Semanario Expresión up

IP PARA El VALLE CHANCAY ESTÁ VERDE: MEF NO SE PRONUNCIA Y PROINVERSIÓN AÚN NO LA ADMITE A TR&Aacut

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 947

  comentarios   

  • Por el momento, la Iniciativa Privada Cofinanciada – IPC de brasilera Queiroz Galvão solo tiene el visto bueno del Gobierno Regional de Lambayeque y del Ministerio de Agricultura y Riego. 

 

Hace exactamente un año, el 15 de febrero del 2015, la firma brasilera Queiroz Galvão presentó una Iniciativa Privada Cofinanciada para la construcción, operación y mantenimiento de dos componentes del Plan Hídrico Regional: la presa de La Montería y el Hidráulico Sicán.

 

El proyecto, cuya ejecución se estima en 700 millones de soles, fue derivado por Proinversión al Ministerio de Agricultura y Riego – MINAGRI, receptor de la propuesta, quien inmediatamente hizo partícipe de la misma al Gobierno Regional de Lambayeque y este a su unidad especializada, el Proyecto Especial Olmos Tinajones – PEOT, al ser ambas obras de vital importancia para garantizar el uso responsable del recurso hídrico en el Valle Chancay Lambayeque y, además, ampliar la frontera agrícola.

 

En los meses siguientes a la presentación de la iniciativa se inició el análisis en el nivel técnico, emprendido el PEOT la tarea de buscar que se priorice también la recuperación de tierras imposibilitadas hoy de producir por la salinización (45 mil hectáreas aproximadamente), por lo que a la propuesta inicial se agregó también el drenaje vertical y por drenes de las zonas perjudicadas en el Valle Chancay – Lambayeque.

 

INICIATIVA CONSISTENTE 

La iniciativa, denominada “Sistema hídrico integral del Valle Chancay Lambayeque”, propone que del total del costo de la obra, la constructora aporte el 72 %, en tanto el Estado Peruano asume el 28 % restante, del cual el 80 % correspondería al MINAGRI y el 20 % al Gobierno Regional de Lambayeque.

 

Por esta característica, el Consejo Regional de Lambayeque, luego de recibir opinión técnica y legal favorable, arribó al Acuerdo Regional N° 097-2015, del 18 de diciembre pasado, declarando que la propuesta de iniciativa privada es consistente con la política del gobierno regional en materia de desarrollo agrario, por lo que da opinión favorable, aceptando el monto de cofinanciamiento (20 % del 28 % que asume el Estado Peruano), condicionado al dictamen del Ministerio de Economía y Finanzas – MEF.

 

Este acuerdo fue ratificado el 6 de enero de este año por el colegiado regional y en este (Acuerdo Regional N° 001-2016), se señala aceptación del cofinanciamiento de parte del gobierno regional únicamente hasta por el 20 %. Si este monto varía tras los estudios técnicos, la posición del gobierno regional seguirá siendo la misma.

 

El MINAGRI  también ha emitido opinión favorable a la iniciativa aprobando su cofinanciamiento, pero el asunto aún no recibe el mismo veredicto del Ministerio de Economía y Finanzas y tampoco ha sido admitido a trámite por Proinversión, tal como se puede corroborar en el portal web de la agencia de promoción del Estado.

 

LO QUE VIENE

Quiere decir que aún hay un largo trecho por recorrer hasta saber, primero, si la iniciativa Queiroz Galvão es viable técnica y económicamente.

 

De acuerdo al flujograma de Proinversión, los procedimientos a seguir por una Iniciativa Privada Cofinanciada – IPC son: la Elaboración y Aprobación de Contenidos Mínimos Específicos, donde participa el Ministerio de Economía y Finanzas – MEF y luego a la definición del Plan de Trabajo y Cronograma. Pasos seguidos son la formulación de los Estudios de Preinversión, la Declaratoria de Viabilidad, el desarrollo del Análisis Costo-Beneficio y la Declaratoria de Interés.

