido. 

Deja tu Comentario