 

Si se presentarán otros postores interesados se someterá a un concurso público internacional. De no ser así se optaría por la Adjudicación Directa.

 

LA PROPUESTA

La iniciativa privada de Queiroz Galvão propone en el caso de La Montería superar los volúmenes estimados en el Plan Hídrico Regional, toda vez que plantea un plan de construcción inicial para almacenar 110 millones de metros cúbicos de agua en una primera etapa.

 

“Ese mismo diseño podría llegar a 180 o 210 millones de metros cúbicos, eso lo estamos evaluando y quedará definido en los próximos meses de acuerdo al avance de los estudios”, señaló en entrevista exclusiva concedida a Expresión Alberto Ravaglia, Director Comercial de la constructora.

 

En el caso del hidráulico Sicán se propone la construcción del embalse para contener 50 millones de metros cúbicos en su primera fase, pero con un potencial de distribución de agua de 170 millones de metros cúbicos, de los cuales 70 serían para uso poblacional, solo y exclusivamente para el uso urbano distribuido entre Chiclayo, Lambayeque y Ferreñafe, y en el futuro Pítipo, Túcume y otros distritos del Valle La Leche.

 

“Inicialmente se ha previsto que La Montería suministre agua solo para el uso agrícola y ampliación de la frontera cultivable, lo que permitirá el mejoramiento de 37 mil hectáreas y la incorporación de 33 mil 200 nuevas hectáreas solamente para el Valle Chancay – Lambayeque, posibilitando incluso irrigar las pampas de Reque y el desierto de Mórrope. El hidráulico Sicán servirá para regularizar todo el suministro de agua en las 87 mil hectáreas que actualmente están cultivadas en el valle Chancay y ampliar ocho mil 200 más que hemos identificado”, comenta el representante de la constructora.

 

Añade que para abastecer al embalse Sicán sería necesaria una derivación de aguas del río Chancay y los estudios técnicos determinarán si se empleará el exceso de aguas del reservorio de Tinajones o si se construye un canal especial.

 

“En una segunda o tercera fase de este proyecto se podría considerar la ampliación de la presa para abastecer al Valle La Leche. Por ahora, no se ha incluido en la iniciativa privada que Sicán sirva para ello. Existe la posibilidad técnica de unir a ambos valles, con la transferencia de los excedentes de las aguas de Tinajones hacia La Leche. El problema del valle La Leche es que la cantidad de agua es escasa, solamente 250 millones de metros cúbicos al año y de manera estacional, solo en temporada de lluvias. Para poder reservar el agua se tendría que construir una represa ahí y eso está considerado en el Plan Hídrico”, menciona Alberto Revaglia.

 

Acota que la iniciativa de inversión que Queiroz Galvão ha presentado a Proinversión considera el pago por las afectaciones que la ejecución de las obras podrían generar a las comunidades campesinas, posesionarios y propietarios en las zonas de influencia tanto de la presa La Montería como del Hidráulico Sicán. “Para la ejecución de ambos proyectos estimamos una inversión aproximada de 700 millones de dólares. Hemos pensado justamente en no perjudicar a las poblaciones que se puedan ubicar en las zonas donde se construirían los proyectos. Queremos afectar en lo mínimo a las comunidades y para ello estamos considerando poner a disposición de las comunidades cinco mil hectáreas a las que dotaremos de infraestructura y agua. Esto es parte de la propuesta”, señala.

 

ALTERNATIVA DE SOLUCIÓN

En palabras del gerente general del PEOT, Juan Saavedra Jiménez, la iniciativa resulta interesante para Lambayeque por cuanto con ambas estructuras se daría un mejor uso al recurso hídrico, evitando así que el agua excedente del reservorio de Tinajones se siga perdiendo en el mar. En promedio, más de 200 millones de metros cúbicos se pierden al año.

 

“En el Valle Chancay – Lambayeque se tiene diversos problemas, como la salinización de tierras, una mala cultura del uso del agua, una baja tarifa que no permite hacer la operación y mantenimiento del sistema de Tinajones como se quisiera, la falta del uso del agua subterránea y que no se haya automatizado el sistema, además del agua que se pierde ya sea por ineficiencia o por falta de infraestructura de captación”, refiere.

 

El PEOT elaboró el Plan Hídrico Regional y como componentes de este los perfiles de La Montería y Sicán, procesos en los que – asevera el funcionario – se ha desarrollado un intenso trabajo con las comunidades de la zona, a fin de socializar estos proyectos.

 

“Hasta el momento la iniciativa no está admitida a trámite, se tiene que esperar la evaluación del MEF y posterior a ello que se elaboren los términos de referencia para que se hagan los expedientes donde estará incluida la socialización. En el procedimiento que tienen las iniciativas privadas el proponente no es necesariamente el que gana, está permitido el ingreso de terceros por costos o una mejor propuesta técnica y que este sea el ganador. Otra cosa importante es que no por el hecho que esté siendo evaluada por el MEF quiere decir que se le otorgará la viabilidad. La iniciativa puede ser eliminada por costos, por problemas sociales o por otros parámetros que Proinversión considere”, explica Saavedra Jiménez.

 

LA TARIFA

Actualmente el metro cúbico de agua en el Valle Chancay Lambayeque cuesta 0.03125 centavos de Sol, monto ínfimo en comparación a otros valles con riego regulado.

 

Con una tarifa similar ejecutar la IPC no sería rentable para la constructora, puesto que recuperar su inversión le demandaría más del tiempo inicialmente estimado.

 

Juan Saavedra explica que la diferencia pasa porque Queiroz Galvão propone la incorporación de 33 mil 200 nuevas hectáreas, a cuyos propietarios (se entiende empresarios del rubro agroexportador) se les aplicará una tarifa diferenciada acorde a lo que pueda estimar la Autoridad Nacional del Agua – ANA. Con esto sería posible recuperar la inversión.

 

Otra alternativa sería la venta de tierras (como sucedió en Olmos), pero esto – de acuerdo al resumen ejecutivo al que ha tenido acceso el PEOT – no se habla. A esto se sumaría el inconveniente de la disponibilidad de tierras para subastar. La particularidad del Proyecto Olmos es que durante el gobierno de Alberto de Fujimori se expropiaron tierras a favor del Estado y estas fueron las vendidas.

 

“La iniciativa sí considera una gradualidad de la tarifa de agua para las diversas partes del valle. Hay tierras que fueron en determinado momento dadas a la Fuerza Aérea, más de 29 mil hectáreas, y que ahora el Gobierno Regional de Lambayeque busca que sean revertidas. Quizá se podría pensar en estas tierras. Sin embargo, todos estos aspectos deberán ser atendidos por la proponente y estas preguntas estoy seguro que las formulará Proinversión”, menciona.

 

Finalmente, el gerente general del PEOT señala que el visto bueno del Gobierno Regional de Lambayeque a la iniciativa privada presentada por Queiroz Galvão no significa, en ningún modo, renunciar al anhelo lambayecano de concretar la segunda etapa del Proyecto Tinajones, viable en una propuesta birregional que genere  beneficios para las poblaciones de Cajamarca.

 

PREOCUPACIÓN

Con esto, se ponen paños fríos a la preocupación expresada la semana anterior por el past decano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque, Ciro Salazar Montaño, quien refirió la necesidad de hacer partícipes del proceso de la iniciativa a los agricultores del Valle Canchay Lambayeque, pues entiende que la ejecución de las obras significarán el sinceramiento de la tarifa de agua y esto puede desencadenar un problema social.

 

“La iniciativa es muy buena para Lambayeque porque son obras que realmente se necesitan, pero considero que es nuestro deber el velar también por los intereses de los agricultores, quienes serán finalmente los que paguen el proyecto con la tarifa de agua”, señaló Salazar Montaño.

 

Deja tu Comentario